Memín es cursi, plañidero y complaciente, pero no racista

* Opiniones del especialista Armando Bartra
* Considera que debería de estar en discusión la política racista de Fox
* Agotados ya los timbres del personaje de Vargas Dulché

México, D F, 5 de julio (apro)- Para el sociólogo Armando Bartra, coautor con Juan Manuel Aurrecoechea del Catálogo de la Historieta Mexicana del siglo XX, la historieta Memín Pinguín de Yolanda Vargas Dulché no tiene mayores o especiales atributos:
“Es cursi, melodramática, complaciente con los pobres, con los sencillos y con los niños A mí me molesta que la gente haga historias condescendientes, como si los niños por ser ‘sencillos, ignorantes y frágiles’ debieran ser objeto de una suerte de compasión, y los pobres por ‘ser pobres y sufrir mucho’ merecieran también nuestra compasión Y todavía sobre pobres y niños, son negros ¡peor!”
Pero está completamente en desacuerdo con los señalamientos que se le hicieron en Estados Unidos, a partir de la edición de un conjunto de cinco timbres postales, que alcanzó una edición de 750 mil estampillas, que se agotaron totalmente en los diferentes puntos de venta de la República Mexicana donde se pusieron a disposición del público
El sociólogo ha indicado que a Memín le tocó más bien ser una “víctima” del descontento que provocó en el vecino país la declaración del presidente Vicente Fox, quien pretendiendo exaltar la labor de los mexicanos migrantes, dijo que hacían el trabajo “que ni los negros quieren hacer”
Por ello para Bartra el asunto es un mero ajuste de cuentas con el presidente Fox, que no tiene que ver con “el presunto racismo de Yolanda Vargas Dulché o Sixto Valencia, quien es el dibujante de la segunda época de Memín
A pregunta expresa de Apro, indica que en quienes expresaron su indignación sí hay falta de conocimiento sobre el personaje que tiene casi sesenta años de publicarse en México:
“Hay ignorancia, claro que sí Digo, usted lo acaba de decir, desde 1945 se está publicando la historieta Si a alguno se le ocurriera entresacar de las historietas del 45 la imagen de Memín, ahora sí se desmayan porque, efectivamente, era una caricatura con rasgos grotescos, extremadamente grotescos, en la más pura iconografía de la imagen estereotipada del presunto africano o afroamericano
“Se ha endulzado notablemente hoy la imagen de Memín, que sigue publicándose, es definitivamente mucho menos agresiva, pero que la imagen de los negros que se presenta en toda la iconografía de la cultura popular desde el siglo XVIII hay un elemento de racismo, sin duda que así es, que por lo tanto también lo hay en Memín, sin duda que lo hay, pero no quisiera discutir el presunto racismo de Yolanda Vagas Dulché o Sixto Valencia”
Añade sin embargo que no es el punto discutible, porque –insiste– se trató sólo de cobrarse la frase dicha por Fox:
“Esa torpeza se la están cobrando hoy, porque además es Jesse Jackson (líder de los afroamericanos en Estados Unidos) en particular el que está haciendo declaraciones Creo que a nadie le preocupa en este momento demasiado si la revista de Vargas Dulché es conservadora, plañidera o cursi, o es una revista racista, es otro asunto
“Es penoso –porque doña Yolanda, que ya murió, tenía defectos, pero creo que no ese, el dibujante, que es finalmente el autor de la imagen y que es muy respetable, es Sixto Valencia– que ahora se les vaya a embarrar con un presunto racismo, de plano no se trata de eso Sixto tendrá todos los defectos, pero no ese, además tampoco tiene tantos defectos, es una magnífica persona, y la imagen que le dio a Memín no es denigrante, es caricaturesca”
Comenta que es como si se pretendiera acusar al señor Germán Buche, de ser “pancista” o “gordista” porque caricaturizó al personaje principal de la historieta Los Supersabios, Panza, Paco y Pepe) como “un gordito que era torpe por ser gordito, francamente es un exceso”
Pero incluso, dijo, ni siquiera se está analizando en este momento qué tan racista es la política del presidente Fox con respecto de las mayorías indígenas que representan casi 15% de la población, o las minorías afromexicanas, que son menores –“ahí sí creo, que hay elementos de racismo y esa sería otra discusión”– pero estamos discutiendo un lapsus –‘brutus diría él’– del presidente de la República, que si no se corrige se la seguirán cobrando en Estados Unidos