Escritores de Arandas

Guadalajara, que según el historiador Juan B. Iguiniz es la Atenas de México, es la capital cultural del occidente del país. Pero hay algunos otros centros culturales en el estado de Jalisco, entre los cuales destaca Zapotlán El Grande (o de Arreola) o el Lagos de Moreno de Mariano Azuela y Francisco González de León.
La vida literaria de Arandas no es tan intensa como la de Lagos, pero también es importante. La mayoría de los escritores arandenses, como por ejemplo Arturo Rivas Sainz, Artemio González y Ramiro Aguirre, abandonaron su ciudad natal para establecerse en Guadalajara. Raúl Navarrete se fue a vivir a la Ciudad de México, donde murió en 1981. Pero otros autores, como el poeta y filósofo José González Martínez o el cronista Alfonso Fonseca, se quedaron casi toda la vida en Arandas.
El centralismo merma la vida cultural de la provincia, pero ésta muchas veces tiene presencia en la obra de los autores que nacen en ella. Así Raúl Navarrete evoca el Arandas de los años cuarenta en su Autobiografía precoz, y Arreola el Zapotlán de su infancia en La feria. La obra de Rulfo tiene su escenario en las tierras secas del sur de Jalisco y algunas novelas importantes de Agustín Yáñez, cuya familia es originaria de Yahualica, en las tierras flacas de los Altos.
Con el apoyo cultural de la Regiduría de Cultura se acaba de editar Tordo de agua. Poesía de Arandas 1918-2012. En esta antología encontramos poemas de Manuel Martínez Valadés, José González Martínez y su hijo Artemio González, Arturo Rivas Sainz, Concha Mojica, Alfonso Fonseca, Raúl Navarrete, Miguel García Ascensio, Ramiro Aguirre y varios autores jóvenes.
Tal vez los escritores más representativos de la literatura arandense actual son Artemio González, Ramiro Aguirre y Miguel García Ascensio. Los tres son poetas y narradores y los dos últimos destacan también en el ensayo. Algunos de sus cuentos figuran en las antologías Ocho insomnios. Muestra de narrativa arandense (2011) y 12.12 De la resolana al sereno. Narrativa. En la primera de estas antologías García Ascensio escribe en el prólogo que Ramiro Aguirre “pone en el microscopio el alma, la personalidad y la fisionomía de sus objetos de análisis.” Eso significa que describe de manera minuciosa la psicología de sus personajes. El prologuista señala también que en los cuentos de Artemio González se mezclan la realidad concreta con la metafísica y que este autor es más poeta que narrador.
Podemos concluir que la literatura actual de Arandas se basa en una importante tradición cultural de esta ciudad alteña que ha aportado mucho al desarrollo de las letras de Jalisco y México.