Televisión: Novedades en Canal Once

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El sexenio pasado constituyó una época desastrosa para Canal Once.

Los cambios realizados a su carta programática desdibujaron por completo su perfil cultural, eliminando la mayor parte de sus propuestas propias, inaugurando una etapa de ficciones-copia de series estadunidenses, compra desaforada de programas como Paramédicos difundidos por años en los sistemas de cable, afianzamiento de una barra de mesas redondas cuyos integrantes se convirtieron en los justificadores ideológicos de las decisiones de los políticos panistas, y la muy lamentable inclusión –violando la ley– de anuncios comerciales, entre otros giros hacia una pantalla caminando para atrás.

También se agudizó la marginalidad de los críticos y de los productores creativos. Llegó el fin de la colaboración entre los directivos del canal y los profesores e investigadores del IPN. El vínculo con OPMA acabó por destrozar la independencia de la emisora también en términos tecnológicos. Si bien se amplió su cobertura, ésta quedó ungida a una dependencia de la Secretaría de Gobernación.

El inicio del actual régimen ha traído varias novedades que van en sentidos opuestos: por una parte se mantiene la política anterior al difundir demasiados materiales extranjeros, continúa la publicidad mercantil, la línea editorial oficialista se agudiza y crece el noticiario, de media a una hora, propagandista en el tono del PRI. De otra parte está repuntando la factura de emisiones originales.

Entre los estrenos de series propias encontramos: México social, bajo la conducción de Mario Luis Fuentes, economista, director de una revista del mismo nombre y comentarista en Grupo Imagen. El programa televisivo está vinculado al Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social, organización no gubernamental a la cual pertenece Fuentes.

Otra emisión se titula CINVESTAV:­ más de cincuenta años de ciencia en México. Se hace un recorrido, desde el nacimiento hasta la actualidad, de los trabajos de un centro afamado por la alta calificación de los científicos que lo componen y sus aportaciones continuas al conocimiento de punta.

Historia de América Latina es el nombre de otro de los estrenos del Once. La temática no es única, puesto que Canal 22 transmite todas las semanas un episodio que tiene a los sitios arqueológicos del país como su materia, conducido por Juan Villoro, quien también es autor del libreto; se trata de una reflexión por momentos literaria acerca de nuestro patrimonio cultural, auspiciado por el INAH. En el caso de Historia de América Latina serán abordadas cinco zonas: Tenochtitlán, Teotihuacán, Palenque, Chichen Itzá y Monte Albán.