Cálido recital del poeta cubano Félix Guerra en El Juglar

el poeta cubano Félix Guerra Pulido.
Foto: Especial.

MÉXICO, D.F.  (proceso.com.mx).- Destacado poeta, narrador, crítico literario y periodista cubano, Félix Guerra Pulido (Camagüey, 1938) fue recibido esta noche en un recital en el Centro de Arte y Cultura El Juglar, donde lo acompañaron su colegas Valery Meyer, Francisco Martínez Negrete y Sandro Cohen, moderados por el novelista Jorge F. Hernández.

En el acto sencillo, ágil y pleno de calidez en el que los participantes analizaron y recrearon su obra, el poeta leyó algunos de sus textos, como Azul de la naranja:

“…El

narrador desea dejar establecido, virilmente dilucidado, que

Que no colocará próximas meji-

pero

llas, sino que redactará nuevos afilados textos. Y para refres-

carse a continuación de ese buche suyo, de ese ardor y no sa-

be si noble resurgitar del ánimo, recuerda risueño que a fin

de cuentas la tierra es   

                                              pero

       una naranja azul. El narrador jadea asmático en las penum-

bras y cuando amanece olvida y reparte sábanas en induda-

ble olor a esperma y se confirma en la idea

de que sólo los suyos y nadie más vendrá a detener esta

                                              pero

     sed de mendrugos. Al final de la noche,

la lámpara le devora el ojo con algún alfiler

de azufre y el narrador no sale a claudicar ni

a cojear ni a mostrar muñones tuertos: despliega una bandera

irreversible

pero

en su balcón y sonríe a esa hora

en que el traje que vestí mañana no

     lo ha lavado mi lavandera.

pero

Asimismo, la joven Teresa González del Conde leyó dos poemas del cubano, Oda a la lágrima y Oda al poeta. Y Marina Rey, esposa de Félix Guerra, Oda al ser, dedicada a ella.

Guerra, autor de los poemarios El amor de los pupitres, Islas y otros continentes, Prestanombres de valores y El sueño del jaguar, calificó “este pequeño evento” como “grande para mí” en un salón del primer piso del centro dirigido por Hiquíngari Carranza, quien se encuentra fura de México.

Además, Guerra, en coautoría con Froilán Escobar, realizó el primer libro sobre el Che Guevara, Che, sierra adentro, volumen testimonial (1970), y con su colega El año en que estuvimos en ninguna parte, donde dieron a conocer el diario del Che en el Congo. Recibió el Premio Nacional de Periodismo José Martí.

El novelista Jorge F. Hernández despidió el encuentro solicitando un aplauso “para todos nosotros” por haber entregado este sábado a la poesía, y dijo que agradecía el aplauso “a mis poemas”, pues los de Félix Guerra “ya son míos”.

El texto del poeta y ensayista Sandro Cohen, quien imparte el taller literario Redacción sin Dolor, se reproduce aparte