La desorientación en el Conaculta

Rafael Tovar y de Teresa durante la toma de protesta del nuevo titular del INAH.
Foto: Germán Cansec

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La desorientación y ausencia de proyecto que existe en el subsector cultura del Gobierno Federal se evidenció el viernes 17, durante la celebración por el 25 aniversario del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). Realizado en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México, con la presencia del presidente Enrique Peña Nieto, el acto no logró disimular ni la incapacidad de Rafael Tovar y de Teresa al frente del subsector, ni la incomprensión de Peña Nieto ante el vínculo entre el Estado y la gestión contemporánea de la cultura.

Silencioso en lo que respecta a resultados concretos y evaluaciones de eficiencia de los programas de la institución –entre los más urgentes de evaluar se encuentran el sistema de becas para creadores y las subvenciones a galerías que otorga el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes–, Rafael Tovar centró su discurso en intenciones futuras. Encargado del subsector desde diciembre de 2012 y con un salario mensual base de 134 mil 843 pesos –al cual se le deben sumar prestaciones, aguinaldo y probables gratificaciones–, el funcionario operó durante 2013 sin dar a conocer su Plan Nacional de Cultura.

Carente de algún documento público que deje testimonio de sus afirmaciones, Tovar mencionó durante la celebración cinco estrategias de un Programa especial de cultura y arte 2013-2018 que se estructura con base en cinco postulados: Perspectiva de equidad e inclusión sociales a la acción cultural en su conjunto; Conservación y el aprovechamiento intensivo del patrimonio y la infraestructura culturales; Acceso universal a la cultura y uso de los medios digitales; Estímulos a la creación y al desarrollo cultural productivo; Ampliación al diálogo y el intercambio cultural entre México y el mundo.

Acompañada de un video titulado 25 Años de Conaculta (http://www.presidencia.gob.mx/media/videos/), la participación de Tovar confirmó dos lamentables características de su administración: la confusa relación entre la gestión gubernamental y la iniciativa privada, y la contradicción entre el discurso y los hechos. Diseñado con base en criterios cuantitativos que se complementan con el valor simbólico de las imágenes, el video menciona que “México es poseedor de patrimonio cultural excepcional” e ilustra sus mil 205 museos con 5 imágenes entre las que se cuentan tres recintos construidos por la iniciativa privada: los museos Jumex, Soumaya y Tamayo Arte Contemporáneo. Una selección que abiertamente manifiesta la superioridad empresarial.

Contundente al mencionar su compromiso con el aprovechamiento de la infraestructura cultural, Rafael Tovar olvida su confusión, desorientación o irresponsabilidad ante el uso de nuestro patrimonio artístico: ubicado en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el mural de Juan O’Gorman titulado La conquista del aire por el hombre se encuentra invadido por la empresa Interjet. Carente de información sobre su relevancia artística, el mural confirma la simulación e incapacidad profesional del funcionario al frente de la gestión cultural de nuestro país.