México se suma a operaciones de paz de la ONU en países en guerra: Peña

Peña en el pleno de la ONU.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto anunció que México participará en Operaciones de Mantenimiento de Paz (OMP) de Naciones Unidas y con ello rompió un tabú en la política exterior del país: evitar que personal militar mexicano pueda involucrarse en conflictos bélicos en el extranjero.

Peña Nieto hizo tal anuncio este miércoles 24 en Nueva York en el marco de su participación en el 69 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), según informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mediante un comunicado.

La SRE señala que México, “en su calidad de actor con responsabilidad global, apoya y valora estas operaciones, así como sus labores por ser el instrumento de las Naciones Unidas para ayudar a países que viven o han salido de conflictos, a crear condiciones necesarias para una paz duradera, a través de acciones de la reconstrucción, la asistencia humanitaria y la seguridad”, apunta el documento.

Asegura que “México tiene la experiencia necesaria en materia de asistencia humanitaria para ponerla al servicio de las Naciones Unidas, sin desatender sus obligaciones internas”.

La participación de México en las OMP, advierte, “estará supeditada a una autorización expresa y a un mandato claro del Consejo de Seguridad de la ONU, el único órgano facultado para tomar decisiones para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”, así como “al consentimiento expreso y la cooperación del Estado” en donde se desplegaría una OMP. Igualmente, advierte que dicha participación “será gradual en términos cuantitativos y en el tipo de labores en las que participará”, sin precisar cuáles serían éstas.

Asimismo, sostiene que “la participación de los países en las OPM es una de las expresiones de la responsabilidad global de un Estado” y comenta que nuestro país “es el segundo contribuyente financiero de América Latina al presupuesto de las OMP”.

Esta decisión, dice, se fundamenta en la Carta de Las Naciones Unidas y en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, así como en la fracción X del artículo 89 de la Constitución, la cual, en referencia a las facultades y obligaciones del presidente de la República, asienta: “Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado”.

Igualmente señala que “en la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales”.

De acuerdo con el portal de Naciones Unidas sobre mantenimiento de paz, existen en curso 16 OMP, la mayoría de ellas en África, Asía y Medio Oriente. Ocupan un total de 115 mil 610 personas, de los cuales 96 mil 500 son personal uniformado: soldados (83 mil), policías (11 mil 500) y personal militar (mil 788). Son 122 los países que aportan personal uniformado. El total de víctimas mortales en las operaciones actuales es de mil 479; dicho número representa poco menos de la mitad del total de víctimas (3 mil 250) desde que las OMP fueron creadas en 1948.

Según el comunicado de la SRE, México ha participado en OMP en tres ocasiones. Dos con observadores militares: Los Balcanes (1947-1950) y Cachemira (1949); y una de manera directa en El Salvador (1992-1993) donde el país envío a 120 policías.