Los “otros” desaparecidos de Iguala

Familiares de desaparecidos realizan labores de búsqueda en la zona conocida como La Cueva del Diablo, en Iguala, Guerrero.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Cuando el pasado 26 de septiembre la policía municipal de Iguala, Guerrero, detuvo a los 43 normalistas de Ayotzinapa y los entregó a la organización delictiva Guerreros Unidos, las denuncias sobre desapariciones en este municipio, aunque pocas, no eran nuevas.

Hasta principios de diciembre pasado las autoridades habían registrado la desaparición de 207 personas sólo en el área de Iguala, según comenta al reportero Ileana García, subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR. En algunos de esos casos habrían participado –de manera directa o indirecta– agencias del Estado, por lo que son considerados como “desapariciones forzadas”.

Es la condición de seis personas que fueron secuestradas en el centro nocturno Cherry’s Disco, de Iguala, el 1 de marzo de 2010, cuatro años y medio antes de que ocurriera el secuestro y desaparición de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

Eran alrededor de las 10:30 de la noche cuando tres vehículos se estacionaron frente al centro nocturno. Sus ocupantes descendieron y entraron al inmueble. Al poco rato salieron con Francis Alejandro García Orozco, de 32 años, el propietario del lugar, y sus empleados Lenin Vladimir Pita Barrera, de 18; Sergio Menes Landa, de 22; Olimpo Hernández Villa, de 34; Andrés Antonio Orduña Vázquez, de 21, y Zósimo Chacón Jiménez, de 22 años de edad.

Dos cámaras de seguridad ubicadas frente al club grabaron la escena. El video –al que tuvo acceso este reportero– muestra imágenes borrosas del operativo, incluso cuando las tres unidades se marcharon. Al otro lado de la calle se observa cuando una camioneta Pick up hace una señal con las luces y el convoy se aleja del lugar…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1997 de la revista Proceso, actualmente en circulación.