El juego se decide en Internet

"Werevertumorro". Fichaje mediático.
Foto: Especial

El espectáculo que es el futbol profesional dio un paso más: el equipo Murciélagos de Guamúchil –que juega en el equivalente a la tercera división– permitió que los aficionados decidan los cambios de futbolistas y entrenadores mediante internet, contrató como jugador a un bloguero famoso e intentó hacerse de los servicios de Salvador Cabañas, delantero baleado en 2010. Mediante una alianza con Televisa, el objetivo del club es seducir patrocinadores y fanáticos de todas partes de México. Como sea, está consiguiendo resultados deportivos.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- No existe en el mundo otro caso así: en Guamúchil, Sinaloa, juega un equipo de futbol “dirigido” por cibernautas. Los aficionados de Los Murciélagos de la Segunda División en la Liga Premier Ascenso –equivalente a la Tercera División– deciden los tres cambios de su club durante los partidos y determinan cuándo debe ser despedido el entrenador de carne y hueso.

Conocido también como Los Caballeros de la Noche, este conjunto instauró el sistema DT Electrónico con ayuda de Televisa: En la cancha hay un director técnico que prepara los partidos durante la semana. Pero no tiene el derecho de decidir los cambios; sólo puede recomendarlos antes de que arranque el cotejo. El técnico empieza el torneo avalado por la Federación Mexicana de Futbol y por la FIFA con 20 “vidas”, que incrementa o agota en función de los resultados.

Las reglas son éstas: cuando el entrenador gana de local suma tres vidas, pero si pierde en casa el balance es desastroso, pues se le restan seis. En contraparte, si triunfa de visitante, la victoria le reditúa seis vidas y la derrota le quita tres. El empate jugando en casa le disminuye dos, pero otorga un par si consigue el mismo resultado compitiendo fuera.

“Cuando el entrenador llega a cero vidas se le tiene que despedir. El sistema le da las gracias. Quiere decir que los resultados no fueron positivos. Así el público tiene la facultad de despedir al técnico con base en los resultados. También hay lugar a una votación en la que el público decide si se le concede otra oportunidad o de plano queda cesado”, explica Miguel Favela, uno de los tres dueños del equipo.

Pese a ello, técnicos como el argentino Rubén Ratón Ayala o el uruguayo Cecilio de los Santos abandonaron al plantel por decisión propia, sin importar que conservaban vidas a su favor. “Se marcharon porque nadie está obligado a mantenerse en un trabajo. Dejaron el equipo más por motivos personales que por el sistema en sí. Un entrenador firma su contrato por temporadas y, a fin de cuentas, aunque tengan vidas, ellos deciden si desean partir”, argumenta Favela.

Uno de los futbolistas emblemáticos de los Murciélagos es Juan Pablo Tostado, campeón del mundo Sub-17 que jugaba con los Tigres de la Universidad de Nuevo León hasta que una tragedia familiar trastocó su existencia. En marzo de 2012 Proceso (1844) difundió que su padre, su abuelo y bisabuelo fallecieron víctimas de la violencia desatada por el crimen organizado.

Tras la aparición de dicho reportaje los Tigres lo dieron de baja. El jugador fue prestado a Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y posteriormente a Freseros de Irapuato, ambos de la Liga de Ascenso. Esta última franquicia es propiedad de los hermanos Miguel y Elías Favela y su primo Rodolfo Galindo, también dueños de Los Caballeros de la Noche.

Los primeros pasos

La historia de los Murciélagos comenzó en 2008. Según sus dueños, buscaban generar una mejora social en un estado duramente golpeado por la delincuencia. Sin embargo, la nómina del equipo representaba un gasto de 300 mil pesos mensuales y pronto fue un problema pagarla, pues pocos patrocinadores locales se interesaron en el club. “Tampoco es fácil que los gobiernos terminen por entender el apoyo que el deporte da a la juventud. Por lo tanto no hay muchos apoyos”, relata Miguel. “Y los recursos familiares se estaban agotando”.

Dos años después de su fundación, los empresarios decidieron utilizar los celulares, las tabletas y las computadoras para fomentar el arraigo del equipo entre los aficionados y pensaron en el DT Electrónico.

Para completar el proyecto requerían que una televisora trasmitiera en directo los juegos de su club. Televisa aceptó la propuesta a través de su canal especializado Televisa Deportes Network (TDN). De este modo, el 23 de enero de 2010 los Murciélagos dieron inicio con el esquema.

El DT Electrónico permite que, en tiempo real y por medio de cualquier dispositivo con acceso a internet, los partidarios de los Murciélagos tomen decisiones que tradicionalmente asume un entrenador. “Con ello se rompen muchos mitos, como que nada más los técnicos saben y no los dueños ni el público”, reconoce Miguel Favela. “Esto nos permite generar mucha afición no sólo en la ciudad, sino fuera de ella, y nos facilita acudir con un patrocinador nacional en busca de recursos”.

Hoy, tras seis años del programa cibernético y cinco del pacto con la televisora, por el combinado han desfilado ocho directores técnicos, de los cuales dos fueron despedidos por votación de los aficionados.

Las estadísticas arrojan que, desde que los fans mandan a distancia, el equipo ha calificado a siete liguillas, fue campeón de liga en 2011, subcampeón en 2013 en la final por el Ascenso Mx y tres veces se coronó en la Copa. Cada juego registra una afluencia promedio de 2 mil personas y 60 mil votantes en redes sociales. El encuentro que más “asistencia virtual” ha concitado fue la final de 2011 contra Coras de Tepic, cuando reunió a 121 mil aficionados.

“Con este sistema fuimos campeones y perdimos la final de ascenso. Además, Murciélagos es uno de los planteles más competitivos de la Segunda División Premier. Tanto en lo deportivo como en lo comercial y lo social se han ido logrando los objetivos y seguimos con la intención de subir de categoría”, se ufana Favela.

Tradición contra “likes”

Murciélagos de Guamúchil y Freseros de Irapuato pertenecen a los mismos dueños. Sin embargo están en veredas opuestas: Los sinaloenses venden 10 mil camisetas por temporada, lo que duplica las ventas de los guanajuatenses, que a su vez suman 20 mil fans en Facebook contra 130 mil de Murciélagos, pese a que los Freseros disputan la Liga de Ascenso, de mayor nivel, y tienen una larga historia.

Para Miguel Favela la razón es sencilla: Irapuato depende de la lealtad del aficionado local y Guamúchil se fortalece con seguidores de todas partes de México y de Estados Unidos.

La rivalidad que mantiene el Irapuato contra equipos de la región, como Celaya y Querétaro, abunda el empresario, impide que su afición trascienda más allá del Bajío. Eso no existe con Los Caballeros, un club novedoso que puede convertirse en “el segundo conjunto” de los aficionados.

–Por estas razones, ¿consideran poner en práctica el DT Electrónico con Irapuato? –se le pregunta.

–Sí y no. A Irapuato también le vamos a integrar el ADN interactivo, pero no igual que a Murciélagos, porque son equipos diferentes. De alguna forma Guamúchil nació interactivo y ya lo trae en sus genes. Al tratarse de una franquicia nueva, sin mucha tradición, resulta más fácil que el público lo asimile. El Irapuato es un equipo para su región y, en cambio, Guamúchil requiere de fans fuera de la ciudad.

“Un ejemplo: Contratamos a El Werevertumorro y la vez que jugamos en Hermosillo había 3 mil personas esperando la llegada del equipo. La misma escena se repitió en Tepic y en Colima, incluso más que en Guamúchil.”

Gabriel Montiel Gutiérrez El Werevertumorro es un popular videobloguero con más de 10 millones de suscriptores en su canal en YouTube, con 5.6 millones de seguidores en Twitter y con ganancias anuales estimadas en 2 millones de dólares. Pero él siempre quiso ser futbolista profesional. Así, la directiva del club se le acercó y el pasado 7 de agosto el joven informó en su cuenta de Twitter su contratación con los Murciélagos.

El anuncio fue un boom mediático para los de Guamúchil. No obstante, el bloguero apenas jugó tres minutos pese a que en algún momento ya había formado parte de un equipo de la Tercera División. En un alarde de sinceridad, el 28 de enero Montiel Gutiérrez oficializó su retiro del balompié.

“Sé que gracias a la popularidad de Werevertumorro se me dio la oportunidad de jugar en Murciélagos y muchos me criticaron por eso. Había mucha gente esperando esa oportunidad, una de esas personas era yo y la verdad me importó poco lo que me dijeran. No iba a dejar ir la oportunidad de mi vida. Todos los días soñaba con entrar a un partido. La gente iba a verme a los estadios, tanto propios como ajenos, y ahí tienen al Gabriel: lesionadote.

“Una vez que vi todo eso voltee a YouTube y me di cuenta de todo lo que dejé, y así como me perdí en el futbol también me había perdido en YouTube. Dejé mi trabajo –que me costó siete años hacer– para cumplir un sueño de niño.

“De un lado, mi trabajo como Werevertumorro, que me puede durar toda la vida y le da trabajo a mucha gente, y por otro lado, el futbol, que puede acabar el día que me lesione. Y si tengo la suerte de no lesionarme puedo durar hasta los 30 o 35 años, pero tal vez sea uno más del montón, uno más de la banca durante toda mi vida.

“Opté por madurar, por agarrarme los huevos y darme cuenta de que me debo dedicar a lo que sí sé hacer. No me atormenta no haber seguido, ni tampoco quedarme con las ganas”, explicó.

La contratación del bloguero fue una decisión “completamente mercadotécnica”, acepta Favela. “Estuvo una temporada y jugó poco. La verdad es que no tenía mucho futbol. Él es muy popular en las redes y solía decirle a sus seguidores: ‘Les digo a mis fans que vivan su sueño, sus ilusiones, pero yo mismo no lo aplico en mi vida, y quiero ser futbolista’. Werevertumorro no juega mal, pero ya en competencia de alto rendimiento no resulta fácil.

“El bloguero más importante de México se fue a Guamúchil en busca de su sueño. Eso catapultó al equipo y mucha gente asistía al estadio por él. Imagínate, una persona que ya es exitosa buscó su éxito en Guamúchil en un equipo que siempre ha sido innovador y polémico.”

Pero a Werevertumorro no lo salvaron ni sus propios aficionados. “Somos muy respetuosos con los técnicos, aunque mucha gente lo dude. El entrenador pone la alineación inicial y da las alternativas para los posibles cambios. Si el técnico no lo puso en esa lista de posibles relevos, el aficionado no podía votar por él. En las redes hubo mucha presión de los seguidores de Werevertumorro para que lo integraran en la terna de posibles cambios, hasta que lo pusieron. Pero nada más lo alinearon una vez y cuando faltaban tres minutos para que terminara el juego. El tipo no jugaba mal, pero los técnicos son muy tercos”.

–¿Cuánto le pagaron a Werevertumorro? –se le inquiere.

–Con Werever fue, más que otra cosa, un acuerdo de tipo comercial. Él quería cumplir su sueño y nosotros le dimos la plataforma para que lo hiciera. Se vendieron más camisetas y él comercializó muchas cosas, pero no sé qué tanto le benefició económicamente.

En esa misma lógica mediática, Murciélagos intentó contratar al delantero paraguayo Salvador Cabañas, otrora ídolo del América, quien fue herido de un balazo en la cabeza mientras estaba en un bar de la Ciudad de México el 25 de enero de 2010.

“En el caso Cabañas el tema dio la vuelta al mundo, pero nosotros no iniciamos la noticia, sino que él declaró en Paraguay que le interesaba regresar al futbol con Murciélagos. Sí sostuvimos pláticas con él, pero fue un año antes de que Salvador divulgara sus intenciones. La prensa se nos vino encima y nos espetó que éramos unos irresponsables al contratar a un jugador en esas condiciones. Queríamos saber cómo estaba y la intención era traerlo como motivador.”

El papel de Televisa

Una parte central en la proyección y crecimiento de Murciélagos se debe a la televisora de Emilio Azcárraga Jean.

–¿En qué consiste el acuerdo con Televisa? –se le inquiere.

–No nos aporta recursos. Cuando comenzamos (a colaborar) era muy difícil ponerle números a un equipo de Segunda División Premier, sobre todo de una ciudad tan pequeña y desconocida. Televisa nos habría podido decir: ‘Págame para que salgas (en televisión)’. Pero logramos que nos transmitiera los juegos. No nos cobró y nosotros tampoco. Lo anterior nos permite tener exposición para nuestros anuncios y camisetas. Además, nos apoya con muchos spots en TDN: continuamente está promoviendo al equipo. Si estos anuncios me los cobrara, no tendría con qué pagarle.

De entrada, expone Favela, el pacto permite que una ciudad pequeña como Guamúchil sea conocida por un equipo interactivo. “Hemos logrado más recursos para que el proyecto siga creciendo. El otro beneficio es que los jóvenes jugadores sepan que a través de la plataforma Murciélagos salen en la tele. Es decir, no necesitan ir a jugar contra las Chivas para los vean en todo el país.

“Con Murciélagos, un equipo de la Segunda División, hemos encontrado personas en el Distrito Federal que le van al equipo. Eso lo vemos en nuestras estadísticas de votación. La ciudad donde más vota la gente es el Distrito Federal, después están Monterey, Guadalajara, en cuarto sitio Los Ángeles, y en quinto está Culiacán, lo que refleja que se logró una penetración muy importante fuera del estado que nos permite tener patrocinadores”, expone Favela.

Como sea, la familia Favela es tildada de irresponsable por permitir que cualquier persona –sin el mínimo conocimiento de futbol– vote por los cambios de jugadores e incluso de técnicos. “Si los dejamos votar para elegir al presidente de la República, por qué les vamos a impedir que voten por un cambio de jugador en un juego de futbol”, revira Miguel.

Ahora la directiva se propone darle voz y voto al público en la parte administrativa de Murciélagos. La idea es convertir la franquicia en un club de 10 mil socios y no de tres dueños.