Por embarazo, descartan a la clavadista Laura Sánchez para Río 2016

Laura Sánchez y Francisco Rueda durante un entrenamiento.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- La medallista olímpica Laura Sánchez no participará en los Juegos Olímpicos de Río 2016, debido a que está embarazada.

La clavadista de 29 años, que obtuvo bronce en la prueba de trampolín de tres metros en Londres 2012, aún no ha avisado oficialmente de su estado físico a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), organismo que le proporciona una beca mensual por su resultado olímpico y como parte del Fondo para el Deporte (Fodepar), mejor conocido como CIMA (Compromiso Integral de México con sus Atletas).

El subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade, Othón Díaz, dijo que de acuerdo con las reglas de operación del fideicomiso CIMA, las atletas en estado de gravidez mantendrán íntegro el estímulo económico; incluso, el seguro de gastos médicos cubre por completo el embarazo.

Sin embargo, aclaró que al entrenador Francisco Rueda sí se le reducirá el monto de la beca porque Sánchez es su esposa y la única atleta con la que trabaja.

“El reglamento de CIMA les permite permanecer con la beca porque debemos respetar los derechos humanos y de la mujer. A la atleta que está embarazada se le da un tiempo perentorio una vez que haya dado a luz para volver a entrenar y dar resultados. El tiempo lo establecen la Conade y la Federación (en este caso la de natación) para que obtenga un resultado deportivo satisfactorio. Si no lo cumple, entonces se le da de baja del fideicomiso. En el caso del entrenador, como no trabaja con más atletas se le hace una reducción de su salario”, detalló Díaz.

CIMA es un fideicomiso que premia con estímulos económicos a los deportistas mexicanos que obtienen medallas en Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales, o bien, que se encuentran entre los primeros ocho lugares a nivel mundial de sus respectivas disciplinas.

Los deportistas entrenan por objetivos, de tal suerte que si no se consigue el objetivo deseado, se les reduce o se les quita la beca, con base en el análisis que haga una Comisión Deportiva.

“Tiene derecho a que se le siga apoyando aunque no cumpla con los objetivos del fideicomiso que son entrenar, competir y obtener un resultado deportivo. Ella no ha informado de manera oficial a CIMA y sí debe hacer el trámite porque también podría decir: ‘ya no es mi interés seguir siendo deportista’, como pasó con Oscar Soto (pentatleta) que nos envió una carta diciendo que se retiraba para ser funcionario público y pidió su baja”.

De acuerdo con Othón Díaz, por su condición Laura Sánchez ya no podrá participar en los Juegos Panamericanos de Toronto ni en el Campeonato Mundial de Kazán, Rusia, a celebrarse este año. En este último se repartirán las plazas para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El último evento donde los clavadistas mexicanos buscarán calificar a los Juegos Olímpicos es en la Copa del Mundo, en febrero de 2016.

La Federación Mexicana de Natación planea realizar un selectivo nacional para ponerle nombre a las plazas que los clavadistas obtengan para la próxima justa olímpica, competencia en la que difícilmente participará.

“No llega a Juegos Olímpicos. Será en el Campeonato Mundial de 2017 donde tendrá que dar el resultado deportivo que necesitamos para saber si se mantiene en CIMA o no. Más o menos una atleta debe esperar entre tres o cuatro meses después del parto para comenzar con un entrenamiento serio. Después de eso, se les dan seis meses para que consigan el resultado y seguir dándole o no el apoyo”, dijo Othón Díaz.

En 2017, Laura Sánchez tendrá 31 años, edad en la que difícilmente un clavadista puede seguir compitiendo con buen nivel.

“En el caso del entrenador, hablaremos con la Federación para que, aunque no esté en CIMA, pueda tener un pago. Debe tener un proyecto específico porque mientras ella no entrena, él tampoco podría quedarse sin hacer nada y sólo cobrar. Tenemos que juntarnos para ver eso”, reiteró el funcionario de la Conade.

Actualmente, Laura Sánchez recibe una beca mensual de 52 mil 799 pesos. Su entrenador, Francisco Rueda, cobra 78 mil pesos de estímulo económico.