Delegación Tlalpan revoca a empresa concesión del Ceforma

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- La delegación Tlalpan revocó la concesión del Centro de Formación Deportiva (Ceforma) a la empresa denominada por la Salud y la Educación, S. A. de C. V., presidida por José Luis Díaz, el zar de las concesiones de las deportivas construidas con recursos del erario en el país.

El jefe de la delegación Tlalpan, Héctor Hugo Hernández, justificó que la decisión fue tomada por la serie de irregularidades detectadas en el contrato con la referida empresa, entre ellas la baja cuota que pagaba mensualmente a la demarcación política por concepto de renta: 110 mil pesos, que le generaba a los concesionarios una ganancia estimada de 400 mil pesos mensuales netos.

El diputado con licencia consideró que esta cesión “hizo millonarios” a los empresarios que hasta la semana pasada administraron el recinto. Y garantizó además el propósito de su administración de recuperar la administración de las albercas públicas concesionadas a particulares.

En el evento realizado en el Ceforma que enmarcó simbólicamente la recuperación administrativa del recinto justo al cumplir su primer mes de asumir la gestión que dejó inconclusa Marisela Contreras, Hernández también confirmó el retiro de la concesión del Deportivo Vivanco y Parque Morelos, asignados a la misma empresa, de la que también es socio el exclavadista Carlos Girón.

Los servicios de las albercas, como de las instalaciones del Ceforma en general, incluido el Deportivo Vivanco y Deportivo Morelos se recuperarán por completo para que la población pueda hacer uso de las instalaciones, dijo el delegado.

Para ello, la delegación asignará precios accesibles y becas a grupos vulnerables, como adultos o personas con discapacidad.

Hernández desaprobó los abusos de los concesionarios, que no solo cobraban desde 190 pesos por una clase de una hora a la semana y hasta 645 pesos por cinco clases al mes.

Ahora, los usuarios del Ceforma sólo pagarán 63 pesos por una clase o hasta 380 pesos al mes.

Desde 2012, año en que el Ceforma, Deportivo Vivanco y Parque Morelos fueron concesionados a este grupo de empresarios, Proceso documentó las constantes irregularidades derivadas de esta concesión, desde la muerte de una mujer en el Deportivo Vivanco porque no había un médico que la atendiera, hasta en los abusos en las tarifas a los usuarios, e incluso el cobro para tener derecho al estacionamiento.

El Ceforma es uno de los complejos que no obstante haber sido edificado con recursos públicos, fue concesionado a este grupo de empresarios el 1 de abril de 2012 con vigencia hasta el 31 de marzo de 2016.

Con la decisión tomada por Héctor Hugo Hernández, todas las instalaciones deportivas pasan nuevamente al control de la Delegación Tlalpan.