Borrados de Youtube, 25 años de historia de la Conade

El extitular de la Conade, Jesús Mena.
Foto: Benjamin Flores

En plenos XXV Juegos Centroamericanos Veracruz 2014 desapareció todo el acervo videográfico que la Conade tenía en YouTube. Se esfumaron videos que registraban las grandes gestas de los atletas mexicanos y los discursos y declaraciones de los directivos del organismo durante 25 años. Es fecha que nadie sabe qué pasó con ellos o quién es el responsable. Todo apunta, eso sí, a una pelea de poder dentro de la institución. La indagatoria al respecto se encuentra estancada y el actual dirigente de la Conade, Alfredo Castillo, no la ha reactivado.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La página de YouTube de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) sufrió un ataque cibernético durante la clausura de los XXII Juegos Centroamericanos Deportivos y del Caribe Veracruz 2015, los llamados “Juegos del Hambre”. En noviembre pasado fueron eliminados al menos mil 100 videos que relatan los 25 años de existencia del organismo.

Entre el material esfumado de ese archivo videográfico –el más importante de la Conade– están las declaraciones de los directores generales de la institución, desde Raúl González hasta el recientemente destituido Jesús Mena, y las principales actuaciones de los atletas en certámenes como Juegos Olímpicos, campeonatos mundiales, olimpiadas nacionales, Juegos Centroamericanos, Juegos Panamericanos y Universiada Mundial. El daño es incalculable.

Ese patrimonio –conformado sobre todo por grabaciones editadas para la prensa y que inexplicablemente no estaba respaldado– se encontraba a disposición del público en general y de los medios de comunicación.

El martes 12, la Conade confirmó a Proceso el ataque. Sin embargo, a medio año de ocurrido el acontecimiento, el actual director de la Conade, Alfredo Castillo, continúa sin pronunciarse ni ofrecer información al respecto. Tampoco le ha dado seguimiento a la queja que, en su momento, promovió la anterior dirigencia del organismo ante YouTube-México en un fallido intento por deslindar responsabilidades.

La desaparición de los videos sólo pudo ser provocada por personas que laboraban o laboran en las áreas de Comunicación Social o redes sociales, por los camarógrafos o por los empleados del área de sistemas con acceso a la clave para ingresar a la página de YouTube de la Conade, según explican exfuncionarios de la Comisión.

En medio de todo esto surge el nombre de Elías González, responsable del manejo de las redes sociales de la Conade en los tiempos de Jesús Mena. Él era coordinador de Proyectos Especiales. Se trata de un reportero que trabajó en Grupo Reforma, en el Estado de México, y posteriormente fue protegido y promovido por Mena.

En poco tiempo, Elías se convirtió en un problema para sus colegas. Quienes fueron sus compañeros en Comunicación Social de la Conade afirman que el otrora periodista quiso tener todo el control del área.

Desde su arribo a la Conade, en diciembre de 2012, Mena incluyó a González en la nómina de Comunicación Social con un sueldo de 18 mil pesos mensuales. Paulatinamente, el entonces director le fue dando posiciones de mayor poder, primero como su asesor, luego como responsable de Proyectos Especiales y, en las últimas semanas, como coordinador ejecutivo de la Dirección General, con un salario de 86 mil pesos mensuales.

Emilio Trinidad acabó como coordinador de Comunicación Social de la Conade en la recta final de la gestión de Mena. En entrevista, Trinidad acepta haber informado al exclavadista cuando se produjo el ataque cibernético. Dice que Mena, como abogado que es, ordenó inmediatamente que se procediera con la demanda ante la instancia correspondiente a través de la Coordinación Jurídica de la Conade, a cargo de Enrique Cebrecos.

“Hasta donde tengo entendido presentaron la denuncia en las oficinas de YouTube-México y Google. Nunca me mandaron información de lo que pudieron detectar. El asunto se lo dejé a las instancias jurídicas, porque nosotros sólo generábamos el contenido. En ese sentido tampoco tuve respuestas de la Conade”, explica.

El comunicador, quien permaneció en el cargo siete meses, afirma que la eliminación de los archivos fue deliberada. “Querían causar daño. Al final lo lograron, pero de mala fe”. Él sospecha de personas que trabajaron en su área de comunicación social y que estuvieron en desacuerdo con su manejo de la información. “Nos hicieron esa jugada”, acusa.

“Fue gente perversa. No puedo entender los motivos ni la razón de ocasionarme un conflicto para que las cosas no salieran bien, pero el agravio no me lo hicieron a mí, sino a la institución. Esto fue más bien algo de los duendes que de repente tienes en tu propia oficina…

“La situación que pasé fue sumamente extraña. Quisimos hacer muchas cosas para una mejor difusión de los Juegos Centroamericanos en todos los medios de comunicación, y para ello llevé a Veracruz a gente que consideré necesaria. Uno de ellos fue Luis Alberto Sierra (director de Producción de Televisión), para transmitir un noticiero a través de la televisora del gobierno del estado. Justo cuando tratábamos de hacer un manejo diferente de los contenidos, de un madrazo desaparecieron esos videos que aprovechábamos para reforzar nuestras notas; es decir, se trabajaba la información con respaldo en los videos. Fue, como dicen, fuego amigo o mano negra. (…) Se llevaron las imágenes, se las robaron, las desaparecieron o las destruyeron.”

En su deslinde, el excoordinador de Comunicación Social de la Conade niega haber conocido la contraseña para YouTube y reitera que únicamente se encargó de los contenidos, así como de revisar los boletines de la institución:

“Yo no subí jamás contenido a YouTube ni a la página de la Conade, que dependía del área de Sistemas junto con la Coordinación de Proyectos Especiales. Eran los encargados de los tuits, del Facebook… Yo no manejé las redes sociales, que no dependían de mí sino de Elías González, que es gente cercana a Mena. Son asuntos que aunque tienen que ver con el área de Comunicación dependían de González. Él tenía esa clave (para administrar el canal de YouTube), como también dos muchachos que colaboraban en Comunicación Social: Fernando Villanueva, quien era responsable de hacer el trabajo de manera directa y decidía qué subir y qué no subir, y Édgar Vargas.”

–¿Las sospechas deberían apuntar hacia esa parte? –se le pregunta.

–Eran los que manejaban las redes sociales. Mi área hacía uso del material para enriquecer los contenidos del noticiero. De repente dejaron de entrar las imágenes y el noticiero que conducía Luis Alberto Sierra se tuvo que detener. ¿Cómo vas a hacer un noticiero de televisión sin imágenes?

–¿Eran las únicas personas con acceso a la clave?

–Sí… no la tenía todo el mundo. Alguien con toda la intención de hacernos daño hackeó la cuenta de la Conade para sabotearnos, para que no nos salieran bien las cosas, sobre todo en un momento en que los Juegos Centroamericanos no podían ser transmitidos por las televisoras, toda vez que los derechos los tenía una empresa.

De acuerdo con Trinidad, más de mil videos que contenían la historia del organismo fueron borrados. “En ese momento el área responsable, Televisión, hizo la denuncia correspondiente a YouTube para saber qué había pasado. No sé bien a bien qué sucedió”.

–¿Hay forma de recuperar el material?

–No lo sé. Esperaría la respuesta de los que manejan YouTube y Google en México, que puedan decir cómo fue, y que el área jurídica de la Conade proceda con la investigación.

El exfuncionario acepta que “había muchas cosas que no estaban respaldadas”, sobre todo videos editados exclusivamente para los medios de comunicación.

El seguimiento

Alejandro Reyes coordinó el área de Comunicación Social de la Conade durante parte de las gestiones de Carlos Hermosillo, Bernardo de la Garza y Jesús Mena. Fue despedido en septiembre pasado y, después de eso, trabajó para el gobierno de Veracruz durante los llamados “Juegos del Hambre”. Para cumplir con su labor buscó a parte de su equipo cesado en la Conade.

Reyes tuvo a su cargo el Grupo México, la agencia oficial de los Juegos Centroamericanos, que generó y transmitió información del encuentro. Así, Reyes coincidió en Veracruz con el equipo de la Conade que encabezó Trinidad. De ahí que ciertas voces lo hayan señalado como sospechoso.

“¿Cómo voy a estar involucrado si de­saparecieron los videos en diciembre y yo salí a finales de septiembre pasado? Es ilógico que cuatro meses después pueda seguir manejando cosas”, revira Reyes.

“En Veracruz me informaron que ya no queda nada del material que durante años se trabajó en la Conade. Yo ni siquiera manejaba las cuentas de la página de YouTube. Nunca tuve la clave porque no era una chamba que hiciera personalmente.

“El mecanismo era el siguiente: los camarógrafos acompañaban a los reporteros a los eventos y el camarógrafo se encargaba de hacer una edición, el reportero le indicaba qué parte de la entrevista con los atletas o de algún personaje debería integrarse en el video y, a su vez, el camarógrafo lo enviaba al área de Televisión con el responsable de subirlo al canal de Conade en YouTube, que no siempre fue una persona de Televisión. Una vez que se subía mandábamos el comunicado a los medios informándoles que había tal material.”

Confirma que Elías González era uno de los que tenían acceso a la red de la Conade. Incluso, cuando Reyes fue despedido, González “terminó asumiendo el control de la página de YouTube del canal de la Conade”, de acuerdo con las fuentes consultadas.

Reyes dice estar plenamente convencido de que durante sus cuatro años en la Conade ni siquiera el director general, y menos los subdirectores, conocían la mencionada contraseña.

“El proyecto en Comunicación Social ayudó a darle mayor difusión y promoción a competencias que generalmente los medios no cubren. Ésa era nuestra función. Por ejemplo, en el Mundial de Atle­tismo de Rusia 2013, donde Luis Rivera conquistó la histórica medalla de oro en salto de longitud, no asistió ningún medio mexicano acreditado más que nosotros. Ese material tuvo un éxito sin precedentes. Las televisoras lo replicaron muchísimo y se convirtió en una nota muy seguida. Para la Conade fue un récord: nunca antes se había llegado a las 75 mil visitas”, refiere.

Por lo anterior, el exfuncionario no entiende que, más allá de rencores o envidias, alguien haya decidido borrar el canal completo de la Conade. “Alguien tomó la decisión de bajar el switch. El material sin edición debe estar en la Conade. Eso no pudo haber desaparecido. Lo que eliminaron es el que producíamos para ser presentado como noticias”.

Lo triste, abunda, es que hasta el momento la Conade no haya intentado recuperar el material que tantos años, recursos y esfuerzo costó producir. “Eso es lo triste, más allá de quienes lo hayan hecho. Era un material de archivo. Ninguna persona externa de la Conade pudo haberse metido a borrar el video. Como en cualquier página de YouTube, si no tienes la clave no puedes eliminar un video”.

Desde hace dos semanas Proceso solicitó a la Conade su postura oficial respecto del escándalo. Hasta el viernes 22, Comunicación Social no había respondido institucionalmente. Su titular, José Emilio Montiel, reconoció que el sabotaje no fue informado ni siquiera en el acta de entrega-recepción intersexenal, pero reconoce que se enteró por otras vías del hackeo.