Iris Bringas, canción contemporánea en concierto

Iris Bringas y el Ensamble Brujo.

MÉXICO, D.F. (apro).- La cantautora capitalina Iris Bringas se presentará en concierto este jueves 4 en El Convite, un espacio dedicado al jazz ubicado en calle Ajusco 79 bis, colonia Portales Sur, a las 21:00 horas.

Bringas actuará en compañía del compositor Jehová Villa (guitarras), Alex Fernández Figueroa (violín de 5 cuerdas) y como artista invitado Manuel Ugarte Arce (bajo), del ensamble de música celta A Campo Traviesa, fundado por Rodrigo de Oyarzábal.

La también productora, cronista musical y creadora de “Marte en Cero” retoma su actividad sonora, tras haber iniciado el año con su movimiento #YONOVOYALAGUERRA, en el que la interprete comenzó un recorrido a favor de la paz movilizando grupos de danza (entre ellos #El Huateque de la Escuela Nacional Preparatoria No. 1, comandados por el maestro Fernando González), para posteriormente llevar a la UNAM tres conciertos gratuitos por la paz.

Ahora, fusiona los sueños, los deseos, los colores y la música en su próximo concierto el 4 de junio, donde promete un repertorio de canciones nocturnas con entornos frágiles para el espectador. Esta es la entrevista con Iris Bringas.

–¿Por qué fusionar los colores y la música?

–La música es un punto de convergencia entre tu propio lenguaje y el de los demás, nuestras canciones siempre han hablado de sueños, deseos y condición humana; el eje principal es buscar nuestras raíces a través de la música que nos ha nutrido y que nace desde nuestra percepción. Cada canción es un entorno íntimo, desnudo y frágil al cual le corresponde un matiz distinto en la gama de la vida, como los colores.

“Llevo años dedicándome a mi propio género, que durante años he luchado por llamar ‘Canción Nacional Contemporánea’, homologado con World Music, Rock Progresivo o Jazz Fusión por la gente que me enmarca en uno u otro de estos géneros. Y entonces siento vivir en un entorno como del que describía Antoine de Saint Exupéry (1900-1944) al inicio de El Principito; cuando a los adultos les dices que la música que haces suena al chocolate de la abuela, o al verde húmedo del césped de los paisajes de provincia, a mercado de flores, a lluvia ácida citadina, a sueños, colores, deseos y sabores, pues entonces no comprenden qué es lo que haces (risas).

“Si luego te vistes de personaje sideral y dices que haces ‘Canción Nacional Contemporánea’, los adultos te miran como un charlatán; pero si entonces te vistes con traje de gala y parafernalia, te paras ante los adultos y dices que haces fusión de música mexicana con jazz y tintes de rock progresivo y rock folk, ¡ah!, entonces se iluminan los rostros y comprenden. Todos afirman que es jazz o World Music (música del mundo). En verdad lo que tengo dentro de la caja de los sueños es una rosa llamada música, se encuentra dentro de un capelo no sólo para protegerla del borrego sin bozal, sino también de los locos que están en contra de la fe; de los sueños, pateadores del espíritu y detractores del alma que crecen e intentan llenar el mundo con sus miedos. La música es fuerte, y en cada momento protege nuestro frágil y colorido entorno.”

–¿Hablar de fragilidades y fantasía será el eje central de tu próximo concierto?

–Siempre canto a la belleza, a los sueños, al amor, la fantasía. Quizá la forma en que los abordo sea ejecutando piruetas mortales, son saltos fantásticos hilando las sensaciones y sublimando los sentimientos; construyendo desde los sentidos al dejar el gris de la desgracia, cubriendo al mundo con luz y paz, no todo es desamor o euforia.

Arco de iris hacia la paz

“Evidentemente, como lo decía el mismo Lennon: ‘Las personas más violentas quizá somos las que con frecuencia buscamos la paz.’ La guerra interna existe en todos los seres humanos que vivimos bajo los gobiernos actuales; crece de lo que sucede en el exterior, de lo que nos violenta, ver cómo los derechos humanos universales son pisoteados, somos esclavos del gran negocio de la guerra que sólo trae consigo muerte, enfermedad, destrucción y miseria. Como seres humanos, tenemos la necesidad de comer, beber, dormir, crecer, desarrollarnos, ser libres, debemos encontrar el equilibrio que nos permita la convivencia diversa y respetuosa, en consecuencia tendríamos paz y bonanza universal.”

“Pienso que el gobernante es egocéntrico, que quiere tener más de todo, crear y destruir, a ellos les gusta llegar al tope de todos sus vicios, pretender ser Dios. En lugar de colaborar para un fin común, satisfacen un fin personal, y el fin común no simboliza entrega sino vehículo a sus propios intereses.”

Canta “Sobre lava”, pieza compuesta con Jehová Villa para Marte en Cero:

En las alas de los ángeles

Cayó el castigo cruel

Y mandaste gigantes

Maldiciones que caen a los pies

De un simple mortal jugando a los titanes

–¿Crees que el medio de la música independiente está libre de pecado al catalogarse de ser contracultura?

–Veo una masa gris que absorbe y traga, nada resplandece, y lo que aparece luminoso se enfrentará a algo o alguien que esté dispuesto a ensuciarlo. La gente quiere ver artistas profesionales sin problemas, ¡y en nuestro país es difícil si no estás apoyado por narcos o grandes consorcios! Por muy profesional que seas, la crisis económica que se vive en el país golpea y pasa por encima del creador, que necesita de meses para preparar un espectáculo; los presupuestos para la cultura se desvían, se jinetean o no se ejercen adecuadamente. Sin embargo, siguen adelante proyectos como el mío.

–Lleva 17 años trabajando, 8 discos, más los CDs como artista invitada y participaciones diversas con otros músicos, ¿es fácil lograr ese impacto independiente?

–No es fácil vivir en el ala independiente, no es algo que uno elija; pero sí es algo que uno debe saber vivir y aprender a amar, porque es nuestro trabajo y vida consagrada a ello, se requiere de mucho esfuerzo; del apoyo constante de los amigos, del público y de mi pareja con quien hombro a hombro hemos construido este asteroide al que llamamos casa: nuestro corazón entregado al sentimiento musical.

“Jehová Villa, compositor, productor y arreglista, ha sido mi compañía desde los 19 años. Decidió tomar mi lenguaje y trabajo para unirlo al de él, me enseñó a comprender mi música interna. Componemos juntos y soñamos con este mundo que hemos creado en cada disco que ofrecemos al público como Iris Bringas.”

Para el concierto del 4 de junio en El Convite, invitaron a Manuel Ugarte “para jugar con los colores de la vida en estas canciones nocturnas; Alex Fernández (violín), quien forma parte fundamental de este sonido acústico con el que llevamos tres años de trabajo, y fue uno de los cómplices para hacer posible este cruce de tiempos y de músicas con Manuel, creando así un entorno de belleza y fragilidad”. La ingeniera de audio es Judith Sánchez Cárdenas.

–Iris es una artista que maneja su música en un entorno multimedia y conceptual, ¿qué nos espera a futuro, habrá nuevo disco?

–Estoy muy cómoda en este entorno acústico y por el momento no  planeo nada multimedia, lo conceptual es inevitable para mí; pero dejemos a la imaginación un poco. Por lo pronto, más presentaciones con artistas invitados, un rol por varios lugares de la ciudad y algunos del interior de la república… Hemos estado grabando un disco con El Ensamble Brujo, pero no sé si salga pronto porque vienen oportunidades de conjuntar música con artistas que quiero y admiro. Dejemos que el tiempo nos dicte el curso.

–¿Tu movimiento pacífico y tu acción por los derechos humanos tendrá más?

–Por supuesto, más que un movimiento es una postura total para una condición de vida; quizá seré ilusa pero creo en la siembra y en la buena semilla, tal vez no pueda lograr la paz mundial, aunque sí generar conciencias y la sensibilización de personas a través de la música, No sé si sean pocas o muchas personas, pero cada semilla dará frondosos árboles que generan fruto y esperanza.

“La paz es un derecho humano al cual tenemos acceso cuando lo deseamos y luchamos con congruencia por ello, trascenderá a cualquier persona y llegará a cualquier alma. Algún día el mundo tendrá paz para los seres humanos y comida, y no existirá la discriminación, la enfermedad y la miseria; quizá no me toque verlo, pero saber que he sembrado para ello es y será mi máximo orgullo, porque la música no sólo es ocio y entretenimiento, el arte es para generar conciencia y sembrar buenas semillas, para curar el alma y el cuerpo. Por lo pronto, me concentro sembrando la semilla del amor.”

Iris Bringas obtuvo reconocimiento nacional e internacional con la publicación de su serie de cuentos La Tierra Encantada de Agartha por canal Once en cápsulas animadas, editando su cuento en castellano “Nimbo y Priscilla” para app por Argentina y Estados Unidos, siendo traducido a cinco idiomas, entre ellos el hebreo.