“Tuve que hacer un esfuerzo extraordinario para ir a votar”: Rius

Eduardo Rius, caricaturista.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- Monero de ideas izquierdistas desde que justamente por estas fechas hace 50 años comenzó a dibujar la historieta Los Supermachos, el humorista y best-seller Rius confiesa, al caer la tarde electoral dominguera, que “a mí me costó hoy mucho trabajo ir a votar”.

–¿Por qué?

–Porque no le veo caso, las elecciones se han convertido en una verdadera farsa. Votas y nada cambia, no se arregla nada; no votas, y las cosas siguen igual, ¿entonces cuál es el objeto de ir a votar?

“Ya sabemos que el PRI no se va a permitir el lujo de perder, de ninguna manera. Eso de que entró al relevo el PAN con Fox y Calderón fue porque PAN y PRI son prácticamente iguales. Por lo tanto, yo creo que tenemos que ponernos de acuerdo los mexicanos de alguna manera para rechazar de plano esta farsa, en la que se nos obliga a participar para legitimar sus fraudes.”

Entrevistado telefónicamente, Rius (Eduardo del Río García), nacido en Zamora, Michoacán, el 20 de junio de 1934, manifestó desde Tepoztlán, Morelos, donde radica:

“Tiene que cambiar esto, necesariamente, mano…”

“Más de lo peor”

–Como que este año hubo más opciones por existir más partidos en la lucha electoral, ¿cierto?

–¡Pues más de lo peor! –responde burlándose Rius—Porque al menos cuando hay dos o tres partidos nada más en una contienda, como que la cosa puede estar más reñida en la pelea por los votos, pero habiendo diez partidos, ¡olvídate!

“Es un recordatorio de aquel viejo dicho del senado romano ‘Divide ut regnes’, que Maquiavelo retomó con el muy actual adagio tramposo: ¿Divide y vencerás’, desde que se fundó el PRI en 1929; lo fundaron con esa finalidad de no perder ya nunca las elecciones. Hubo mucho descontento en los medios de Washington luego, porque había habido un gobierno de izquierda con Lázaro Cárdenas, entre 1934 y 1940; los gringos estaban en la mejor (o en la peor) disposición para que eso ya no se repitiera nunca más en México.

“Por eso se han dado los fraudes presidenciales de 1986 con Carlos Salinas de Gortari, del PRI, a Cuauhtémoc Cárdenas; y 2006 con ese Felipe Calderón del PAN a López Obrador. Yo así lo veo.”

Los partidos a votar fueron: PRI, PAN, PRD, PV, PT, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Encuentro Social, Partido Humanista y Morena.

–¿Cuál de las opciones partidistas era la mejor para votar, o el partido menos peor?

–Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), a estas alturas, porque es el partido más nuevecito.

Sin embargo, Rius acota:

“No obstante, yo en Morena veo un gran error, que el mismo Andrés López Obrador es el que está designando a los candidatos, eso no se debe de hacer, mano, si queremos un partido verdaderamente democrático los candidatos deben surgir de la voluntad de la gente, no de la voluntad de un solo hombre.”

Ejemplifica:

“No muy lejos de aquí, en Cuernavaca, el candidato de Morena oriundo de acá es Raúl Iragorri Montoya (5 de enero, 1935), ¡un empresario automotriz muy amigo mío, por cierto! Yo le conseguí por primera vez que se lanzara por el Partido del Trabajo (PT), obviamente le fue mal, luego se pasó al PRI y después al PAN. Orita está en Morena, ¿eso nos garantiza algún cambio? No lo sé. En Tepoztlán hay nueve candidatos que se han ido cambiando de partidos, son los chapulines clásicos.”

–Aun así, Rius fue a las urnas…

–Fui a votar porque aquí en Tepoztlán, por lo menos nos conocemos entre todos. Sabemos bien quiénes son los candidatos. Y entonces, acá sí hay que hacer la lucha para que no quede el PRI, ni nadie por el estilo.

“Yo nunca he votado por el PRI, pero siempre salgo perdiendo. Porque hasta la fecha, no tengo el gusto de habar ganado unas elecciones. Y creo que como van las cosas, me voy a morir sin lograr eso; empero hoy me levanté a votar por Morena pues considero que es la última esperanza.

“De veras, yo tuve que hacer un esfuerzo extraordinario para ir a votar. Eché un volado, si caía Águila votaría por Morena; si Sol, por nadie. Eso te dirá sobre mi conciencia política y algo de lo que está pensando mucha gente como yo en términos de convicciones partidistas.”