EL Partido Verde le robó Chiapas al PRI

Velasco. Populismo.
Foto: Especial

Aunque se trata de prácticas priistas, en Chiapas la corrupción, el influyentismo, las concertacesiones, la coacción y la compra del voto benefician ahora al partido en el poder, el PVEM, franquicia que regentea el gobernador Manuel Velasco. Y como buenos alumnos de trapacerías, los “verdes” ya están desplazando a sus antiguos tutores priistas. La división es tal que, rumbo a los comicios locales del próximo 19 de julio, esos partidos no pudieron mantener su alianza en la entidad de sus mayores éxitos electorales.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (Proceso).- Durante las últimas dos décadas, en cada proceso electoral el PRI tuvo que llevar de la mano al PVEM; ahora el tricolor sólo ve cómo el estado pinta de verde edificios, bulevares, uniformes, estadios, escuelas, sillas… son sus viejas prácticas.

Esa entidad fue el bastión del PRI, sus reservas hacían que ganara la Presidencia. Hoy Chiapas es un estado “verde” luego de que la alianza entre ambos partidos llevó al poder a Manuel Velasco Coello con más de 1 millón 300 mil votos, que tanto presumieron en 2012.

Aliados incondicionales en varios estados, el PRI y el PVEM sostienen en Chiapas una tensa relación que confronta a sus militantes y simpatizantes en cada barrio y colonia de los 122 municipios.

En las elecciones del domingo 7, con sólo 46% de participación ciudadana, cinco candidatos priistas y siete del Verde arrasaron en los 12 distritos electorales…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2016 de la revista Proceso, actualmente en circulación.