PRI de Chihuahua advierte que pondrá trabas a independientes

Mario Vázquez Robles, dirigente estatal del PAN.
Foto: PAN Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih.(proceso.com.mx) El Partido Revolucionario Institucional (PRI) y los partidos aliados en la actual legislatura, incluidos todos los de izquierda, buscan poner candados a las candidaturas independientes.

Un grupo pequeño de manifestantes ha protestado en contra de la “ley antiBronco” para exigir que no pongan trabas a las candidaturas independientes.

Esos ciudadanos crearon el grupo “Un Bronco para Chihuahua”, que surgió después del triunfo del gobernador electo de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”.

El presidente del Comité Directivo Estatal, Mario Vázquez Robles, advirtió que PRI busca conservar a los partidos pequeños en el Congreso del Estado y poner trabas a los ciudadanos que aspiren a ser candidatos independientes en busca de la gubernatura el año entrantes.

Este lunes, los legisladores locales planean subir a tribuna la reforma político electoral y en las reuniones de la Junta de Coordinación Política, en donde han discutido que el porcentaje de obtención de votos para los partidos para que puedan aspirar a prerrogativas sea de hasta el 1.5 o 2 por ciento y dejar de lado la reforma federal que tendrían que adecuar a la local.

A los aspirantes a candidatos independientes les pedirían no haber militado en algún partido político por lo menos tres años anteriores.

“El PRI pretende evadir su obligación de adecuar la ley electoral de Chihuahua a los criterios y normas que fueron establecidas a nivel nacional y en la que se establece un porcentaje mínimo de votación del 3 por ciento para que los partidos puedan conservar su registro, recibir recursos públicos y tener representación en el Congreso del Estado”, señaló Vázquez Robles.

Para el PAN, la reducción del porcentaje de votos que los partidos deben de obtener para conservar su registro provocará que el Congreso tenga que aumentar el número de diputados.

La iniciativa que pretenden subir aumentaría hasta el número de diputados de 33 a 36, lo que significaría una fuerte carga financiera para las finanzas públicas y habría partidos en el Poder Legislativo sin una verdadera representación ciudadana.

“Lo que el PRI pretende es que subsistan los partidos familiares sin representación popular y que tradicionalmente sólo le sirven de comparsa, pues en su mayoría dependen del apoyo financiero y político del PRI.”

Sobre los candados que impulsa el PRI con los otros partidos aliados (incluido el PT que ha votado la mayoría de las iniciativas del tricolor durante la actual administración), Vázquez Robles opinó que esa iniciativa atenta contra los derechos constitucionales de los ciudadanos y por otra parte, aplica una sanción indebida a quienes han participado con algún partido político como dirigente, candidato o militante.

“La Constitución general resguarda el derecho de los ciudadanos de poder votar y ser votado, lo que no puede contrariarse mediante una ley local, como el PRI pretende hacerlo al querer imponer que los candidatos independientes prácticamente no hayan participado en política tres años antes de la elección”.

Alertó que dicha ley no fomenta la integración de la ciudadanía en actividades políticas e inhibe la participación ciudadana porque “el PRI lo que teme es perder la fuerza de su voto cautivo clientelar”.

La coordinadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Hortensia Aragón Castillo, dio a conocer que el grupo de izquierda está de acuerdo con los requisitos que están proponiendo para las candidaturas independientes, para que realmente sean candidatos independientes y no emanados de un partido.

El año entrante, Chihuahua elegirá nuevo gobernador, 33 o más diputados locales, 67 y 67 síndicos.