Con zafarrancho de por medio, Congreso de Chihuahua aprueba ley “anti-Bronco”

Legisladores protestan en el Congreso de Chihuahua.
Foto: Especial

CHIHUAHUA, Chih., 29 de junio (apro).- Al grito de “ni un diputado más”, los panistas “reventaron” ayer la sesión en momentos en que la legisladora priista Laura Domínguez leería el dictamen para reformar la Constitución local en materia política y electoral.

Luego de ello el presidente del Congreso, César Augusto Pacheco Hernández, suspendió la sesión porque argumentó que no había condiciones para continuar y declaró un receso indeterminado.

Minutos más tarde, se retomó la sesión entre gritos y con la tribuna tomada por los legisladores del PAN. Enseguida, Laura Domínguez leyó el dictamen sin que nadie atendiera su intervención, aunque al final éste se aprobó con 24 votos a favor y siete abstenciones de los diputados panistas.

Pese a la protesta panista, la reforma fue aprobada: habrá tres diputados más, se pusieron “candados” a las candidaturas independientes y el mínimo de votos para que los partidos accedan al Congreso será de 2%.

El panista Rodrigo de la Rosa dijo que tampoco aprobarán este lunes las leyes secundarias, ya que primero requieren que los ayuntamientos correspondientes aprueben la reforma aprobada el domingo anterior.

Durante la lectura del dictamen hubo dos conatos de golpes. Primero, el diputado del Movimiento Ciudadano (MC), Fernando Reyes Ramírez, se acercó enojado al panista Rogelio Loya Luna cuando éste daba vueltas a una matraca junto a la esposa de Reyes, la priista Teporaca Romero del Hierro.

Fernando Reyes advirtió a Loya que si le pegaba a su esposa le daría un “putazo”, y éste respondió airado a gritos, pero la diputada Daniela Álvarez lo contuvo.

Posteriormente, cuando se avaló el dictamen, el legislador juarense Fernando Rodríguez Giner se acercó al dirigente estatal del PRI, Mario Vázquez Robles, quien intentaba hacer guardar silencio a un grupo de militantes panistas que se encontraban en el recinto.

Uno de éstos respondió molesto al líder priista y se hicieron de palabras y manotazos que los otros asistentes lograron apaciguar.

Ese episodio se dio al son de la canción Enter Sandam de Metálica, que se difundió en el sonido local del Congreso para sofocar las consignas panistas de “No más diputados” y “traidores”.

El coordinador de los legisladores panistas, César Jáuregui Moreno, informó que promoverán una acción de inconstitucionalidad por la forma en que fue avalada la reforma, ya que tienen como evidencia los videos, pero también porque lo que aprobaron limita la participación de ciudadanos a las candidaturas independientes.

“El PRI acaba de dar una muestra de intolerancia inaudita”, dijo Jáuregui; a su vez, el coordinador de la fracción del PRI, Rodrigo de la Rosa, acusó a los panistas también de intolerantes.

Más aún, el presidente del Congreso dijo que demandarán al PAN ante la Fiscalía por destrozos que hicieron, como descomponer micrófonos y el aparato de audio, pero los panistas negaron los señalamientos y respondieron que lo único que pidieron fue apagar el audio.

Las consignas que se escucharon en el recinto por parte de los militantes y diputados panistas fueron “No más diputados”, acompañadas de pancartas de los siete diputados que tomaron los diferentes espacios de la mesa directiva en tribuna, en las que se advertía: “No queremos más títeres en el Congreso”, “Gobernador: ¡deje de ordenar en el Congreso!”, “Autonomía en el Legislativo”, “Basta de partidos comparsa”, “No a la ley anti-Bronco”, “Esta tribuna está tomada, aquí nos vamos a quedar” y “El Pacto por México es el peor lastre del país”.

Luego apareció otro grupo más pequeño de inconformes, liderado por la presidenta del PRD y diputada federal Crystal Tovar Aragón, quienes exhibieron cartulinas con las frases: “No más pluris para el PAN” y “Panistas, por su culpa crece el Congreso”.

La reforma aprobada ayer avaló poner “candados” a las candidaturas independientes y que los partidos obtenga 2% de votación mínima para acceder al Congreso, y el 3% para que tengan derecho a prerrogativas.

Asimismo, se avaló que haya 36 diputados cuando los partidos estén subrepresentados en el Congreso.