Repunta producción de cocaína en Colombia: ONUDC

Un decomiso de cocaína en Colombia.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- Con el aumento de 44% de la superficie de cultivos de hojas de coca, el año pasado la producción potencial de cocaína en Colombia se elevó a 442 toneladas, 52.7% más que las 290 toneladas que podía producir en 2013, según la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (ONUDC).

De acuerdo con un informe del organismo publicado este jueves, los 64 mil 500 productores de hoja de coca estimados –la mayoría campesinos con pequeñas extensiones agrícolas–, cultivaron 69 mil hectáreas el año pasado, extensión que representa 0.04% de las tierras cultivables del país.

Esa producción representó un rendimiento por hectárea de 4.7 toneladas, un aumento de 14.6% en comparación con 2013. Además, significó un precio de venta de 1.1 dólar por kilo y un ingreso anual promedio de mil 160 dólares por cada integrante del hogar, según el documento.

Así, el precio promedio de un kilo de cocaína, resultado del procesamiento químico de la hoja de coca, se estabilizó a 2 mil 269 dólares en Colombia.

De acuerdo con el órgano de las Naciones Unidas, dos factores pueden explicar el repunte en la producción de hojas de coca y, en consecuencia, de la cocaína en Colombia.

El primero revierte un carácter político: En medio del replanteamiento de la política antidroga en Colombia, más enfocada hacia la comprensión del fenómeno y el respeto hacia los derechos humanos, los cultivadores de coca perciben que las hojas que producen les otorgan “una mayor oportunidad de interlocución con el Gobierno” en comparación con los demás campesinos.

El segundo factor es meramente económico. En algunas regiones clave en la producción de coca, el precio de la hoja se incrementó hasta en 42%, mientras que los riesgos de erradicación se redujeron. Por ejemplo, en 2014 el gobierno colombiano erradicó 12 mil 496 hectáreas de hojas de coca, 44% menos que el año anterior.

Por su parte, la aspersión de parcelas de coca con productos agrotóxicos se incrementó en 18% en 2014. Dicha cifra, en contraste con el aumento de las superficies cultivadas, demuestra la ineficacia del método, de acuerdo con el informe de la ONU.

De hecho, en mayo pasado, el gobierno colombiano suspendió la aspersión aérea del pesticida glifosato contra las plantaciones de coca, ya que afectaba la salud de los campesinos y destruía de manera indiscriminada los cultivos legales ubicados a corta distancia de los campos de coca.

Según las observaciones aéreas realizadas por el gobierno colombiano y la ONUDC, en las zonas aledañas al cultivo de coca florecen minas a cielo abierto para extraer oro de aluvión –que se encuentra en el agua–, cuya operación ilegal genera una deforestación de mil 400 hectáreas mensuales.

La ONUDC subrayó que el precio de la cocaína no está vinculado con el de la hoja de coca, ya que aumenta mientras el polvo blanco se aleja del centro de producción.

Así, por ejemplo, al salir de Colombia hacia Centroamérica, el kilo de cocaína puede ascender a entre dos mil 800 dólares y 10 mil dólares.

En México, abundó la organización, ese mismo kilogramo en tránsito se cotiza entre 15 mil y 17 mil dólares; es decir, 561% y 649% de aumento comparado con los precios de Colombia.

Por la Unión Europea esa cantidad se vende entre 54 mil y 57 mil dólares antes de ver su precio al por menor dispararse de nuevo, consecuencia de los múltiples “cortes” que sufre el polvo antes de terminar en la nariz de sus consumidores.