Gana el “No” en Grecia con más del 60 por ciento de los votos

El festejo del triunfo del "No" en Grecia.
Foto: AP

ATENAS, Grecia (proceso.com.mx).- Los ciudadanos de Grecia votaron mayoritariamente este domingo en contra del último acuerdo ofrecido por sus acreedores (las instituciones europeas y el Fondo Monetario Internacional) ahondando así la crisis abierta en el seno de la Unión Europea (UE) y su moneda, el euro.

El 61.5 por ciento de los votantes optaron por el “No”, mientras el 38,5 % por el “Sí”, en unos resultados que se dan ya casi por definitivos, al estar el 90 % de los sufragios ya escrutados.

“Hemos escrito una brillante página en la historia de Europa. El pueblo griego ha dicho que queremos una Europa de la solidaridad y la democracia. La orden (del electorado) es salir del círculo vicioso de la austeridad”, se felicitó el primer ministro heleno, el izquierdista Alexis Tsipras.

El joven mandatario griego sale así vencedor del órdago lanzado al convocar la consulta y organizarla en apenas una semana, pero introduce a su país en la incertidumbre ya que las autoridades europeas habían avisado de que la pregunta no podía ser sobre las medidas de austeridad exigidas a cambio de seguir prestando dinero al país mediterráneo –prácticamente en bancarrota- puesto que la propuesta sobre la que votaron los griegos este domingo ya ha sido retirada de la mesa de negociaciones.

De hecho, varios líderes del Viejo Continente advirtieron, de hecho, que una victoria del No significaría la salida de Grecia del euro.

En su mensaje a la nación, Tsipras afirmó que su gobierno está dispuesto a retomar la negociación con las autoridades europeas para llegar a un acuerdo sobre el rescate de la economía del país pero afirmó que sólo a cambio de “reformas que puedan ser aceptadas por la sociedad griega” y que “trasladen la carga de los más pobres a los más ricos”.

Igualmente, pidió discutir una reestructuración de la deuda bajo las líneas marcadas por el FMI en un informe publicado en los últimos días, el cual sostiene la necesidad de una quita del 30 % de lo debido por Grecia, así como un periodo de gracia de 20 años antes de comenzar a devolver los créditos.

El resultado del referéndum griego deja ahora la pelota en el tejado de la Unión Europea y, por ello, el Palacio del Elíseo anunció que durante el lunes se reunirán en París la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande, para valorar cómo actuar con Grecia.

Además se anunció una cumbre extraordinaria de los líderes de los estados que comparten el euro para este próximo martes.

Aristo y Dimitris, dos residentes en Atenas que apoyaban el “No”, reconocían que el referéndum tendrá consecuencias negativas “pero a la larga será mejor para Grecia”, dijeron a la agencia Apro.

“Europa ha cambiado, es cierto que la UE nos ha hecho más libres, pero no tenemos ni para comprar pan y tampoco hay trabajo. Las autoridades (europeas) se tienen que dar cuenta de que no pueden ponernos la soga al cuello, que no pueden apretar tanto”, se quejaba Dimitris.

Los griegos llegaban al voto tras siete días con los bancos cerrados –sólo se les permitía retirar 60 euros diarios- pero tampoco eso parece haberles amedrentado a la hora de optar por sufragio negativo. Y eso a pesar de que las ventas del comercio se han hundido hasta en un 80 %, según diversas estimaciones.

“No hemos vendido nada durante esta semana, porque la gente compra sólo lo más necesario, alimentos y medicamentos”, se quejó, en declaraciones a este corresponsal, Anastasia, una empleada de una tienda de ropa.

Durante la noche habrá una reunión del Gobierno heleno con los dirigente de los bancos para valorar el estado de los fondos que restan en los bancos, y que fuentes del sector estiman que sólo sería suficiente para el lunes.

Tsipras pidió al Banco Central Europeo que incremente las inyecciones de liquidez de emergencia (ELA) para evitar que los cajeros se queden secos.