“Dos amantes furtivos. Cine y teatro…”

Dos amantes furtivos. Cine y teatro mexicanos es un libro editado por Paralelo 21 que se acaba de presentar en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería y en el Festival Internacional de Cine de la UNAM.

Coordinado por Hugo Lara Chávez, el volumen nos trae a la memoria el esfuerzo y la importancia de diversos cineastas y dramaturgos que marcaron camino en su momento y que son prácticamente desconocidos para los jóvenes hoy: Juan Bustillo Oro, Sergio Magaña, Hugo Argüelles, Alejandro Jodorowsky y el infaltable Vicente Leñero, entre otros.

Hugo Lara Chávez reúne a once ensayistas disímbolos que nos permiten conocer el fenómeno del cine y el teatro desde muy diversos ángulos y perspectivas: del recuento histórico, la perspectiva social o las anécdotas y los testimonios de los autores, hasta la cronología, el análisis y la intención creativa.

En el libro participan investigadores de la talla de Eduardo de la Vega Alfaro, más ensayistas y cineastas reconocidos como Víctor Ugalde, Roberto Fiesco, Miguel Ravelo, Elisa Lozano y Raúl Miranda López.

A través del exhaustivo texto de Eduardo de la Vega, por ejemplo, reconocemos el legado del dramaturgo y guionista Juan Bustillo Oro, del que resaltan sus propuestas vanguardistas de los treinta, comprometidas política y socialmente, llevadas al escenario por su grupo Teatro de Ahora. Nos enteramos cómo fueron censuradas sus obras, provocando su incursión en el cine y su prolífica producción de más de 60 películas: Dos monjes, Ahí está el detalle y El hombre sin rostro, entre otras.

De la aventura de la obra Los signos del Zodiaco, de Sergio Magaña, da cuenta Roberto Fiesco bajo el título La irrupción de la ciudad. Hace un recorrido desde su estreno en el Palacio de Bellas Artes en 1951 dirigida por Salvador Novo y el escándalo que causó al ver el público una vecindad rascuache y a personajes padeciendo la pobreza, incluso en montajes posteriores. Hay artículos sobre Las troyanas en teatro, dirigida por José Solé, y la película nunca estrenada; La confesión de Stravroguin de Juan José Gurrola , y La teatralidad fílmica de Alejandro Jodorowsky, como Raúl Miranda titula su ensayo.

Los dos artículos sobre Vicente Leñero giran alrededor de Los albañiles con perspectivas diferentes y complementarias. Hugo Lara Chávez nos cuenta, de manera amena y documentada, cómo dos actores, Ignacio López Tarso en el cine y José Carlos Ruiz en el teatro, llegan a interpretar a Don Jesús, el protagonista (aunque no menciona cómo el segundo abandonó la obra y los dejó endeudados).

En el ensayo Puentes comunicantes, Víctor Ugalde hace referencia a la profesión de ingeniero del autor y su incidencia en la construcción no sólo de Los albañiles, sino como leitmotiv de todas sus propuestas como escritor. Analiza acuciosamente la estructura dramática y cinematográfica de cada una de las dos obras, en teatro dirigida por Ignacio Retes y en cine por Jorge Fons, para luego compararlas. Con una visión incisiva da cuenta del recorrido aderezando con anécdotas y testimonios del autor. Sergio Huidobro, uno de los autores del libro, señala:

“Como amantes furtivos, cine y teatro están condenados a encontrarse por las noches y olvidar sus nombres a la mañana siguiente; a alimentarse mutuamente y a separarse al instante, asediados por su mutua e infranqueable necesidad de independencia.”