Reacomodos políticos rumbo a 2018

Ya están prácticamente definidos los principales aspirantes para competir por la gubernatura el próximo año. A decir del investigador del ITAM Eduardo González, el alcalde tapatío Enrique Alfaro es el mejor posicionado y no se ve que el PRI ni el gobernador tengan un rival que pueda derrotarlo. En cuanto al PAN, dice, no será el partido a vencer.

Las negociaciones, reacomodos y amarres entre partidos y corrientes políticas anuncian el inicio de una “guerra” de cara a las elecciones de 2018 en la entidad, donde el partido Movimiento Ciudadano (MC) amenaza con arrebatarle al PRI la gubernatura estatal con la casi segura postulación de Enrique Alfaro Ramírez, alcalde de Guadalajara.

El doctor Eduardo González Velázquez, profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey campus Guadalajara, asegura que Alfaro es el único candidato plenamente amarrado y que difícilmente sus rivales impedirán que llegue a la gubernatura en los comicios de 2018.

A decir del analista político, desde que MC se quedó con la representatividad de 63% de los más de 7 millones de habitantes de Jalisco en las elecciones intermedias de 2015, el gobernador priista Aristóteles Sandoval Díaz quedó relegado a segundo término, por lo que –señala el académico– el alcalde de Guadalajara parece un “gobernador en espera”.

“Alfaro es el único candidato que yo veo seguro para 2018. Más allá de que gane o que pierda simpatías, creo yo que es el que está amarrado. Desde que el PRI perdió las elecciones intermedias, Sandoval Díaz perdió la confianza del gobierno federal y en ese sentido tiene menos injerencia en la designación del candidato del PRI en 2018”, explica.

El lunes 20, un hombre cercano a Sandoval Díaz, Héctor Pizano Ramos, pidió licencia como secretario del Trabajo y Previsión Social para buscar la dirigencia del PRI y eventualmente postularse para gobernador.

Esto ocurrió poco después de que el PRI nacional designó como nuevo líder de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) al senador Arturo Zamora Jiménez, a quien por su actividad en la dirigencia del partido y su anterior actividad en la entidad se le considera el único priista que podría enfrentar a Alfaro. Sin embargo, González Velázquez indica que tampoco él puede superar al líder de MC en Jalisco.

En el caso del Partido Acción Nacional (PAN), dice que ya fue desplazado de las preferencias electorales: “No sólo no hay claridad en quién pudiera ser (el candidato) sino que tampoco si el partido va solo o en alianza con MC. Yo vería mucho más probable una desbandada panista hacia MC que una alianza en la boleta; sin embargo, el PAN todavía tiene cabos sueltos y me atrevo a decir que es la institución política con menos claridad hacia 2018”.

Sobre el Partido de la Revolución Democrática (PRD), sostiene que ese organismo puede convertirse en un Partido Verde pintado de amarillo: “Es una especie de fiel de la balanza y pone sus canicas a favor del partido que le ofrezca más espacios. Si a nivel federal el PRD está viviendo sus peores momentos desde que se fundó en 1989, a nivel local está en serios problemas para mantener su registro en las siguientes elecciones”.

Pero además de los partidos existe otro factor de poder: la corriente que encabeza el exrector de la Universidad de Guadalajara (UdeG) Raúl Padilla López: “No hay que descartar que el Grupo Universidad está adentro del PRD, igual que en el PRI, MC y hasta en el PAN. Hay que reconocer que Padilla ha sabido apostar en diferentes escenarios, de manera que sea cual sea éste, él sale ganando. Quizá gana más o menos con unos o con otros, pero desde que llegó a la rectoría siempre ha sabido ganar, independientemente del resultado en el estado”.

–¿Considera usted que Raúl Padilla es el mejor apostador político?

–No me queda duda que es el gran apostador en la política jalisciense y los actores políticos lo saben, por eso buscan la sombra del árbol. Raúl Padilla ha tenido muy buen tino para poner sus canicas y salir siempre ganando, no importa si es con un partido de derecha, de izquierda o el oficial: el Grupo Universidad se ha sabido colocar.

“Discreto” encuentro

Fuentes partidistas consultadas por Proceso Jalisco indican que a inicios de marzo pasado se desarrolló un “discreto” encuentro entre el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, el gobernador Sandoval Díaz y el exrector Raúl Padilla, en el que también participó el líder de la bancada de MC en el Congreso local, Ismael del Toro Castro, quien desde semanas antes se mostraba inconforme por los constantes pleitos y diferendos entre los principales líderes políticos del estado.

El objetivo de la reunión era, a decir de los declarantes, buscar acuerdos entre las fuerzas políticas para garantizar la gobernabilidad del estado con miras a las campañas electorales de 2018.

Entre los puntos de discusión estuvo la posibilidad de proceder penalmente contra el magistrado del Tribunal de lo Administrativo del Estado, Alberto Barba, y del expresidente del Supremo Tribunal de Justicia, Luis Carlos Vega Pámanes, así como la necesidad de sustituir a todos los magistrados del TAE en las próximas semanas.

Lo cierto es que desde hace aproximadamente 15 días el ayuntamiento de Guadalajara, el gobierno del Estado y la UdeG coinciden en algunos temas de su agenda.

Los consultados ponen como ejemplo la defensa del agua de los jaliscienses, una bandera con la que Alfaro hizo precampaña en Los Altos, y la defensa de la Sección Tres del bosque de Los Colomos, recuperada por el ayuntamiento emecista de Zapopan, encabezado por el exlíder de la Coparmex Pablo Lemus Navarro.

Según los mismos testimonios, otro de esos acuerdos pudo motivar al ayuntamiento de Guadalajara a entregar la plaza de Mexicaltzingo a la UdeG para que construya un estacionamiento para su Teatro Diana, a pesar de la inconformidad de los vecinos, quienes se oponen a la privatización de ese espacio público frente al templo del vecindario.

Interrogado al respecto, el doctor González Velázquez aclara que desconoce si el encuentro entre los tres políticos ocurrió en realidad, pero “me parece que de unas semanas y meses para acá el nivel de confrontación entre el gobierno del Estado, Enrique Alfaro y el Grupo Universidad ha bajado de intensidad.

“Me llama la atención el asunto del agua; prácticamente la posición del gobierno del Estado, la UdeG y el alfarismo es la misma. Por otro lado, me parece que en términos de gobernabilidad esto abona más a un camino mucho más terso en la transición política en el estado, que un enfrentamiento entre estos tres actores fuertes.”

–Da la impresión de que le están pavimentando a Alfaro el camino para llegar a la gubernatura?

–No sé si pavimentando, pero ya se dieron cuenta de que el único que puede transitar esa carretera es él.

–¿Si no pasa nada extraordinario él llegará a la gubernatura?

–Sí, las condiciones son bastante claras. El PRI se ha desgastado en esta administración con muchos problemas, el PAN no ha logrado recomponerse de la pérdida de la gubernatura y MC, encabezado por la corriente alfarista, ha cosechado más aciertos que problemas o errores en sus administraciones, lo cual pone a Alfaro como gobernador en espera.

–Cuando luchaba por la alcaldía, Alfaro decía que únicamente matándolo podían pararlo…

–Sí, recuerdo la alusión, e incluso en su campaña por la presidencia municipal de Guadalajara (en 2015) dijo que su trabajo era por dos años, para después brincar a la gubernatura.

Así arrancan

Sobre el papel de MC en las elecciones locales y el reacomodo que se espera a nivel nacional ante el aumento de los apoyos que está sumando Andrés Manuel López Obrador, el virtual candidato de Morena a la Presidencia de la República, apunta González Velázquez:

“Creo que el escenario es un poco más complejo: a nivel estatal los negativos que le aporta Andrés Manuel a MC pesan muchísimo. Si sólo hiciera el análisis del escenario estatal, no tendría muchos elementos para decir que MC va con Morena en el estado. Sin embargo, en el contexto de una elección presidencial, no tengo duda de que MC no tiene la fuerza ni el arrastre, y menos la figura para contender por la Presidencia de la República, y en ese sentido los positivos que le podría dar Andrés Manuel en una campaña presidencial pesan más que los negativos en el país.”

Sostiene que es todo un reto para MC “analizar si aceptan los negativos de Andrés Manuel en el estado más los positivos en el país. Más allá de las disputas que pueda haber en el estado con el PRI y con el PAN, me parece que hoy la gran incógnita que debe de resolver MC es si va con Andrés Manuel o no”.

El pasado 7 de febrero el diario Mural publicó una encuesta aplicada en casas habitación a más de 500 ciudadanos entre el 21 y el 29 de enero. En ella se indica que Alfaro encabeza la carrera por la gubernatura con más de 51% de las preferencias, incluso frente a un rival de la talla del senador priista y líder de la CNOP Arturo Zamora Jiménez, quien apenas alcanza 17%.

El PAN, que fuera el más duro competidor del PRI, aparece con una preferencia menor a 9%, y Morena apenas figura con menos de 4%.

Por eso llama tanto la atención que en semanas pasadas el diputado local de MC Hugo Rodríguez anunciara su integración a la campaña de López Obrador.

Hizo lo mismo el legislador federal emecista Carlos Lomelí, aparentemente para competir por la candidatura de Morena al gobierno del estado con el empresario Enrique Michel.

–Parece que en Morena no hay más aspirantes a gobernar Jalisco que usted o el empresario Enrique Michael… –se le plantea a Lomelí.

–Así es. Creo que vamos a trabajar duro tanto en la zona conurbada como en el interior del estado, pero no con el objetivo de ser candidatos a algo, sino, de verdad te lo digo, sin posturas falsas, lo más importante es llevar al poder a un presidente con un gran consenso para que tome las decisiones más importantes y revertir el proceso de laceración que tiene México. Si en ese caminar la gente de Jalisco, el movimiento de Andrés, considera que yo puedo ser el representante, lo voy a ser con mucha dignidad y lo voy a aceptar con mucha responsabilidad y respeto hacia los jaliscienses. Y si no me toca, también lo voy a hacer aunque no tenga ningún nombramiento.

Aclara que salió de MC en buenos términos con Enrique Alfaro y que siempre se preocupó más por aprender de las tareas legislativas y realizar su trabajo:

“Cuando estuve en MC nunca me preo­cupé de si Enrique me hablaba, me recibía, si me contestaba el mensaje o si yo estaba en su círculo; lo más importante era dar resultados en la tarea legislativa, ser disciplinado, ser respetuoso del partido, y creo que cumplí ese objetivo hasta el momento en que hablé para separarme.”

–¿La conversación fue a través de Clemente Castañeda, el coordinador parlamentario de los diputados federales de MC?

–Creo que Clemente es uno de los hombres más valiosos, inteligentes y con mayor talento para la política que tiene ese grupo.

–¿Qué le dijo en corto Clemente cuando le anunció su separación?

–Él me dijo: ‘Reconsidera, no te vayas’. Es mi amigo, un hombre al que le he aprendido y le seguiré aprendiendo en la política porque tiene un gran talento y es un gran conciliador.

–¿Cómo queda la fracción de MC a su salida? ¿Habrá otros desprendimientos?

–Los escenarios son muy claros y cada quien tomará su decisión. Hoy no lo veo así. A lo mejor más delante comienzan a surgir más actores, pero no estamos trabajando en desprender a nadie. Lo que va a provocar el desprendimiento serán los resultados que se tendrán a nivel nacional, el crecimiento de Andrés y lo que nosotros podamos conseguir y lograr en Jalisco. No descartes que el día de mañana (otros) se sienten a platicar y vayamos juntos; le iría muy bien a Jalisco y le iría muy bien a México, pero hoy no veo esas condiciones.

Cuando se le cuestiona sobre las acusaciones de que fue objeto hace años sobre su presunta relación con narcotraficantes a través de su empresa farmacéutica, asegura que la DEA realizó una investigación de la que él salió exonerado.

“Hay dos cosas que no están permitidas en México: el éxito y el crecimiento. Entre los industriales hay algo que se llama terrorismo empresarial. Esos ataques empezaron el día que gané una licitación en el ramo farmacéutico en el Distrito Federal y desplacé a tres de las principales empresas del ramo.

“Eso me tiene sin cuidado, ya es un refrito… todo está perfectamente soportado. Vivo en Estados Unidos, estoy haciendo inversiones extranjeras. Además, cuando se me hizo el señalamiento éramos 480 trabajadores y cuando terminé con ese asunto infundado ya éramos 3 mil trabajadores. Cuando comenzó vendíamos 500 millones de pesos al año, cuando terminó el señalamiento éramos una empresa de 3 mil millones de pesos al año.”

Al mencionarle el porcentaje de intención de voto que registra Morena en la encuesta citada, Lomelí dice que no conocía esa tendencia, pero aclara que si se le encomienda la candidatura está dispuesto a gastar la suela de los zapatos y su propio dinero para buscar el voto:

“No podemos seguir realizando campañas cachetonas y robustas, que no benefician a los ciudadanos. Es tiempo de que los políticos paguen sus campañas, y quien no lo entienda así lo tendrá que pagar en las urnas, porque el pueblo de México ya no aguanta: hay mucha hambre y necesidad… y mucha esperanza en este movimiento.”