Capitales mexicanos se van hacia España, por si acaso…

La pasada elección presidencial en México puso en pausa los flujos de capital nacional hacia España y viceversa. El motivo: la incertidumbre que se proyectó en las campañas sobre las políticas de Andrés Manuel López Obrador. Según los datos del despacho ibérico GDP, aunque el tabasqueño, ya como presidente, logró reforzar la estabilidad de los mercados, el anuncio de la cancelación del proyecto aeroportuario en Texcoco y la persistencia de la inseguridad pública incrementó las inversiones mexicanas en España y el retorno de las españolas a su país. 

Madrid.- El flujo de capitales de empresas mexicanas está creciendo en España como consecuencia del nerviosismo que provocan algunas políticas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la descomposición asociada a la inseguridad en el país.

Algunos grandes corporativos que existen desde hace tres generaciones o que tienen 10 mil o más empleados recurren a compañías administradoras de activos inmobiliarios para blindar sus inversiones; esto independiente de los grandes capitales mexicanos que se expanden internacionalmente, como el de Carlos Slim en Criteria, el brazo inversionista de CaixaBank, y el caso de la adquisición del principal paquete accionario de la constructora FCC, o bien el fondo RLH Properties, que en noviembre cerró el trato de compra del lujoso hotel Villamagna, de Madrid. 

También algunos pequeños y medianos empresarios mexicanos buscan realizar inversiones inmobiliarias; ellos pretenden traer a sus familias y abrir una filial en España “en previsión de que la situación política en México se deteriore”, señala José Cruz García, director general y fundador del despacho de abogados GDP, especializado en la internacionalización de pequeñas y medianas firmas españolas en México y mexicanas en España.

–¿Es una fuga de capitales? –se le pregunta al abogado mexicano afincado en el país ibérico.

–No, en absoluto. Es cierto que el flujo de dinero mexicano a España está creciendo, pero no es una fuga de capitales ni una desbandada. México es un país mucho más moderno, globalizado y tiene mecanismos de control que no existían en décadas pasadas. No es como en la época de José López Portillo, cuando la gente sacaba sus dólares en la maleta o en los bolsillos del traje y salía por el aeropuerto o la frontera para llevar su dinero a Houston. Veo estos movimientos actuales como resultado de una globalización que los políticos tendrían que tomar en cuenta.

“El dinero es conservador por sí mismo, y esto se puede ver como una decisión estratégica del capital. Lo hacen para blindar sus activos a partir de la lectura que hacen de la situación sociopolítica de México y por la inseguridad. Entonces deciden colocar su dinero en mercados que consideran más estables, como España, Alemania o Suiza, pero no se puede considerar que sea una fuga de capitales.”

Desde pasado mayo, en pleno proceso electoral, la Casa de Bolsa Interacciones difundió una nota titulada “¿Fuga de capitales en México 2018-2019?”, en la que sugería que “lo prudente es cubrirse” ante una eventual fuga de capitales. Después de hablar de los escenarios extremos en los que podría derivar la situación, aclaró: “Parece no ser el caso actual”. Sin embargo, se refirió a las “dudas” que generaba López Obrador en los mercados.

García Cruz plantea al respecto: “¿Se les puede recriminar moralmente a esos empresarios que pongan a salvo su dinero? Sí, se les puede recriminar, pero son movimientos completamente legales y habituales en todos los países”.

–¿Se puede medir ese flujo del dinero de México que está llegando? 

–Sí, esos flujos los miden a nivel de los gobiernos; nosotros aún no lo sabemos. Pero los bancos españoles con los que nuestro despacho tiene relación nos han comentado que desde el primer trimestre del año hay un flujo muy importante de activos de empresas mexicanas hacia España.

En su lista de país de procedencia de las principales inversiones extranjeras, el Instituto Español de Comercio Exterior (Icex) señala a México en séptima posición, con mil 385 millones de euros invertidos (5.9%) desde 2016; pero en flujos financieros de inversión bruta extranjera en España crece con mil 754 millones de euros.

A decir de García Cruz, dichos bancos le han comunicado al despacho GDP que “importantes consorcios mexicanos están transfiriendo su liquidez a España luego de llegar a acuerdos de sus activos inmobiliarios. Una de las principales empresas de seguridad de México, con más de 10 mil empleados, transfirió sus fondos antes de la elección, y que un grupo hospitalario de primer nivel hizo operaciones financieras para consolidar su capital en España en caso de que se desestabilizara el país”.

Esos corporativos mexicanos son atractivos para las sociedades de administración de activos inmobiliarios, “con las que acuerdan venderles a éstas su patrimonio inmobiliario y seguir ocupando los inmuebles a cambio de un alquiler de 5 o 7% del valor de los inmuebles, con la opción de recomprar a cinco o 10 años.

“Al venderle su patrimonio inmobiliario a estas administradoras, eso les genera una importante liquidez inmediata, que están trayendo a mercados que consideran seguros, como España, Alemania o Suiza.”

Ejemplifica: “Si vendes tu patrimonio inmobiliario en 100 millones de euros, pagas impuestos en México y aún así te quedan 85 millones, que puedes mover adonde te sientas más seguro. Y sigues ocupando esos mismos espacios que vendiste, pagando un alquiler durante cinco o 10 años, según el acuerdo, y mantienes a salvo tu patrimonio en caso de relativo peligro en México”.

Nerviosismo 

En su visita a México para acompañar al rey Felipe VI en la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador como presidente, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Josep Borrell, manifestó que empresarios de su país afincados en México se mostraron preocupados por la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco.

“La suspensión de las obras del aeropuerto, en las que estaban involucradas muchas empresas españolas, ha causado la natural preocupación que tiene un empresario que suscribe un contrato para hacer una obra y que a la mitad de la ejecución le dicen que no se va a ejecutar. A todo el mundo le sorprende, le preocupa y sería necio ignorarlo”, dijo Borrell, según publicó el diario Reforma el pasado 3 de diciembre.

El día 10 el canciller mexicano Marcelo Ebrard y el presidente español Pedro Sánchez se reunieron en Marrakech, en el marco de la cumbre de Naciones Unidas sobre Migración. Desde allí difundieron en Twitter un acuerdo para que el mandatario español se reúna con López Obrador “cuanto antes”.

El miércoles 19 la agencia Europa Press informó que Sánchez visitará México en enero próximo con una agenda que incluye la reunión con López Obrador, otros con empresarios y actividades culturales, con motivo del 80 aniversario del exilio español en México.

Una fuente relacionada con la implantación de empresas españolas en México señala que este “es un mercado fundamental para las empresas españolas; por eso, frente a este nerviosismo inicial con el gobierno de López Obrador o la mala imagen que dejaron casos como el de OHL y su contubernio con el gobierno de Peña Nieto, el objetivo del viaje de Pedro Sánchez es refrendar y darle oxigeno a la relación bilateral, ahora con la llegada de un gobierno mexicano de izquierda”.

La empresa Construcciones y Auxiliares de Ferrocarriles (CAF), de origen vasco, fue la primera que mostró su interés por los proyectos del gobierno de López Obrador, como el Tren Maya y el Tren del Istmo, dijo a los medios el director de su filial mexicana, Maximiliano Zurita.

España es el segundo inversionista en México (el primero, Estados Unidos) y el primero de la Unión Europea. Entre 1999 y 2017 su inversión acumulada en México fue de 61 mil 724 millones de dólares y la realizaron alrededor de 5 mil 800 empresas, principalmente en los sectores financiero, energético, de información y medios de comunicación, así como la industria manufacturera.

Inversiones postergadas

El abogado José García Cruz ilustra la preocupación de los empresarios españoles con el comportamiento de las consultorías que atendió el despacho GDP en 2018.

En el primer trimestre de ese año el despacho realizó aproximadamente 25 consultorías para firmas ibéricas interesadas en expandirse en México:

“Conforme se acercaba el proceso electoral se fueron suspendiendo. Nos decían ‘espérate a después de julio’, porque querían ver que la elección del nuevo presidente y el cambio se produjera de manera democrática y pacífica para tomar una decisión de implantarse en México. Porque había mucha distorsión en los mensajes de campaña. En el primer semestre de esas 25 propuestas de internacionalización que entregamos, 20 quedaron a la espera.”

La estabilidad financiera posterior a la elección volvió a provocar buen ánimo, dice el abogado, pero “a raíz del anuncio de la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México se volvió a registrar desconcierto y se nos volvió a pedir que nos esperáramos a que terminara el año para ver cómo se comportaban las cosas al inicio de 2019. Lo de la cancelación del aeropuerto les metió mucho ruido a los españoles. Luego vino la declaración sobre una posible modificación al tema de las comisiones bancarias y también eso inquietó”.

El 8 de noviembre, el grupo parlamentario de Morena en el Senado presentó una iniciativa para regular las altas comisiones bancarias. El más perjudicado con la noticia fue BBVA-Bancomer, que cayó 5.86% en la bolsa española (Ibex-35), la peor caída desde noviembre de 2016, cuando Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos.

La razón es que BBVA es el banco español con mayor exposición en el mercado mexicano. Esta es su plaza más importante y le aporta 41% de sus beneficios globales (mil 851 millones de euros, el 13% más, en los nueve primeros meses del año). La iniciativa fue suspendida por el momento.

García Cruz sostiene que a raíz de la crisis económica que padeció el país europeo entre 2010 y 2014 “la internacionalización de la empresa española en México era una necesidad… Nos decían: ‘me la rifo’ pese a la inseguridad, porque tenían que recuperar la facturación de sus empresas que no conseguían en España, y el tema de la inseguridad pasaba a segundo plano; nos decían: ‘Sí es un riesgo, pero si me quedo me muero de hambre’”.

A partir de 2014, con la gradual recuperación de la economía española, “siguen interesados en México, pero el tema de la inseguridad volvió a ocupar un primer plano a la hora de elaborar su plan para invertir allí”.

Relata el entrevistado que un cliente alemán, segundo productor de aparatos de aire acondicionado en el mundo, al que GDP apoyó para implantarse en México, hace dos meses sufrió en Tamaulipas el secuestro de cuatro empleados, que ya fueron liberados.

Otro de sus clientes, un empresario mexicano afincado en Málaga, hizo una amplia consideración sobre la inseguridad para tomar la decisión de salir de su país. “Me decía que él valoró que España, con cerca de 50 millones de habitantes, en 2017 registró 400 homicidios, mientras que sólo en el estado de Baja California –que no llega ni a 4 millones de habitantes– hubo mil 600 homicidios dolosos en el mismo periodo. Y en todo el país hubo 33 mil, con lo cual cualquier justificación que se ofrezca tiene poco peso”.

García Cruz indica que con el año iniciaron las consultorías a empresarios mexicanos: 

“Nos pedían que les hiciéramos una ruta de los requisitos que debían cumplir para abrir una filial de su compañía en España y pedían asesoría para comprar un inmueble, pensando que si la situación en México se deterioraba tanto a nivel político como de seguridad, pudieran establecer la matriz en España y tener un inmueble para traer a la familia. Otra de las consultas era si esa inversión les facilitaría tener la residencia en España.”

Después del primer trimestre y con miras a la elección en México del 1 de julio, también hubo “un receso en la apertura de filiales aquí”. Asegura que “el argumento que nos daban era que querían esperar para saber qué pasaba en las elecciones y estaban muy atentos a ello, antes de tomar la decisión de desembarcar en Madrid y quemar sus naves en México”.

Aunque no da nombres de empresarios, comenta que “seis de cada 10 consultorías que hicimos a mexicanos se concretaron en operaciones en España. A diferencia de la decisión de los grandes consorcios, que toman decisiones corporativas, las de Pymes son de índole personal y familiar; algunos incluso venden la casa y el patrimonio que tienen en México para mudarse a España”.

Las localidades preferidas son “Barcelona, Málaga, Córdoba, pero sobre todo Madrid. En la capital, básicamente en el barrio de Salamanca, que es muy atractivo para los extranjeros, pero muchos otros nos piden en Las Rosas, Majadahonda, Pozuelo de Alarcón, Aravaca y Boadilla del Monte, sectores de alto nivel adquisitivo”.

Firmas inmobiliarias como Lucas Fox, Knight Frank y Barnes indican que hay una fiebre de compra de inmuebles de empresarios venezolanos y mexicanos, particularmente en barrios exclusivos como el de Salamanca, San Jerónimo, en Chamberí, en las inmediaciones del estadio Bernabeu, casi todas fincas clásicas de estilo señorial y ya reformadas.

En marzo pasado la firma Pierre-Célestin & García-Argüelles Partners informó la venta, en 48 millones de euros, de un edificio señorial ubicado en la Plaza Marqués de Salamanca a un inversionista mexicano del que no puede dar el nombre, pero quien tomó su avión privado en México para venir sólo a adquirir el inmueble. El diario El Mundo consideró que sería la transacción más elevada de un edificio residencial en la ciudad en la última década, por lo menos.