Sensual homenaje de Roxana Río a Chavela Vargas

La música la eligió como hija pródiga del canto vernáculo. Oriunda del puerto jarocho, Roxana Río vivió largos años en España, donde lanzó sus primeros discos independientes. De vuelta a México, presenta ahora su sexto álbum titulado Donde nadie nos juzgue con 12 melodías en homenaje a la inmortal Chavela Vargas. La frase proviene de “Vámonos”, del guanajuatense José Alfredo Jiménez, incluida con otras cuatro del mismo autor en este CD.

Apasionado, profundo, y de enorme sensualidad caracterizan al bien temperado registro contralto de Roxana Río, cantautora y guitarrista jarocha, quien ha tornado a nuestra patria presentando su sexto disco independiente, Donde nadie nos juzgue. Tributo a Chavela Vargas, como anunciara a este semanario hace nueve meses (Proceso 2160).

“Mi voz profunda y mi manera de interpretar pueden hacerles pensar en Chavela Vargas, pero ella es única e irrepetible, yo sólo soy una seguidora que quiero darla a conocer”, declaró Roxana al hispano Diario de Mallorca.

Sucedió previamente al recital conmemorativo del último verano en España, a seis años del fallecimiento de la artista de origen costarricense cuyo nombre completo fue Isabel Vargas Lizano (San Joaquín de Flores, Heredia, abril 17 de 1919-Cuernavaca, Morelos, agosto 5 de 2012).

“Chavela construyó un camino muy grande para que los y las artistas mexicanos que veníamos detrás pudiéramos aprovechar enalteciendo nuestra cultura por medio de la música. Donde nadie nos juzgue es un gran trabajo musical en el que muchos corazones nos entregamos al pueblo mexicano.”

El CD contiene una docena de canciones grabadas en México y también en el estudio Manoa de Madrid, España (país donde Roxana radicó a partir del año 2000), incluyendo cinco de José Alfredo: “Corazón corazón”, “Un mundo raro”, “Que te vaya bonito”, “Vámonos” y “En el último trago”. Aparte: 

 “Luz de luna” (vals romántico donde los tiempos de 4 x 4 brindan aires novedosos) y “El andariego”, de Álvaro Carrillo; la imprescindible “Macorina” (con apoyo erótico en la línea del bajo y golpes cajoneros), de Alfonso Camín y la misma Chavela, así como “Hacia la vida”, de Cuco Sánchez; “La llorona”, y la nostálgica balada argentina “Las simples cosas”, a ritmo de rumba flamenca y rock (según Roxana “la canción más bonita del mundo para Chavela”).

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,

lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño se queda sin hojas.

 Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,

 esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

 

Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida

y entonces comprende cómo están de ausentes las cosas queridas.

 Por eso, muchacha, no partas ahora soñando el regreso;

 que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Se hace camino al cantar

Las canciones del disco las interpretó en el Auditorium de Palma de Mallorca el pasado 5 de agosto, acompañada de Juan Salvador Regalado, guitarrista de la madrileña María Dolores Pradera (quien falleció el 28 de mayo de 2018). Cuenta Roxana Río:

“Quise hacer un homenaje a Chavela Vargas porque ella me acompañó todos los años que viví en España, cuando cantaba mis canciones y el público siempre me pedía ‘las de Chavela’. Así fue como la conocí. Me compré sus discos y empecé a estudiar sus canciones. Me cautivó su manera de interpretar.”

Los temas del CD los eligió conforme recordaba aquellos interpretados “en directo” por Chavela, en el Teatro Albéniz de Madrid:

“Esos tres conciertos cuando la conocí se me quedaron grabados para siempre. Su fuerza en el escenario y el silencio sepulcral en la sala durante los momentos en que ella interpretaba, estrujándote el corazón y las tripas, eran algo verdaderamente conmovedor.”

Mariano Pérez, ganador de un Grammy Latino en 2017, es el productor de este plato láser “muy acústico”, con arreglos en guitarra de Alberto Yagalee y músicos profesionales mexicanos. Participan en Donde nadie nos juzgue (verso tomado de “Vámonos”) Juan Cubas Fridman (guitarra), Juan Carlos Salgado (requinto); Miguel Ángel Castañeda y Ricardo Molina (percusiones), Hermanos Zermeño (palmeros), Álvaro Juárez (guitarrón), Javier Lozada (bajo acústico), Agustín Montalbán (cello), Rodolfo Somoza (violín), Sonia Fuster (viola), Carlos Soriano (flauta). 

Acerca de “La llorona”, explica:

“Son los versos que siempre he cantado desde niña y quise respetar eso en vez de utilizar los de Chavela, pues es un tributo y no una imitación. Donde nadie nos juzgue es también un concierto que hemos venido armando desde 2016 con mucho éxito en Europa y mis visitas anteriores a México.”

La periodista Katilú Jackson presentó el álbum para el público francoparlante de su programa Les Melodies de Soleil, en RCF Radio de Bélgica, a finales de noviembre, cuestionando a la artista veracruzana:

–¿Por qué has modernizado la música tan mexicana de Chavela?

–Siempre he cantado sus canciones, la adoro mucho –respondió en francés–. Yo creo que es una buena manera de acercar a los jóvenes en la música tradicional de México (https://youtu.be/x2H0rbnq9Lw).

“A pesar de ser yo compositora, quise hacer este disco con versiones de otros autores, porque creo que es muy importante mantener nuestra tradición y que las nuevas generaciones continúen este gran legado; por eso las canciones han sido hechas con arreglos modernos sin perder su toque tradicional.”

La producción de Roxana Río y Marbolo Music contiene la siguiente dedicatoria: Mi muy amada Chavela, en mi alma quedaron impresos tu canto y tu entrega en el escenario. Jamás olvidaré esos días. Desde entonces me has acompañado en mis conciertos. Por eso y más, ahora te ofrezco mi humilde reconocimiento en este tributo musical. ¡Gracias, Chavela! Un beso hasta la dimensión en que te encuentres. Roxana Río.

Roxana Río se despide de Proceso entonando los versos finales de la pieza de César Isella (Salta, Argentina, octubre 20 de 1938), con letra del poeta Armando Tejada Gómez (Mendoza, 21 de abril de 1929-Buenos Aires, noviembre 3 de 1992), “La simples cosas” (https://youtu.be/kSRex8sj_u4):

Demórate aquí, en la luz mayor de este mediodía,

 donde encontrarás con el pan al sol la mesa tendida.

Por eso, muchacha, no partas ahora soñando el regreso;

que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo.   

Los discos anteriores suyos llevan por título Cosas buenas, México en el alma, Tararí, Versos de agua y Un amor que dure cien años (www.roxanario.net y https://youtu.be/GruvDc3jYCE).

El álbum está engalanado con ilustración artística de Zoveck Estudio, realzando los coloridos atuendos de Roxana Río cuando pisa un escenario. Ella ofrece estas palabras al escucha en contraportada:

Deseo que tu corazón conecte con el mío y que en las letras de los grandes compositores, cada alma encuentre su propia nota.