Una mujer observa la iglesia en Charleston. Foto: AP