Feligreses rezan después del tiroteo en Charleston. Foto: AP