Un policía en busca del asesino de Charleston. Foto: AP