El PAN, en manos de una mafia

Hernán Cortés sigue conquistando espacios al interior del PAN y se perfila como candidato a la gubernatura. En la última semana se anotó un triunfo al colocar a Miguel Ángel Monraz Ibarra como presidente sustituto del partido en la entidad; pero esa victoria podría ser pírrica. El analista Jaime Preciado Coronado comenta a Proceso Jalisco que el PAN está a punto de fragmentarse, pues aun cuando sus dirigentes locales hablan de unidad, están más divididos que nunca. Y cita el agrio discurso del candidato perdedor, Guillermo Martínez, quien asegura que Acción Nacional está en manos de una mafia.

El triunfo de Miguel Ángel Monraz Ibarra como dirigente sustituto del PAN Jalisco no sólo confirma la hegemonía del Grupo Guadalajara, encabezado por el aspirante a la gubernatura Hernán Cortés Berumen; también deja heridas y división ideológica en el seno del partido, obligado ahora a buscar la unidad, así sea artificial, para tapar las añejas pugnas.
Furioso por su derrota, el contrincante de Monraz, Guillermo Martínez Mora, pronunció frases que retratan la polarización intrapanista y que los diarios locales reprodujeron en sus ediciones del domingo 21: “El PAN sigue en manos de la misma mafia”; “La gente deshonesta siempre triunfa”; “Quienes saben manipular la democracia han obtenido esto”.
El analista político Jaime Preciado Coronado asegura a Proceso Jalisco que el nombramiento de Monraz Ibarra es parte de la “exitosa estrategia” del grupo de Cortés Berumen, quien se fortalece al colocar a su candidato en la dirigencia estatal del partido, luego de llenar el jueves 18, aun con acarreos, el Auditorio Telmex para el informe legislativo de la diputada federal Josefina Vázquez Mota.
Emilio González Márquez, Francisco Ramírez Acuña y a Alberto Cárdenas Jiménez, los tres enemigos comunes de Cortés, se reunieron el lunes 22 en un restaurante del centro comercial de Plaza Andares y a regañadientes patentizaron su respaldo a Monraz Ibarra; incluso hablaron de “unidad” frente a las cámaras de televisión.
Con ello, se olvidaron que en un encuentro anterior, el del 6 de mayo pasado, hablaron de que investigarían a militantes incómodos ligados a Cortés Berumen, entre ellos Rodolfo Ocampo, exdirector del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA); Jorge Salinas, coordinador de los diputados locales en la pasada Legislatura, y Alfredo Argüelles, exsecretario general del Congreso.
Para Preciado Coronado, en el PAN “falta una autocrítica profunda… Ahora resulta que el problema ya no es la corrupción de los integrantes de la anterior legislatura o del SIAPA, sino ‘echarle tierrita’ al conflicto y gozar de unidad artificial, ahora sí preocupados por el avance del PRI y sus éxitos electorales. Es la unidad sin cumplir las promesas de combate a la corrupción”.
En su edición del 22 de mayo pasado, este semanario adelantó que el diputado local Monraz Ibarra tenía más posibilidades de ganar a Martínez Mora. Despejada la incógnita, la división ideológica se profundiza de cara al 2012, sobre todo porque ya varios panistas locales hacen alianza con alguno de los precandidatos.
Muestra del reacomodo al interior del PAN es que el senador Héctor Pérez Plazola se encargó de defender la candidatura de Monraz Ibarra. Cabe recordar que el 7 de noviembre de 2009 Pérez Plazola fue el adversario de Cortés Berumen cuando éste se quedó con la dirigencia estatal del PAN.
En el caso del candidato Martínez Mora, un exitoso empresario de sopas instantáneas, el apoyo correspondió al senador Alberto Cárdenas, otrora enemigo de Ramírez Acuña. Al final, Monraz ganó por 66 votos, mientras que Martínez sólo obtuvo 28.
Martínez Mora no se resignó y arremetió contra el coordinador de los diputados panistas, José María Martínez, aspirante a la alcaldía de Guadalajara; dijo que él era el primero de la mafia que controla al PAN: “José María ha operado tristemente y ya sé qué va a decir (que quiere) ¡pruebas! Pero las pruebas es cómo ha operado el tema con los magistrados”.
Martínez Mora se refiere al enredo legal previo a la elección. Luego de que Cortés Berumen renunció al cargo el pasado 24 de junio para ser precandidato a la gubernatura, el interinato recayó en Iván Argüelles. El 30 de ese mes los panistas jaliscienses lanzaron una convocatoria en la que propusieron realizar la elección del presidente sustituto el sábado 20 de agosto.
Sin embargo, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN vetó la convocatoria y el 22 de julio señaló que no había necesidad de otra elección, y propuso que Argüelles se quedara hasta julio de 2012. Pero Monraz impugnó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que resolvió el jueves 18 que la asamblea debería realizarse el sábado 20 de agosto, como se hizo finalmente.
“A mí me privaron de los tiempos (de campaña); esto fue manejado por José María Martínez y operado a través de los magistrados”, se queja Martínez Mora.
Unidad artificial

Al tomar posesión como presidente sustituto del PAN, Monraz Ibarra se mostró optimista y adelantó que encabezará una dirigencia de “puertas abiertas” para escuchar a todos los militantes:
“Refrendo mi compromiso de trabajo, de unidad y de diálogo de debate y de apertura al interior del PAN; estoy claro de los retos que tenemos que enfrentar, pero más claro estoy del esfuerzo que tenemos que hacer al interior de Acción Nacional para recobrar la confianza de los panistas y de poder recobrar la confianza de los ciudadanos.”
El mismo discurso repitieron los dos exgobernadores panistas y González Márquez el lunes 22 en su reunión en Plaza Andares: “No tengo la menor duda de que nuestro presidente estatal estará cumpliendo con las reglas, con los estatutos, con nuestra ideología y con los lineamientos que a nivel nacional el partido marque para poder lanzar a nuestros candidatos”, declaró Ramírez Acuña.
Entrevistados por el reportero, militantes del partido explican que, aun con ese discurso impostado y la supuesta unidad en torno de Monraz, la fractura del PAN es inminente.
El analista Preciado Coronado también lo ve de esa forma: “Si los exgobernadores (Alberto Cárdenas Jiménez y Francisco Ramírez Acuña) y el gobernador Emilio González Márquez olvidaron sus viejas rencillas, es sólo porque los une la enemistad con Hernán Cortés y su debacle política”.
Respecto de Cárdenas Jiménez, carece de grupo al interior del partido; Ramírez Acuña apenas cuenta con el apoyo de los diputados Abraham González Uyeda, José Antonio de la Torre y Ramón Demetrio Guerrero; sólo González Márquez tiene algo de fuerza pues aún controla la nómina estatal.
La unión de González Márquez con sus dos antecesores se debe a que él apoya a su secretario general de gobierno, Fernando Guzmán Pérez Peláez, para que lo sustituya en el cargo; en el caso de Cárdenas Jiménez, aun cuando apoya a Guzmán, pues ocupó el mismo cargo en su administración, aspira a la alcaldía de Guadalajara, que intentará disputar a José María Martínez, ligado ahora a Cortés Berumen. Sólo Ramírez Acuña, otrora mentor de Cortés y Martínez está solo, pues ambos le dieron la espalda luego de su debacle política (Proceso Jalisco 341).
En el caso del perdedor Martínez Mora, la molestia es evidente: “No seré cómplice de una dirigencia que no tiene gente con honestidad y la sociedad los ha juzgado. Analicemos simplemente los nombres de quienes están y nos podremos dar cuenta de cómo se han venido manejando (el partido); es una tristeza. Los que queremos al partido estaremos en pie de lucha. Seguiré en el partido, no tengo duda; y seguiré contra esa mafia”.
Sobre la actitud de Martínez Mora, el analista Preciado Coronado explica que sus declaraciones son naturales, más cuando el partido tiende a caer en prácticas corporativas y de tendencias:
“Pero si el PAN quiere salir adelante eso que los divide precisamente debe ser uno de sus principales capitales, el hecho que ellos sí hacen elecciones y sí cuentan votos en las internas. Deben cuidar la contundencia y la legitimidad para evitar fracturas, considerando que también los adherentes participarán en 2012.”
Candidaturas polarizadas

El analista Jaime Preciado Coronado, adscrito al Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, señala que aun cuando los precandidatos del PAN a la Presidencia de la República despiertan simpatías entre los militantes, también separan de tajo al partido.
Y pone de ejemplo el caso de Martha Ruth del Toro, destituida de la Secretaría de Medio Ambiente (Semades) en abril pasado por manifestar sus simpatías hacia Josefina Vázquez Mota, lo que hoy llama la atención, pues Cortés Berumen apoya de manera abierta a Vázquez Mota.
Durante su informe legislativo del jueves 18 en el Auditorio Telmex, que fue parte de su precampaña, Cortés y su grupo coordinaron el acarreo de militantes de Jalisco, Colima y Nayarit para llenar el recinto. Eran notorias las camisetas con la leyenda: “Jalisco es Cortés con Josefina”.
Escoltada por el bajacaliforniano Ernesto Ruffo y el guanajuatense Carlos Medina Plascencia, Vázquez Mota agradeció el gesto, dice el entrevistado. “Su informe muestra que las bases panistas afines a la doctrina tradicionalista del partido en Jalisco apoyarán a esta precandidata y también la fuerza que toma Cortés”, dice el investigador.
El mismo jueves 18 al mediodía Vázquez Mota se reunió en Casa Jalisco con González Márquez. Después del encuentro la diputada aclaró que ninguno de los dos va a declinar, incluso descartó que el jalisciense vaya a sumarse al proyecto que ella encabeza.
González Márquez aplaudió el talento de Josefina, pero insistió en que él le ganará la contienda interna: “No es cuestión de sexo, sino de capacidad, pero le voy a ganar”. También comentó que pedirá licencia en noviembre, después de los Panamericanos. No obstante, algunos panistas aseguran al reportero que él ya se conformó con una senaduría.
En el encuentro del lunes 22 Cárdenas Jiménez dejó entrever que apoya a González Márquez. “Me gustaría que (el candidato a la Presidencia de la República) fuera un jalisciense”, aunque en el fondo no oculta su proclividad por Santiago Creel, quien estuvo en Guadalajara el viernes 19.
Creel criticó a sus contrincantes, entre ellos González Márquez y Vázquez Mota, porque, dijo, hacen precampaña sin renunciar a sus cargos: “Ojalá que los que buscamos ser representantes del panismo el próximo año se empiecen a mover, pero de tiempo completo y con una sola cachucha”.­
Las manifestaciones de “unidad” son tardías, pues en el propio partido auguran la derrota del PAN en Jalisco, sobre todo por el crecimiento del PRI en las elecciones estatales del pasado mes de julio, señala Preciado Coronado.
Según las encuestas publicadas por El Informador el 22 de junio último, el PRI aventaja al PAN en diferentes escenarios prospectivos: “40.6% de los encuestados se pronunció a favor del PRI para la gubernatura, mientras que 28.3% se inclinó por el PAN y 3.8% por el PRD”. Más: “de abril a junio, el PRI creció de 39.4 a 40.7%, mientras que el PAN descendió de 31.9 a 28.3%.