“Triunfo” bajo el lodo

Gloria Reza

La elección interna del PAN iba a ser inédita al abrirse por primera vez a los ciudadanos no panistas. Pero algo se torció bajo el peso de numerosas irregularidades y triunfó el candidato de más bajo perfil, con pobre historial en comicios y el peor posicionado en encuestas previas. Varios analistas atribuyen el triunfo del exsecretario de Gobierno Fernando Guzmán al cobijo de la ultraderecha, especialmente de la Iglesia católica, que le echó una mano poco antes del 5 de febrero, día de la jornada panista… y de la Constitución.

En medio de acarreos y reparto de lonches al estilo del PRI, pero también con inconformidades y muestras del desaire ciudadano, el domingo 5 fue elegido como candidato del PAN al gobierno de Jalisco el exsecretario de Gobierno Fernando Antonio Guzmán Pérez Peláez, quien superó a Alfonso Petersen Farah y a Hernán Cortés Berumen.
Pese a que se le consideró el precandidato de más bajo perfil, Guzmán Pérez Peláez ganó las elecciones internas panistas con más de 45 mil sufragios (38%).
Hasta el cierre de esta edición, el exalcalde de Guadalajara Alfonso Petersen, quien encabezaba las encuestas previas, no ha querido reconocer el resultado que le da el tercer lugar con 29% de los votos, casi 10 puntos menos que Guzmán y dos menos que Cortés Berumen. Éste reconoció de inmediato su derrota y se sumó a la campaña del exsecretario de Gobierno.
Tres días antes de la elección Petersen Farah se quejó de que las casillas serían insuficientes, incluso presentó una impugnación en el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y ante la Comisión Nacional de Elecciones de su partido luego de que la comisión estatal panista no tomó en cuenta su protesta.
Petersen declaró que no está en contra de los resultados, sino de la forma en que se impidió que votaran muchos ciudadanos. Agregó que “en su momento” se unirá al candidato panista.
Al inicio de la precampaña Petersen se presentaba como el precandidato mejor colocado en las encuestas y en los sondeos de opinión; tanto que su eslogan era: “Porque la gente lo quiere”. Lo que su equipo evitó mencionar es que era el que menos apoyo tenía en la estructura del PAN.
Como consecuencia de los obstáculos señalados de Petersen, los primeros comicios internos que el PAN abrió a la participación de los ciudadanos se caracterizaron por largas filas. Dos, tres y hasta seis horas tardaban algunos para depositar su voto.
También opacaron estas elecciones el “operativo carrusel” y el “acarreo” de cientos de votantes en camiones foráneos, con la consigna de apoyar a uno de los contendientes. Además, a varios medios de comunicación llegaron quejas por el supuesto pago de 500 o mil pesos para quien votara a favor de Fernando Guzmán o de Hernán Cortés, a pesar de que, según la dirigencia estatal del partido, no existen denuncias formales.
En domingo 5, varios fotógrafos y reporteros fueron testigos de la presión sobre los votantes y del abierto proselitismo en las casillas. En la mesa de votación de Santa Ana Tepetitlán, simpatizantes de Guzmán Pérez Peláez le entregaron volantes con la foto de Hernán Cortés marcada con una cruz.
Y en la Universidad de Guadalajara corrió la versión de que el Licenciado Raúl Padilla, a través del secretario general, Alfredo Peña, dio la orden de votar por Cortés para facilitarle la campaña al candidato priista, Jorge Aristóteles Sandoval.
Pero Miguel Monraz, que encabeza el comité estatal panista, aseguró que sólo ocurrieron “incidentes menores”. Jorge Sanz Cerrada, presidente de la Comisión Estatal de Elecciones, calificó la jornada electoral como una “fiesta de la democracia”, ya que las “únicas” irregularidades fueron la lentitud de casillas y errores en la integración de las listas nominales de los miembros del PAN.
Según Sanz Cerrada, se instalaron 267 mesas receptoras e imprimieron 400 mil 500 boletas, de las cuales se utilizaron cerca de 120 mil, equivalentes al 2% del padrón electoral jalisciense.
Al respecto, Petersen Farah indicó que la participación de únicamente 120 mil ciudadanos es un fracaso para su partido porque esa cifra no representa siquiera a los militantes activos y adherentes (más de 180 mil en Jalisco) y aun se esperaba que votara la población en general.
Trayectoria conservadora

Fernando Guzmán tendrá la responsabilidad de conseguir la cuarta gubernatura de Jalisco para el PAN.
Nacido en 1956 y nacido de la Ciudad de México, estudió en la Escuela Libre de Derecho en la capital del país y a principios de los ochenta se mudó a Guadalajara, donde en 1988 fue coordinador estatal de la campaña presidencial de Manuel J. Clouthier y por eso, a finales de 2011, inició su precampaña al pie de la estatua del sonorense.
Tiene 11 hijos: siete mujeres y cuatro varones. En enero de 2008 una de ellas, María Natividad Guzmán de Anda entró a prestar su servicio social en el Centro de Salud de Atención Integral en Salud Mental (Caisame) Estancia Breve, pero le dieron base como “apoyo administrativo en Salud A-7” con un sueldo mensual de 6 mil 132 pesos, que incluía ayuda para despensa, transporte y gastos de actividades en el estado.
Posteriormente la joven ingresó al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses con un nombramiento de perito A, pero realmente se desempeña en el área de recursos humanos (Proceso Jalisco 242).
Profesionalmente, el ahora precandidato único del PAN a gobernador fue director jurídico de Sears, representante del grupo Arancia Industrial y fundador del despacho de abogados Malacara-Guzmán, uno de los más caros y prestigiados de Jalisco.
En su carrera política ha sido diputado local y coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Congreso en la LVI Legislatura ( 2001- 2003). Además fue diputado federal. Estos cargos los ha obtenido siempre por representación plurinominal; nunca ha ganado una elección.
En Jalisco ha sido secretario general de Gobierno en dos ocasiones; la primera de febrero de 1998 a agosto de 2000, a la mitad del sexenio de Alberto Cárdenas. Se le recuerda por la represión al movimiento agrario El Barzón cuando éste bloqueó la Plaza de Armas e intentó meter animales en el Palacio de Gobierno. La segunda vez que ocupó el cargo, de marzo de 2006 a noviembre de 2011, ya en la administración de Emilio González, volvió a mostrar su mano dura contra los opositores del Macrobús.
Antes de las elecciones internas del PAN, muchos analistas políticos consideraban a Guzmán un adversario fácil de vencer. De hecho, en las internas de 2002 para la presidencia municipal de Guadalajara, lo derrotó Emilio González.
Con la bendición

Descrito por sus amigos como un “soldado de Cristo”, Guzmán Pérez Peláez fue presidente de la asociación derechista Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC). En su página de internet resalta su trabajo como docente en la Universidad Panamericana, del Opus Dei.
Una semana antes de la elección interna, María Natividad de Anda, esposa de Fernando Guzmán, solicitó el apoyo de uno de los clérigos de la parroquia de San Miguel de Mezquitán para inducir entre los feligreses el voto a favor de su marido. El mensaje fue difundió en una misa, en el apartado de los anuncios de la parroquia, donde también se presumió a Guzmán como el candidato del cardenal Juan Sandoval Íñiguez (Mural, 31 de enero).
El vocero del Arzobispado, Antonio Montaño Gutiérrez, dijo que desconoce el incidente y se comprometió a investigarlo, pero hasta la fecha no existe ninguna resolución de la Iglesia sobre esa denuncia pública.
De cualquier forma, Fernando Guzmán ha hecho suya la plataforma de la Iglesia católica: es un férreo opositor del matrimonio gay, promovió el blindaje de Jalisco contra el aborto y se dijo defensor de la familia en la LIX Legislatura federal, cuando coordinaba a los diputados panistas de Jalisco.
Ya desde la LIV Legislatura local (1995-97), una de sus principales banderas ha sido resolver el homicidio del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, ocurrido el 24 de mayo de 1993 en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara. Entonces creó y presidió una comisión especial para darle seguimiento a las investigaciones.
Guzmán Pérez Peláez ha gastado millones de pesos del erario público para que la Procuraduría General de la República (PGR) siga la línea de que el cardenal Posadas fue asesinado intencionalmente. Con ello quiso desvirtuar la versión del entonces procurador, Jorge Carpizo McGregor, quien primero sostuvo que el cardenal fue víctima del fuego cruzado entre narcos, y luego –cuando el médico forense Mario Rivas Souza afirmó que los tiros “fueron directísimos”– señaló que fue alcanzado circunstancialmente en un enfrentamiento entre pistoleros del Chapo Guzmán y de los Arellano Félix.
El periodista Álvaro Delgado, autor de investigaciones sobre El Yunque, afirma que Guzmán forma parte de esa organización clandestina, igual que su jefe político, el gobernador Emilio González Márquez, y otros funcionarios estatales.
Analistas cercanos al PRI aseguran que, si bien hasta ahora el precandidato único de este partido, Aristóteles Sandoval, es el mejor ubicado en las encuestas, para la campaña formal Guzmán podría sacar ventaja de su cercanía con los grupos ultraconservadores, entre ellos la Iglesia.
Agregan que por esa razón pueden utilizar los “escándalos” que han marcado la vida privada de Aristóteles Sandoval, como un proceso de divorcio y sus presuntos nexos con personas ligadas al crimen organizado (Proceso 1832).
Según Gilberto Pérez Castillo, asesor de la presidencia municipal de Zapopan, Fernando Guzmán es uno de los hombres más informados en la entidad, con una de las mejores estructuras partidistas y el que mejor batalla le puede ofrecer al PRI.
Entrevistado sobre la figura de Aristóteles hace tres semanas, el exlegislador Héctor Álvarez, quien ahora colabora con Guzmán Pérez Peláez, anticipó: “Más vale que los priistas no canten victoria, faltan apenas unos meses para los comicios y hay muchas cosas oscuras de la personalidad de Jorge Aristóteles que la opinión pública aún no conoce” (Proceso 
Jalisco 375).
Sin embargo, en distintos medios de comunicación siguen apareciendo análisis que califican al aspirante panista como el más débil en la confrontación con electoral con Sandoval y con el precandidato de las izquierd