Los mexicanos, con mayor predisposición genética a la hipertensión

MÉXICO D.F. (apro).- Los mexicanos tenemos tres veces más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial que el resto de la población mundial, revela un estudio realizado por los investigadores Eros Balam Ortiz y Gerardo Jiménez Sánchez.

La causa probable de dicho padecimiento, dicen los autores, se ubica en nuestras raíces prehispánicas, particularmente en cuatro polimorfismos (genes) heredados de los antepasados indígenas: el A-6, C4072, C6309 y G12775.

La hipertensión arterial es, en efecto, un problema grave de salud pública que afecta a un tercio de la población nacional y se asocia a elevadas tasas de morbilidad. Aproximadamente un 54% de las aplopejías y un 47% de las enfermedades cardiacas en todo el mundo se deben a la alta presión sanguínea. La mayoría de los enfermos, sin embargo, son asintomáticos o con bajos niveles de control.

El artículo titulado Hypercontrols in genotype-phenotype analysis reveal ancestral haplotypes associated with essential hypertension, se publicará en el número de abril de la revista Hypertension, bajo la firma de quince investigadores de diversas instituciones del país. Entre los autores destacan los doctores Eros Balam Ortiz (médico cirujano e investigador del Instituto Nacional de Medicina Genómica), y Gerardo Jiménez Sánchez (pediatra y doctor en genética humana y biología molecular por la Universidad Johns Hopkins).

Los resultados de la investigación indican que el polimorfismo C6309 fue el que se asoció con un mayor riesgo de presentar presión sanguínea alta. Sin embargo, matizan los investigadores, esto no significa que los pueblos prehispánicos hayan padecido esta enfermedad, ya que su desarrollo siempre ha dependido de una articulación muy compleja de factores genéticos y ambientales.

El alto consumo de sal en la población, sin embargo, representa un considerable factor de riesgo, puesto que provoca un aumento en la alteración metabólica cuando se combina con ciertos halotipos.

La investigación se realizó con 706 mexicanos, de los cuales 500 presentaban “hipertensión esencial”, mientras que el resto formó parte de un grupo control que no padecía dicha enfermedad. En el estudio se incluyó información genómica de los zapotecas, uno de los grupos indígenas más representativos del país.

La predisposición genética de los mexicanos para el desarrollo de hipertensión arterial es la única que ha sido encontrada hasta la fecha en un grupo humano, lo cual abre nuevas posibilidades para tratamientos específicos de dicha enfermedad.

Un porcentaje elevado de enfermos con tratamiento médico no ha logrado estabilizar su presión sanguínea, lo cual puede deberse a factores genéticos ahora ya identificados, concluyen los investigadores.