Música: El olvidado Sylvester Weaver

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El 24 de octubre de 1923 en Nueva York, la cantante de blues Sara Martin, quien ya había grabado varios discos con su propia banda para el famoso sello discográfico Okeh (se pronuncia “okey”), tuvo la ocurrencia de grabar una canción acompañada sólo por una guitarra.

El elegido para el trabajo fue Sylvester Weaver, guitarrista nacido el 25 de julio de 1896 en Louisville, Kentucky. El dueto grabó dos piezas: “Longing for daddy” (“Añorando a papi”) y “I’ve got to go and leave my daddy behind” (“Tengo que irme y dejar a mi papi atrás”).

Nueve días después de esa primera grabación, Weaver entró al estudio nuevamente para registrar dos canciones más: “Guitar blues” y “Guitar rag”.

Tanto las grabaciones con Sara Martin como las suyas de solista fueron lanzadas por Okeh en discos de acetato de 78 RPM que fueron muy bien recibidos por el público, lo que motivó a la disquera a pedir más tanto del dueto como del guitarrista.

En los días en que la vida corría más despacio y tal vez con pocos conocimientos en mercadotecnia, la disquera anunciaba a sus artistas de esta manera: “Sara Martin tuvo la brillante idea de hacer grabaciones con un acompañamiento de guitarra, y los primeros discos de este tipo lanzados han causado notable impresión en todas partes del país.”

“Sylvester Weaver –continuaba el anuncio– toca su guitarra en una manera muy original, que consiste principalmente en deslizar un cuchillo de arriba abajo de las cuerdas, mientras toca con la otra mano.”

Así, el dueto grabó varias piezas más que se convirtieron en éxitos discográficos. El guitarrista por su cuenta también se anotó varios éxitos lo cual le valió cierto reconocimiento dentro del medio musical. En 1925 y pese a ya tener cierta fama, Weaver regresó a su natal
Louisville; entró a trabajar como empacador en una fábrica de ropa y tiempo después, tomó un oficio como conserje.

Dos años después, en abril de 1927, volvió a Nueva York para grabar con Sara Martin, y unas cuantas piezas más como solista. Además hizo dueto con el guitarrista Walter Beasley, con quien grabó en noviembre de ese año.

Tras esas grabaciones, el guitarrista se retiró de la música. Nuevamente regresó a su pueblo natal para convertirse en el chofer y mayordomo de una familia acaudalada, viviendo una vida tranquila.

El miércoles 4 se cumplieron 52 años de la muerte de Sylvester Weaver, quien el 24 de octubre de 1923 se convirtió en el primer guitarrista de la historia en grabar una canción de blues.

Tras su muerte, fue olvidado por la industria discográfica, el público y por la gran mayoría de sus compañeros músicos.