Música: Ahmet Ertegun

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Cuando en noviembre de 1944 el primer embajador de Turquía en Estados Unidos, Munir Ertegun, falleció en Washington D.C., su familia, que lo había seguido a Suiza, Inglaterra y Francia en su trabajo diplomático, se dividió tras la decisión de sus hijos Nesuhi y Ahmet de quedarse a probar suerte, mientras que su esposa Emine y su hija Selma regresaron a su país natal.

Poco después Ahmet Ertegun y su amigo Herb Abramson, financiados por el dentista de la familia Ertegun, el doctor Vadhi Sabit, fundaron en noviembre de 1946 en Nueva York la icónica discográfica Atlantic Records.

En un principio Atlantic estuvo dedicada a lanzar discos de jazz y rythm & blues pues Ertegun era un amante de esos géneros. En 2005 recordaba:

“Cuando tenía ocho o nueve años, en 1932, mi hermano Nesuhi me llevó a ver a Cab Calloway y después a Duke Ellington en el Palladium de Londres. Yo nunca había visto a gente negra, aunque había visto fotografías de extraordinarios artistas, como Josephine Baker, y jamás había escuchado músicos tan gloriosos como aquellos con ritmos como nunca habías escuchado antes en los discos.”

Su disquera tardó algunos años en despuntar y no fue sino hasta que decidió contratar a Ray Charles, en ese entonces un cantante con muy poco éxito al que nadie buscaba, que la compañía, ya con su hermano Nesuhi como socio, alcanzó notoriedad en la industria musical.

Después se unieron a Atlantic músicos como John Coltrane, Aretha Franklin, Ben E. King, Solomon Burke, BB King, Otis Reding, Percy Sledge, Crosby Stills Nash & Young, Led Zeppelin, Genesis, Yes, Eric Clapton, Phil Collins y The Rolling Stones, entre muchísimos otros que convirtieron a Atlantic en una de las mayores compañías de discos de la historia.

Fundador además del Salón de la Fama del Rock and Roll, de la Fundación Rythm & Blues (dedicada a salvaguardar los intereses financieros de los viejos músicos de blues), del club de futbol Cosmos de Nueva York y acreedor de una gran cantidad de premios, se arrepentía de no haber firmado a dos grandes de la historia musical mundial. Recordaba hace unos años:

“Me acerqué a firmar a Elvis Presley, le ofrecí 25 mil dólares, pero él pedía 45 mil y yo simplemente no tenía otros 20 mil. También estuve cerca de firmar a The Beatles, pero uno de mis abogados la regó un poco y no sucedió, pero ese mismo abogado me consiguió todos los derechos de Woodstock seis meses antes de que sucediera.”

El 29 de octubre de 2006 Ertegun acudió al Beacon Theater a ver una presentación de los Rolling Stones, que iba a ser filmada por Martin Scorsese y a la postre se convirtió en el documental Shine a light. Ese día Ertegun resbaló en la sala VIP del teatro, estrellando su cabeza con el piso. Fue llevado de emergencia al hospital y su condición era estable. Días después el guitarrista de Led Zeppelin, Jimmy Page, anunció que el también compositor de éxitos como Mess Around había entrado en coma y se reportaba como grave. Semanas después, el 14 de diciembre, murió en un hospital de Nueva York.

El pasado 31 de julio Ahmet Ertegun, una de las figuras más importantes en la industria musical del siglo XX, hubiera cumplido 89 años