Del alcalde de Ixmiquilpan

Señor director.

Agradezco el espacio brindado para aclarar una situación que seguramente el reportero que elaboró la nota Las culturas otomí y ñahñú en la Feria de Ixmiquilpan (Proceso 1866) y sus lectores no entienden, pero sobre todo por algo que merece toda mi atención:

Primeramente: Mi paisano el señor Armando Vigueras Maldonado se inconformó a través de una carta publicada en Palabra de Lector de Proceso 1868, donde alude al trabajo de la administración que actualmente encabezo en el municipio de Ixmiquilpan, estado de Hidalgo.

Este hecho no me sorprende debido a que el señor Armando Vigueras representa los intereses de un grupo resentido por haberse visto obligado a dejar el poder que les perteneció durante muchos años, aunque tendrán que aprender a aceptar la voluntad popular, pero sobre todo a reflexionar sobre el motivo por el cual la comunidad de este municipio ya no quiere saber más de ellos.

No pretendo aquí denostar a su persona, no es mi estilo. Sólo quisiera aclarar al señor Vigueras que la lucha social no se demuestra únicamente desde la oposición, sino también contribuyendo al desarrollo social. Y si a las bases sociales y seguidores voluntarios les llama “guardias pretorianas”, inicia mal su inconformidad, además de mentir cuando se ostenta como miembro del comité del Centro Histórico del que ya hace más de dos años no forma parte.

El segundo asunto, que considero de gran importancia debido a que nuestro programa de prioridades contempla la cultura, la educación y el turismo como eje del desarrollo económico del corazón del Mezquital –muestra de ello es la institucionalización de un festival internacional de culturas indígenas que ya prepara su segunda edición para el 2013–, es que a través de su escrito el señor Vigueras hace referencia a la supuesta opinión expresada por el cantautor Guillermo Velázquez, aludiendo a que no se le ha pagado el 50% de finiquito por su presentación y a que además se le quiso censurar su actuación por instrucciones mías.

A ello respondo con pruebas lo siguiente: Tiene razón el señor Guillermo Velázquez. No tengo el gusto de conocerlo personalmente, aunque a diferencia de él yo si lo conozco en retrato, ya que tengo varios de sus discos, debido a mi gusto por su música, y me hubiera encantado conocerlo personalmente.

Al señor Guillermo Velázquez lo contrató el señor Edy Rodríguez, quien fungiera como director de Cultura en aquel momento y que posteriormente dejó de colaborar en mi equipo. A través de varios oficios, se le solicitó reiteradamente al mencionado señor Edy Rodríguez que nos entregara la documentación que correspondía a su área y que requeríamos para dar seguimiento a los asuntos del municipio en materia de cultura. Sin embargo, irresponsablemente, el señor Rodríguez no lo hizo, por lo cual es posible que el pago de finiquito no se haya realizado. Aprovecho este espacio para invitar al artista a informarnos sobre este asunto y que tenga la seguridad de que inmediatamente le será pagado el adeudo si éste existiera.

Hasta este momento, y de manera por demás extraña, no ha habido ningún contacto –con el ayuntamiento o con mi persona– con el objetivo de cobrar que pudiera demostrar mi negligencia para realizar el mencionado pago. Lo que sí puedo comentar es que a todos los artistas que programó el ayuntamiento directamente, y que suman más de 30 –entre los que se encuentran Rocco Pachucote, Silvie Henry, Nortec Collective, Lluvia de Palos, Su Mercé, Venado Azul, Radaid, por sólo citar algunos– se les liquidó puntualmente, y fueron igualmente pagados los servicios de producción que hicieron posible el exitoso Primer Festival de Culturas Indígenas de Ixmiquilpan.

En cuanto al “intento de censura” de mi parte, y si fuera cierto que es opinión emitida por el artista Guillermo Velázquez, me gustaría comentarle al talentoso cantautor que irónicamente, a pesar de su crítica postura hacia la clase política, ahora está siendo utilizado por seguirle el juego a un grupo de políticos que no aceptan haber perdido el poder. Además, señor Velázquez, usted supone que se intentó apagar el equipo de audio y también supone que su actuación me disgustó. Hay mas 8 mil personas que son testigos de que al final de su actuación le fue entregado un reconocimiento de parte del municipio y una felicitación en voz del reconocido actor Julio Casado, que en ese momento nos apoyó como conductor del evento.

Lo que me hace pensar, señor Guillermo Velázquez, que si en verdad esa es su opinión, o es muy mala su memoria o realmente está consciente de los oscuros motivos que mueven esta “inconformidad”.

 

Atentamente

Ingeniero Cipriano Charrez Pedraza

Presidente municipal de Ixmiquilpan, Hidalgo