Dignidad e ignominia

Canción de tumba, nuevo libro de Herbert.

1

Una de las novelas mexicanas más destacas en este año fue Canción de Tumba, de Julián Herbert. La narración recibió el Premio Jaén de Novela 2011, otorgado por la Obra Social de Caja Granada en Andalucía. Además se le concedió el Premio Iberoamericano de Novela Ciudad de México Elena Poniatowska 2012.

Julián Herbert (Acapulco, 1971) es poeta y narrador. En Canción de tumba cuenta la vida de su madre, Guadalupe Chávez, quien fue prostituta. La historia comienza en el hospital en donde la mujer se encuentra internada por leucemia. Julián la cuida y durante la custodia escribe sus recuerdos de infancia y juventud. También trata de la complicada relación con su progenitora y hermanos. Igualmente reflexiona sobre el oficio de escribir. El relato ocurre en el México contemporáneo sumido en la corrupción y el narcotráfico.

En Canción de tumba (editada por Mondadori), Julián Herbert escribe sobre la difícil vida de su madre. La elección de su oficio respondió al deseo de mantener su independencia, ya que se negaba a someterse a un hombre, y a la falta de preparación. No obstante, les enseñó a sus descendientes el coraje para enfrentar la dura existencia y buscar formas dignas. La narración es presentada de manera franca por Herbert y sin ningún artificio, con lo que consigue una lectura intensa.

2

En los inicios de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética invadió los países bálticos de Estonia, Letonia y Lituania. Una de las intenciones estratégicas era contener el despliegue alemán, por lo que no sólo ocupó la región, sino que creó listas de personas consideradas antisoviéticas, con orígenes alemanes o políticamente peligrosas, para evitar cualquier subversión. Los listados fueron hechos por la NKVD, después llamada KGB. Luego los elegidos fueron asesinados, encarcelados o deportados a campos de trabajo en Siberia.

La exterminación fue poco advertida porque la atención recaía sobre las atrocidades de los nazis, e incrementó las crueldades contra los expulsados y la destrucción de los países bálticos hasta que fueron desaparecidos del mapa mediante la absorción. Parte de la infamia que soportaron estos hombres, mujeres y niños es tratada por Ruta Sepetys en la novela Entre tonos de gris (Ed. Oceano-Maeva; México, 2012. 280pp.).

En este libro, Sepetys hace una denuncia de los horrores que padecieron los lituanos a manos de los soviéticos. Hay que indicar que durante la existencia de la URSS a los deportados que regresaron se les trató como criminales y se les obligó a vivir en áreas restringidas. Si comunicaban sus experiencias eran castigados con la cárcel o deportados de nuevo. Hasta hace pocos años comenzó a conocerse la ignominia sufrida. Entre tonos de gris es el resultado de una recolección de testimonios realizado por la autora. En 2012 recibió el Premio de la American Booksellers Association al mejor libro.