Ahora arranca Peña ‘cruzada’ de registro de menores

El presidente Enrique Peña Nieto y el ministro Juan Silva Meza.
Foto: Xinhua

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto atestiguó hoy el inicio de un programa registral que pretende abatir el rezago en actas de nacimiento, homologar los criterios de los registros civiles de las entidades federativas, e integrar un sistema universal de registro de nacimientos en 2015.

Al adelantar la celebración presidencial por el 30 de abril, Día del Niño, Peña Nieto fungió como testigo de la firma del convenio entre la Secretaría de Gobernación (Segob) y el sistema DIF nacional para realizar una Campaña Nacional para el Registro Universal, Oportuno y Gratuito de Nacimientos de Menores de Edad.

Antes de firmar el convenio, el titular de la Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, y la presidenta del Consejo Consultivo Ciudadano del DIF, Angélica Rivera, explicaron el fundamento del programa y destacaron la importancia del acta de nacimiento como documento de identidad.

En sus respectivas intervenciones, ninguno de los dos ofreció diagnóstico ni cifras del rezago.

“De acuerdo con datos proporcionados por el INEGI en su informe Conociendo México 2012, hay cuatro nacimientos cada minuto en nuestro país; sin embargo, como se ha dicho aquí, muchos de éstos no se registran”, expuso Osorio Chong.

Añadió que la mitad de los niños mexicanos vive en condiciones de pobreza y la principal carencia que tiene es el acceso a la salud.

Tanto Osorio Chong como Angélica Rivera indicaron que el documento de identidad facilita el acceso al ejercicio de derechos fundamentales de los niños como a la salud, educación y alimentación.

Angélica Rivera detalló que el programa será coordinado entre el DIF nacional y los registros civiles de los estados, que realizarán los registros de menores de manera gratuita, con el objetivo de que el acta de nacimiento no represente una carga económica para las familias.

El acto se celebró en la residencia oficial de Los Pinos, a donde acudieron unos 135 niños procedentes de todas las entidades del país, con quienes Peña Nieto tuvo una convivencia posterior al acto.