Envía EPN al Congreso leyes educativas secundarias

Maestros de la CNTE marchan en contra de la reforma educativa.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- Esta tarde, la Secretaría de Educación Pública citó repentinamente a una conferencia de prensa en el salón Coro Alto de la sede de esa dependencia, en el centro de la Ciudad de México, a las siete de la noche, para anunciar que la Presidencia de la República enviaría esta misma noche al Congreso las iniciativas de leyes secundarias de la reforma educativa.

Ante los medios de comunicación, rodeado de sus colaboradores, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet Chemor, informó que Enrique Peña Nieto firmó las iniciativas para las leyes correspondientes a la reglamentación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), Ley General de Educación y Ley de Servicio Profesional de Carrera Docente, dispuestas para ser aprobadas en la Cámara de Diputados en el periodo extraordinario que se estableció para el miércoles 21, con duración de tres días.

De la reforma, que ha sido rechazada por maestros y expertos en la materia por enfocarse en temas laborales más que educativos, Chuayffet reconoció que en el paquete de leyes secundarias que se entregará al Congreso hay vacíos para hacer de la educación en México un instrumento de justicia social.

“Es necesario reconocer, lo digo con claridad, que hay muchos otros renglones en materia educativa que deberán ser abordados en otros instrumentos jurídicos en otro momento para alcanzar que la educación nacional sea el instrumento de justicia social y de desarrollo que esperamos”, fueron sus palabras.

De la iniciativa de ley del INEE, dijo que ésta propone regular el Sistema Nacional de Evaluación Educativa y establece que las evaluaciones no serán estandarizadas, considerando contextos demográficos, sociales y económicos.

Sobre las atribuciones del nuevo instituto, habló de evaluar componentes, procesos y resultados del Sistema Educativo Nacional, así como de las relacionadas con el Servicio Profesional Docente para la evaluación de maestros y personal con funciones de dirección y supervisión de la educación básica y media superior.

Respecto de la iniciativa de ley del Servicio Profesional Docente, Chuayffet anunció que tendrá como propósito contribuir a que la educación básica y media superior que imparte el Estado aumente sus niveles de calidad.

En el caso de los maestros, señalados por el mismo gobierno federal como responsables del nivel educativo en el país, el secretario intentó matizar: “Es injusto atribuir los bajos resultados educativos a un solo factor, como frecuentemente se ha señalado de manera equivocada, puesto que el magisterio reclama evaluaciones que consideren una valoración integral de su desempeño y atiendan a la complejidad de circunstancias en las que el ejercicio de la función docente tiene lugar”.

Y luego siguió: “Ha sido y es indispensable reconocer la proliferación de prácticas indebidas que han dañado a la educación, a la dignidad del maestro y al derecho de los mexicanos a una educación de calidad.

“En este sentido, se cuenta con las evidencias que hacen ver la necesidad de crear y tener una estructura jurídica y una organización eficiente que asegure el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio.

“Esta iniciativa confiere a la evaluación, la iniciativa que debe tener en la organización del Servicio Educativo Nacional. Toma en cuenta las prácticas efectuadas en esta materia en los últimos años, recoge opiniones de maestros, expertos y representantes de la sociedad, y favorece una cultura que permite apreciar el valor que la evaluación aporta para que el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio tengan como base los principios de legalidad, certeza, imparcialidad, objetividad, profesionalismo y transparencia”.

Por último, en referencia a la Ley General de Educación, Chuayffet habló de crear el Sistema de Información y Gestión, punto en el que maestros y expertos en la materia han señalado por comprometer la gratuidad de la educación y abrir paso a aportaciones privadas.

“La iniciativa propone establecer que las autoridades educativas federal, locales y municipales deberán realizar acciones tendientes a fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas.

“Esta iniciativa es una herramienta indispensable para lograr la igualdad social y combatir el rezago”.

En una breve ronda de preguntas de la prensa, se le pidió a Chuayffet ser puntual respecto de las sanciones para quienes incumplan con las evaluaciones del INEE.

“En relación con la evaluación, el que no la practique, así entendí la pregunta, enfrentará responsabilidades oficiales. Y el que no la realice, o lleve a cabo, tendrá sanciones en su desarrollo como profesional docente. En ninguno de los casos hay impunidad, en los dos casos son punibles”, advirtió.

Sobre “los vacíos” que deberán ser abordados en un futuro, Chuayffet señaló que fueron “muchísimos” los temas que quedaron fuera, y destacó como “fundamental” la educación Normal: “Una materia en la que México ha desarrollado muy pocos esfuerzos y los países con solidez educativa ya la tienen”.

Por último, abordando uno de los temas más conflictivos de la reforma educativa, a Chuayffet Chemor se le cuestionó una vez más sobre el carácter punitivo de la evaluación a los maestros en cuanto a su permanencia.

“La permanencia está protegida en la Ley del Servicio Profesional, de tal manera que no tiene mayor problema para los maestros que ya tienen ese derecho adquirido. Son muchos factores los que se van a tomar en cuenta, no es un examen al maestro, es una valoración hasta de la infraestructura física en la que un docente desempeña su labor.

“Entonces, el proceso de evaluación no deberá ser punitivo, sino más bien un sistema de acompañamiento al magisterio para que logre una mayor calidad en la prestación de un servicio tan importante”, concluyó Chuayffet