Recuerdan al escritor José María Pérez Gay en Bellas Artes

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Esta tarde la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes fue sede del homenaje al escritor José María Pérez Gay (1944-2013), donde se dieron cita diversas personalidades e intelectuales para recordar al estudioso y traductor germánico.

Traductor, académico y diplomático mexicano, Pérez Gay fue recordado como un líder y estudioso incansable congruente en su vida y trabajo.

En la mesa de honor  del homenaje estuvieron presentes Rolando Cordera, Luis Miguel Aguilar, Hugo Gutiérrez Vega, Raquel Serur, Juan Ramón de la Fuente y Héctor Orestes Aguilar. Y entre el público María Cristina García Cepeda, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); Teresa Vicencio, exdirectora de ese instituto; Elena Poniatowska, escritora; Héctor Vasconcelos, diplomático; y Silvia Lemus, viuda de Carlos Fuentes.

Además de público diverso que llenó la sala Manuel M. Ponce y el vestíbulo del primer piso del Palacio de Bellas Artes, acondicionado para el evento con televisores y asientos para la gente que no pudo entrar.

Juan Ramón de la Fuente se refirió a Pérez Gay como un hombre de congruencia absoluta, de una sola pieza, que dejó grandes lecciones sobre todo para los tiempos actuales y los que se viven en  México; se le extraña su autoridad moral, dijo, porque a partir de ésta marcaba en muchas ocasiones el desarrollo político y social en México. Yo me quedo con el Pérez Gay consciente, siempre crítico, el que encontraba en las lecturas y las artes la salida frente a las crisis sociales.

En exclusiva para Proceso se refirió a la lectura fundamental de los mexicanos sobre Pérez Gay:

“La lectura fundamental de Pérez Gay es la consciencia entre lo que decía y cómo actuaba, un intelectual sólido, quizá el intelectual de izquierda del siglo XXI de mayor trascendencia en los tiempos actuales de México, esa es la dimensión de Chema hoy”.

También el diplomático Héctor Vasconcelos se expresó sobre la lectura imprescindible para los jóvenes de la obra del escritor:

“Dos cosas, lo que escribió sobre grandes tragedias contemporáneas como lo ocurrido en Camboya, y por otro este interés en los clásicos de la cultura alemana, yo creo que ambas cosas son relevantes para que los jóvenes conozcan a Pérez Gay, porque la lectura que hizo sobre ellos son de escritores universales en la cultura, y sus estudios son advertencias para los riesgos de lo que puede ocurrir en una sociedad que se colapsa, y por tanto una de las razones por las que debemos cuidar de no llegar a una situación de esa naturaleza.

“En el ámbito cultural compartíamos gustos por diversos escritores alemanes como Walter Benjamin, Thomas Mann y Rilke, y algo de lo que no se conocía mucho que eran sus gustos musicales que naturalmente son de la tradición alemana de fines del siglo XIX y principios del XX como Strauss y Schumbert, además de lo político en lo que éramos colegas y cómplices”, concluyó Vasconcelos sobre Pérez Gay.

Ambos trabajaron como asesores en materia internacional en las campañas presidenciales de 2006 y 2012 de Andrés Manuel López Obrador.

Autor de El imperio perdido (1991), entre los reconocimientos a Pérez Gay están el Premio Nacional de Periodismo de México en Divulgación Cultural en 1996, la Orden de la Gran Cruz al Mérito en 1992 entregado por la República Federal de Alemania, la medalla Goethe (1996) del Instituto Goethe, y la Cruz de Honor para las Ciencias y Artes de Austria.