Versión: renuncia la secretaria de Cultura del DF

MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de un año de atropellada gestión, lapso en el que fue impugnada desde su nombramiento como titular de la Secretaría de Cultura capitalina, el sábado 28 se dio a conocer la renuncia Lucía García Noriega.

La ahora exfuncionaria también encaró impugnaciones de miembros de la comunidad artística y cultural, trabajadores e incluso legisladores de la Asamblea Legislativa (ALDF), quienes exigían su salida.

Sin embargo, la renuncia no fue confirmada de manera oficial, sino se conoció a través de una nota publicada en La Crónica, donde se da cuenta que García Noriega entregó su renuncia “a la Oficialía Mayor con fecha 31 de diciembre y a partir del 1 de enero deja el cargo. Es la segunda integrante del gabinete de Miguel Ángel Mancera que deja el cargo. Anteriormente fue Carlos Navarrete quien salió de la Secretaría del Trabajo para contender por la dirigencia nacional del PRD”.

No obstante, medios como Reforma destacan que Lucía García  se mantiene en su puesto en tanto Mancera no anuncie lo contrario.

Pese a ello, La Jornada también dan por cierto que a partir del miércoles 1 de enero García Noriega dejará el cargo. Y también acotó que la aún responsable de Cultura local no aclaró su situación y respondió simplemente “que no hará declaraciones hasta el lunes 6.

En tanto, el legislador priista Fernando Mercado Guadia, presidente de la Comisión de Cultura de la ALDF, celebró la salida de García Noriega, pues “si bien reconocemos que tiene una trayectoria importante en el ámbito cultural, se necesita a alguien que conozca de la administración pública y quiera generar consensos, y no que de manera autoritaria y vertical impulse lo que su propia agenda dicte”.

Y es que desde que García Noriega llegó a la Secretaría de Cultura los trabajadores comenzaron a manifestar su inconformidad por el cierre de algunos programas, como el de la Orquesta Filarmónica Juvenil Ollin Yoliztli, la reducción de presupuestos en algunas áreas y el despido injustificado de personal.

Vino luego el anuncio del programa teatro en plazas públicas, con el que se pretendió exhibir teatro filmado en espacios abiertos de la ciudad.

El gremio protestó y argumentó que el teatro “es en vivo o no es teatro” y exigió a la funcionaria conociera las propuestas de diversos grupos que tenían proyectos para ser montados en lugares públicos.

Pero uno de los escándalos más recientes fue el aplazamiento de la apertura de la Feria del Libro en el Zócalo capitalino. Y, sin duda, el más fuerte de ellos fue la fallida intervención de la estatua de Carlos IV, conocida como El Caballito que, según el dictamen del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), resultó dañado de manera irreversible.

En una carta dirigida a Mancera, trabajadores y grupos culturales solicitaron la renuncia de García Noriega, quien asumió el cargo el 5 de diciembre de 2012, y expusieron que la actividad cultural en el Distrito Federal disminuyó en 90% durante su gestión.

Entre quienes apoyaron la renuncia de García Noriega habrían estado Jermán Argueta, Paco Ignacio Taibo II, Paloma Saiz, Virgilio Caballero, Frida Hartz, Ana Colchero, Francisco Pérez Arce, Héctor Díaz-Polanco, José Emilio Pacheco, Cristina Pacheco, Dolores Castro, Juan Domingo Argüelles, Sergio González Rodríguez, Eduardo Mosches y Marco Antonio Campos, entre otros.

Entre los posibles sucesores de García Noriega estarían Eduardo Vázquez, Cuauhtémoc Cárdenas Batel y Alfonso Suárez del Real.