Movimiento Rupestre, ahora el documental

Rupestre, el documental.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Documentar el llamado movimiento Rupestre en una filmación de 96 minutos es tarea difícil; sin duda cada uno de sus protagonistas, compositores e intérpretes daría mucho material para acercarse por primera vez, recordar o recrear las expresiones de aquel grupo de jóvenes que a mediados de los años ochenta irrumpió en los escenarios de la contracultura urbana.

El director Alberto Zúñiga aceptó la invitación del promotor cultural Jorge Pantoja, fundador del famoso Tianguis del Chopo, para realizar Rupestre. El documental, que este miércoles 19 de marzo, tuvo su preestreno en el Foro al Aire Libre de la Cineteca Nacional.

Con esta producción se complementa la saga o trilogía Rupestre, cuyo propósito es mostrar “a México y al mundo el valor musical de este grupo de artistas y la manera como entrelazan sus trayectorias en torno a un movimiento cultural genuino, singular, polémico y completamente hecho en casa”, dice Pantoja en la introducción del libro Rupestre. El cancionero, presentado apenas el jueves 27 de febrero en el Foro Alicia.

¡Este volumen, el segundo de la saga, reúne­ una selección de canciones de quienes crearon y mantienen vivo el movimiento Rupestre: Carlos Arellano, Fausto Arrellín, Rafael Catana, Nina Galindo, Roberto González, Rodrigo González, Eblen Macari, Roberto Ponce y Armando Rosas.

El primero fue Rupestre. El libro, lanzado el 20 de marzo del año pasado, conformado por entrevistas a siete creadores de rock rupestre: Arrellín, Macari, Galindo, Roberto González, Catana, Arellano y Ponce.

El ciclo se cierra con la película de Zúñiga, producida por la Asamblea por la Cultura y la Democracia Asociación Civil y Sinestesia, con apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. El guión es de Arlette Robledo y la fotografía de Cristina García Macedo.

A lo largo de la película, más de 40 entrevistados dan su testimonio sobre el origen, importancia y vigencia del movimiento cultural, que a decir de Zúñiga es como el “eslabón perdido” entre los rockanroleros de antes de los ochenta y quienes se sumaron al llamado “rock en tu idioma” (que tuvo una veta más comercial).

Aparecen, además de los compositores ya mencionados arriba y reunidos en los dos volúmenes, testimonios de gente que de algún modo ha estado vinculada al movimiento, como los integrantes de Botellita de Jerez: Armando Vega Gil y Francisco Barrios El Mastuerzo; del grupo Tex Tex; Gerardo Estrada, ahora director del Auditorio Nacional; el compositor Guillermo Briseño; el fotógrafo Fabrizio León, de La Jornada; el periodista Armando Ponce, de la revista Proceso, entre otros, quienes permiten dar el contexto político y social en el cual se desarrolló esta manifestación cultural.

Vía telefónica desde Morelia, Zúñiga precisa que en la trilogía se muestra prácticamente la punta del iceberg de lo que ha sido un gran movimiento. Para él mismo –confiesa– fue una revelación, “ha sido fascinante adentrarse en la vida artística y personal” de cada uno de los protagonistas.

Comenta también que se incluye material del fallecido director Sergio García Michel, realizador de filmes como Three Souls in my Mind, Un toke de rock y un documental sobre Rockdrigo González, entre otras. Y adelanta que está en pláticas con los realizadores del Festival Internacional de Cine de Guanajuato, pues ahí le gustaría estrenar formalmente el documental.