Música: “Manon” en Bellas Artes

Manon en Bellas Artes.
Foto: Conaculta

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La Historia del caballero Des Grieux y de Manon Lescaut (1731), novela del Abate Prévost (1697-1763), hoy en día sigue editándose en muchos idiomas. E inspiró al menos tres óperas, dos ballets, varias películas y mini series, la más reciente Manon Lescaut dirigida por Félix Breisach en 2005.

Jules Massenet (1842-1912), compositor francés, escribió la ópera Manon (1884), que consta de cinco actos y seis escenas. El libreto en francés es de Henri Meilhac (libretista, además, de la ópera Carmen) y de Philippe Gille. Esta obra, la más popular de Massenet, se ha mantenido en el repertorio mundial en un lugar privilegiado desde su creación.

La Ópera de Bellas Artes la presenta durante marzo, después de 35 años de no cantarse en nuestro principal foro operístico.

“Hace algunos años se la representaba terriblemente mutilada; se le quitaban escenas completas, tal vez por la complejidad de su montaje. Esta vez el Palacio de Bellas Artes presenta la versión íntegra de la obra, como se hace en los principales teatros de ópera del mundo”, declara a Proceso el director y concertador Alain Guingal.

En el papel protagónico está María Katzarava (antes María Alejandres), quien debutó con este personaje. Ya lo tenía listo para el Teatro de la Scala de Milán, pero por politiquerías locales no se llevó a cabo, así que su debut absoluto le correspondió a México. Fue un gozo escucharla, superó todas nuestras expectativas, su actuación es muy creíble. Lástima del vestuario a cargo de Cristina Sauza, en general correcto y de buen gusto, pero con la protagonista: no basta diseñar unos bellos figurines, sino hay que asegurarse de que harán lucir lo mejor posible a quien los porte.

Arturo Chacón cantó el Caballero Des Grieux. También fue su debut absoluto, le va de maravilla este personaje asignado tradicionalmente a tenores ligeros o lírico ligeros, es un papel muy exigente, pero Chacón tiene un andamiaje canoro sobrado para él.. La famosa canción del sueño “En fermant les yeux” así como la muy demandante aria “Ah! Fuyez, douce image” fueron momentos de gran belleza y musicalidad.

El trío protagónico lo completó el barítono Armando Gama, quien personificó a Lescaut, el primo de Manon. Gama ya es garantía de buen canto, buena hechura actoral y profesionalismo. No deja de sorprendernos la belleza de su voz.

Muy bien Arturo Rodríguez (el conde Des Grieux) y Antonio Duque (Guillot de Morfontaine), pero este personaje, así como el Brétigny cantado por Ricardo Santín, debieran verse un poco más viejos por tratarse de personajes de la tercera edad.

Dirección escénica muy correcta y con toques de genialidad, como las estatuas humanas que después resultan ser los elementos del ballet; el regisseur fue el maestro Antonio Algara, por lo cual el resultado no pudo ser más bueno. Escenografía e iluminación de la maestra Félida Medina, otra triunfadora: muy bella y moderna. Un gran trabajo el del Coro de Bellas Artes, tanto en lo musical como en lo escénico, así como el de la Orquesta dirigida por el maestro francés Alain Guingal, un especialista en ópera francesa.