De un multihomicidio y la cacería que le siguió…

Cacería de narcos en Ciudad Juárez.
Foto: David Deolarte

Durante los últimos cuatro meses de 2010, elementos de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) intervinieron las frecuencias de los aparatos de radiocomunicación de las bandas Barrio Azteca y La Línea en Ciudad Juárez. A raíz de ello lograron atrapar a 35 sicarios, incluido Arturo Gallegos Castrellón, El Benny, y José Antonio Acosta, El Diego, implicados en el asesinato de un empleado consular de aquel país, su esposa y su hija de cinco años, así como de Jorge Salcido, esposo de otra diplomática estadunidense, en marzo de dicho año.

EL PASO, TEXAS (Proceso).- “Ya estuvo, ahí quedó en la presidencia. Ahí quedó. Le corrió el güey, pero lo alcancé”, dice por radio de comunicación el sicario apodado El Zorro mientras se dirige hacia el poniente de Ciudad Juárez. En el lugar queda una Toyota blanca con placas locales en cuyo interior están los cuerpos de Arthur Redelfs, su esposa Lesley y su pequeña hija de cinco años…

El multihomicidio ocurrió el 13 de marzo de 2010 a las 14:30 horas. Media hora antes, El Popeye, otro sicario, hizo lo propio en un punto distinto de la ciudad: “Ahí quedó ya”, dijo por radio, en referencia a Jorge Salcido, cuyo cuerpo sin vida yacía en el asiento delantero de una Honda blanca con placas del estado de Chihuahua; en la parte trasera lloraban sus tres hijos, todos ellos menores de edad.

Los dos casos están relacionados: los esposos Redelfs trabajaban en el consulado general de Estados Unidos en Ciudad Juárez; Salcido era esposo de Idahlí Estrada, también funcionaria de esa oficina. Quien ordenó los asesinatos fue Arturo Gallegos Castrellón –alias Farmero, El Benny o 51–, jefe de la pandilla Barrio Azteca en Ciudad Juárez y lugarteniente de José Antonio Acosta, El Diego, jefe de La Línea, brazo armado del Cártel de Juárez,

Lo anterior se aclaró a mediados de febrero pasado durante el juicio contra Gallegos Castrellón en la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas, en El Paso, en el cual testificaron más de 30 personas.

El pasado jueves 24 El Benny fue sentenciado a 10 cadenas perpetuas, seis de ellas consecutivas, así como al pago de 900 mil dólares por concepto de reparación de daños a las familias de las víctimas, según ordenó la juez Kathleen Cardone al emitir su fallo. Previamente, el detenido había sido declarado culpable de 11 delitos, entre ellos el asesinato de los Redelfs y el de Salcido.

Cadena de errores

El 13 de marzo de 2010 El Diego se comunicó con El Benny por el radio número 1 desde “la oficina”, ubicada en la ciudad de Chihuahua, para ordenarle el asesinato de los tripulantes de una camioneta Honda blanca modelo Pilot con vidrios polarizados y placas del estado de Texas.

El sicario refirió que El Diego le dio las señas para que los identificara: “uno chaparrito pelón, como del sur; y otro igualito a Lupe, el (cantante) del (grupo) Bronco”…

Fragmento del reportaje que se publicó en la edición 1956 de la revista Proceso, actualmente en circulación.