Niega García Luna haber amenazado a María Elena Morera

Genaro García Luna y María Elena Morera durante la inauguración de Províctima en 2011.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO D.F. (apro).- El exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, negó que haya amenazado a María Elena Morera como la presidenta de la agrupación Causa Común declaró al periodista Ciro Gómez Leyva en su espacio de noticias de Radio Fórmula.

En un comunicado, el exfuncionario federal dice que “los comentarios de la Sra. Galindo fueron una desconcertante sorpresa”.

Como es público, prosigue, “María Elena y yo teníamos una estrecha amistad. Sus señalamientos no corresponden a la realidad; sin embargo, respeto sus razones y motivaciones. Llama la atención que esta supuesta amenaza se utilice en este momento, cuando ella siempre tuvo una muy estrecha relación con el expresidente Felipe Calderón y con la Secretaría de Seguridad Pública federal”.

En la misiva, García Luna recuerda incluso que un hijo de Morera trabajó en la SSP. “Sobre las supuestas amenazas, un hecho muestra la realidad, Juan Pablo Galindo Morera ingresó a trabajar a la Policía Federal en 2008, y en diciembre de 2012, cuando concluí mi encargo, continuaba laborando en la institución”.

Luego se remite a las acciones que emprendió al frente de la corporación.

“Con respecto a los exámenes de control de confianza, reitero la convicción que he mantenido durante más de 20 años; los controles de confianza son una importante herramienta para el combate a la corrupción y al delito en las instituciones de seguridad y de justicia.

“En ese sentido, durante la administración a mi cargo como secretario de Seguridad Publica federal de 2006 a 2012, se creó el Centro Nacional de Control de Confianza, el más grande de América Latina, con la más avanzada tecnología y con los más altos estándares internacionales.

“En la glosa del VI informe de gobierno, ante las cámaras de Senadores y Diputados rendimos cuentas de los resultados: se evaluaron a más de 380 mil personas con exámenes de control de confianza completos. Un resultado inédito en la historia de nuestro país, como se desglosa a continuación:

“Se evaluaron a 309 mil 145 personas con exámenes médicos, toxicológicos, psicológicos, entorno social y poligráficos a cada uno de ellos para nuevo ingreso, permanencia, ascensos, promoción y licencia colectiva de portación de arma de fuego.

Además destaca que el Centro Nacional de Control de Confianza evaluó a 61 mil 152 personas en apoyo de municipios entidades federativas, grupos antisecuestros estatales, Instituto Nacional de Migración y centros estatales de control de confianza.

En total, dice que durante mi gestión el Centro Nacional de Control de Confianza evaluó a 370 mil 297 personas con exámenes de control de confianza completos.

García Luna recuerda también que en el año de 2006 se realizaban 6 mil evaluaciones anuales de control de confianza, en 2012 se evaluaron a más de 80 mil personas con evaluaciones completas.

La presidenta de la organización Causa en Común, María Elena Morera, reveló que el extitular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Genaro García Luna, amenazó con “pasar sobre mi familia y sobre mí” si persistía en criticar su trabajo y a la policía.

“Teníamos una gran relación de confianza entre la policía que él manejaba y nuestra organización, pero no le gustó uno o varios artículos que escribimos en el tema de controles, y fue por lo que al final terminó en una amenaza, y nosotros por cerrar la puerta”, señaló en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

“Terminó diciéndome que si volvía a escribir sobre la policía iba a pasar sobre mi familia y sobre mí (…) Él me lo dijo personalmente”, abundó Morera, quien aclaró que las intimidaciones tuvieron lugar en 2011.

Según la activista, el artículo que molestó a García Luna –quien en marzo de 2013 reapareció para rechazar su integración en la lista de los 10 mexicanos más corruptos publicada por la revista Forbes– decía que la Policía era buena, pero que faltaba mayor control.

“No fue ese artículo solo, sino la suma de que no le gustaba que hiciéramos una crítica a su trabajo”, subrayó Morera un día después de inaugurar en Puebla la Segunda Cumbre Ciudadana por los Derechos y las Libertades”, donde denunció la falta de apertura de los gobiernos estatales para establecer una agenda en común con la sociedad civil.

Añadió: “Sigo pensado que (García Luna) es un gran policía y fue un gran director de la Policía; al final, como suele pasarle a muchos políticos, se pierde por el poder, por las presiones”.

El excolaborador de Felipe Calderón reapareció en marzo de 2013 para rechazar su integración en la lista de los 10 mexicanos más corruptos, en la que también fue incluida Alejandra Sota, exvocera del panista, y el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps, entre otros.

Mediante una carta dirigida a Steve Forbes, García Luna señaló en aquella ocasión que los juicios de valor que lo integraron en la lista “son mentiras y carecen del rigor periodístico” propio de la revista.

“Los argumentos de la fuente en la que se sustenta son falsos”, puntualizó el exfuncionario, quien que se mantuvo oculto durante la conclusión del caso Florence Cassez en el que participó con el montaje televisivo.