Toman la sede de la PGJ ; exigen liberación de edil de Huetamo

Las alcaldesas de Pátzcuaro, Salma Karrum Cervantes y de Huetamo, Dalia Santana Pineda, con Servando Gómez "La Tuta".
Foto: Agencia Quadratín

MÉXICO, D.F., (apro).- Alrededor de 120 simpatizantes de la presidenta municipal de Huetamo, Michoacán, Dalia Santana Pineda, quien enfrenta cargos por los presuntos delitos de homicidio y extorsión, tomaron las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) estatal para exigir su liberación.

Los inconformes llegaron a bordo de tres autobuses, alrededor de las 8:30 y se apostaron a las puertas de la PGJ para exigir la liberación de la alcaldesa, quien aparece en una fotografía con la también edil de Pátzcuaro, Salma Karrum Cervantes, al lado del líder de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez, La Tuta.

La fotografía fue difundida el lunes 18, luego de que fuera enviada de forma anónima a la agencia Quadratín.

Según los seguidores de Santana Pineda, quien fue detenida por su presunta participación en el homicidio de su compadre, Antonio Granados Gómez, y de cobrar cuotas a los empleados del ayuntamiento de Huetamo para entregárselas a líder templario, la imagen difundida está “truqueada”.

Luego de una hora y media de permanecer afuera de la PGJ, una comisión de los inconformes ingresó a las oficinas de la dependencia encabezada por José Martínez Godoy para hablar del caso.

Hasta ahora, no se había hecho pública imagen alguna de la presunta relación de Santana Pineda con La Tuta.

En cambio en días pasados Karrum Cervantes fue exhibida en un video de una reunión con un jefe de plaza de Los Templarios a quien le pide una explicación y apoyo de La Tuta tras el asesinato de su yerno. Ahora también aparece en la fotografía, al lado del líder templario.

Además de Pineda Santana otros alcaldes michoacanos han sido detenidos desde abril pasado: Uriel Chávez, edil de Apatzingán; Arquímides Oseguera, de Lázaro Cárdenas, y se giró también orden de aprehensión contra el edil de Tacámbaro, Octavio Aburto Inclán.

Los dos primeros se encuentran actualmente presos, señalados de nexos con el cártel de los Templarios, en tanto que Aburto Inclán libró la cárcel al ampararse contra el proceso que se le sigue por el delito de peculado.