Música: “Of music and love”

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Aunque con bastante menos proliferación que los bicentenarios del año pasado de Verdi y Wagner, el mundo está celebrando el 450 aniversario del mayor dramaturgo que haya conocido la humanidad, William Shakespeare (1564-1616), y no sólo se escenifican sus obras, leen sus sonetos y cantan sus canciones, sino que se han creado espectáculos específicos. Uno de éstos, Of music and love.

De música y amor fue creado por el reconocido actor pero también cantante (aunque en esta faceta es menos conocido) Mario Iván Martínez y el Armonicus Cuatro, conjunto de buenos vocalistas académicos que, a más del citado, se integra con la igualmente muy reconocida soprano Lourdes Ambriz, la mezzosoprano Nurani Huet y el barítono Martín Luna.

Como su nombre indica, el espectáculo músico-teatral reúne música y canciones de la época isabelina dedicadas al amor, pero también un par de tiempos posteriores, textos dramáticos y poemas del bardo como se denomina comúnmente al igualmente llamado Cisne del Avon. Según propia confesión del Armonicus, el concierto-teatro está enteramente dedicado a la polifonía renacentista inglesa, por lo que ofrece un amplio mosaico musical de la música vocal de esos lares compuesta por algunos de los contemporáneos de Shakespeare.

Inglés antiguo, difícil pero no por ello menos bello, es el desplegado por los cantantes-actores para interpretar cosas que pudieran conocerse como el “Ave Verum Corpus” de William Byrd (1543-1623), y “They shall be as happy”, escrita por Henry Purcell (1659-1695) para la bella y esta si muy conocida comedia Sueño de una noche de verano, o la inexcusable “Greensleeves” de autor anónimo, pero también otras que no nos son muy familiares como “Rest sweet nymphs” de Francis Pilkington (1570-1638) o “Flow my tears” de John Dowland (1563-1626), pese a ser éste el más destacado de su tiempo.

El teatral concierto, pues, no sólo divierte (está hecho en tono de comedia) y entretiene, sino que además conduce por rumbos musicales desconocidos que abre en forma por demás lúdica.

Así, entre un villancico medieval y una canción del Renacimiento tardío, se asoman escenas, entre otras, de algunas de las más famosas piezas shakespiranas como Hamlet, Ricardo III, la ya mencionada Sueño de una noche de verano y los sonetos 18 y 154.

Grato paseo por la Inglaterra isabelina que igual puede denominarse shakespireana porque don Guillermo dominó toda la época pese a existir en su tiempo otros enormes dramaturgos como Christopher Marlowe y Ben Jonson, el Concierto-Teatro o Teatro-Concierto Of music and love es un espectáculo diferente y por demás oportuno en este cuatricentenario y medio del gran bardo que merece verse, y que tuvimos oportunidad de apreciar el día 2 en la Sala Ponce de Bellas Artes, y que en fechas próximas se presentará en escenarios universitarios.