La presidencia no se entromete en la vida política del DF: Mancera

Mancera propone salario mínimo de 82 pesos.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- El jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, rechazó que la presidencia de la República fije las directrices de su administración.

“Mentiría si dijera que ha habido una intromisión en cómo o cuándo debe darse la vida política del Distrito Federal”, apuntó Mancera.

En entrevista con el periódico “La Jornada”, Mancera negó tener una relación de subordinación con el presidente de México, Enrique Peña Nieto; dijo que más bien se trata de una “colaboración” conjunta.

Aseveró que sí le reclamó al gobierno federal por utilizar la plancha del Zócalo como estacionamiento para funcionarios el día del segundo informe de gobierno de Peña Nieto: “Hicimos ese extrañamiento, por supuesto que sí, no lo tengo que hacer de manera escandalosa, porque lo que prefiero es que sea efectivo y no vuelva a suceder algo así, para que no se vaya a pensar que se puede hacer lo que se quiera con el Zócalo”.

Mancera insistió en que no se afiliará al PRD, partido que lo postuló a la jefatura de Gobierno. Argumentó que mantenerse así le permite lograr una mejor relación con todas las expresiones políticas.

Sostuvo que gracias a la “palabra empeñada del Presidente de la República”, antes de 2015 se concretará la reforma política del Distrito Federal.

La semana pasada, Marcelo Ebrard, exjefe de Gobierno del Distrito Federal, arremetió contra Mancera, al acusarlo de estar subordinado a Peña Nieto.

“Hoy el DF vuelve a ser un espacio donde hay un jefe de Gobierno, pero puede disponer el presidente”, lamentó Ebrard.