Procesan a policía por la muerte de un instructor de golf

MONTERREY, N.L. (apro).- El policía estatal Irving Jiménez Galicia será procesado por la muerte del instructor de golf Rolando García Sánchez, ocurrida el pasado 1 de agosto en el municipio de Santiago.

En un comunicado, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) informó que el agente, integrante de Fuerza Civil, enfrentará cargos por homicidio simple.

Según el texto, Jiménez Galicia, de 34 años, y otros seis elementos, hicieron “uso racional de la fuerza” al disparar al coche en el que se transportaba García Sánchez, sobre la Carretera Nacional, a la altura del poblado La Rioja.

“No obstante, el Ministerio Público determinó que este uso racional fue excedido por el policía Jiménez Galicia, quien realizó un disparo intencional que le impactó en la nuca (al instructor), provocándole la muerte, y que finalmente fue el motivo por el que se ejercitó acción penal en su contra”.

Los siete involucrados en el homicidio fueron arraigados desde el 4 de agosto, y un mes después el juez dictó orden de formal prisión a Jiménez Galicia. El resto de los detenidos quedó en libertad, pero la averiguación se mantiene en reserva para continuar con las investigaciones del ataque.

El suceso trágico ocurrió cuando el conductor de un vehículo particular, quien se transportaba acompañado de familiares, acudió a un cuartel de la Fuerza Civil, ubicado en Santiago, para denunciar que un sujeto que se desplazaba en una camioneta los había amenazado con un arma de fuego.

Enseguida los policías realizaron un operativo y localizaron la camioneta, que era conducida por García Sánchez, de 32 años de edad. El hombre amenazó a los uniformados con una pistola y éstos respondieron con varios disparos.

La víctima recibió un impacto en la nuca y otro más en la pierna.

Inicialmente el procurador Adrián de la Garza informó que el arma que portaba el instructor de golf era de juguete, pero después se dijo que era de perdigones.

Los familiares de García se mostraron extrañados porque, afirmaron, éste no acostumbraba portar armas.