Yáñez ingresa al reclusorio Sur; se niega a declarar

Amado Yáñez Osuna, accionista mayoritario de Oceanografía.
Foto: Especial

MÉXICO, D.F., (apro).- El juzgado 14 de distrito en procesos penales federales con sede en la ciudad de México informó que el dueño de Oceanografía, Amado Yáñez Osuna, se reservó su derecho a declarar cuando fue presentado ante la rejilla de prácticas del Reclusorio Sur.

Yáñez, a quien se acusa por la comisión de delitos financieros, por lo que no tendría derecho a la libertad bajo fianza, pidió la duplicidad del término constitucional (de tres a seis días), por lo que su situación jurídica se definirá hasta el próximo lunes 27.

De acuerdo con los registros judiciales, Yáñez Osuna fue consignado en su calidad de administrador único de la empresa Oceanografía por su presunta responsabilidad en la comisión del delito previsto en el artículo 112 fracción 1 y sancionado en el cuarto párrafo de la ley de instituciones de crédito.

Dicho artículo precisa que no tienen derecho a gozar de la libertad provisional bajo caución aquellas personas que con el propósito de obtener un crédito proporcionen a una institución financiera datos falsos sobre el monto de activos de una persona moral; si como consecuencia de ello resulta quebranto o perjuicio patrimonial para la institución, cuando el monto de la operación, quebranto o perjuicio patrimonial, exceda de 350 mil días de salario.

La autoridad judicial desahogó la dirigencia de declaración preparatoria en la que el empresario manifestó que ratifica su declaración ministerial y reconoció las firmas que se encuentran en ella.

Yáñez fue detenido el pasado lunes 20 en Acapulco, Guerrero, por elementos de la Procuraduría General de la República. Está acusado de participar en un fraude contra Banamex por más de cinco mil 312 millones de pesos, utilizando estimaciones de obras falsificadas o alteradas que presuntamente eran emitidas por Petróleos Mexicanos.

Operaciones de Pemex, sin afectaciones: Lozoya

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, admitió que el escándalo que desató el caso Oceanografía afectó en un inicio las operaciones de la empresa petrolera, sin embargo, agregó, no hubo daños económicos directos, ya que los contratos con el proveedor quedaron sin efecto.

“Al comienzo de esta crisis, de este proveedor, tuvo una consecuencia en nuestra operación, pero no tuvo daños económicos directos, ya que se pudieron rescindir estos contratos y se le aplicaron las penas y multas correspondiente”.

En entrevista, luego de participar en el Foro de Procura de Petroleras Latinoamericanas, Lozoya manifestó que por esa razón Pemex ha realizado contratos con otros proveedores, por lo que la operación de la compañía se mantiene.

Pemex, añadió, tiene como prioridad la producción de petróleo, gas y su procesamiento, por lo que en caso de que algún proveedor incumpla, existen cláusulas en los contratos para revocar los mismos.

“Eso pasó con Oceanografía. Pemex ha estado sustituyendo estos contratos con otros proveedores y por lo tanto nuestra producción sigue bien”, apuntó.