“Deseable” que archivo de “Gabo” se quedara en México: Tovar y de Teresa

García Márquez en un retrato de 1994.
Foto: Joaquín Cato

MÉXICO, D.F. (apro).- Para el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar, la decisión de la familia del Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, de que el archivo literario y personal del autor de Cien años de soledad “se fuera” al Centro Harry Ransom de la Universidad de Texas, “es una respetable decisión familiar”.

–La familia dijo en una carta que “habrá otras cosas” del archivo que desean dejar en México. Usted, ¿ya habló al respecto con la señora Mercedes Barcha, la esposa, o sus hijos Rodrigo y Gonzalo?, y ¿qué parte del archivo se quedará en el país?–, pregunta Apro al funcionario.

–Llevo una excelente relación con la familia. Considero que fui un amigo cercano a Gabriel García Márquez. Recuerdo que, entre otras inquietudes y gustos, era un gran melómano, sabía mucho sobre música de concierto y música popular de todas las épocas. Usted lo puede ver muy bien en sus novelas. Bueno, qué le puedo decir de este tema en El amor en los tiempos del cólera.

“Platiqué con Mercedes sobre esto que me pregunta, pero la idea de la familia es mantener la casa con las cosas personales, tal y como lo indica la carta que ellos hicieron pública y que ustedes conocen. Es una decisión familiar a la que estaremos atentos”, dice el director del Conaculta.

–¿El gobierno de México no se acercó a adquirir todo el archivo, incluso el que ya forma parte del Centro Harry Ransom?

–Pienso que la familia ya tenía una decisión tomada. Si a mí me hubiera buscado la familia, con la que, como dije tengo yo una gran cercanía, con mucho gusto hubiera platicado con ellos para ver el conjunto. Sin embargo, es importante leer esa carta de la familia, ese documento que menciono, para entender que ellos optaron por el Centro Harry Ranson porque les parece que en ese centro especializado está bien el archivo. Es una respetable decisión familiar. Vea la polémica que se desató en Colombia por este tema. Sobre el legado documental, la familia en pleno derecho eligió a este Centro como el sitio donde se resguardarían los archivos.

–¿Cómo juzga que no se quede en México la totalidad del archivo de Gabo, sobre todo el manuscrito de Cien años de soledad, ya que la novela la escribió en la Ciudad de México?

–Hubiera sido deseable, claro, pero es importante recordar que el Centro Harry Ransom alberga muchos tesoros bibligráficos de la historia de la humanidad. Es una institución especializada que conserva y resguarda objetos, documentos, fotografías de autores indiscutibles. Es un Centro al que acuden especialistas del mundo. Nosotros no dejaremos de difundir la obra de Gabriel García Márquez. Lo recordaremos además con lo que deje en México, en el formato y de la manera en que la familia lo disponga.

Al final, Tovar y de Teresa agrega que lo importante es seguir leyendo a García Márquez:

“Volver una y otra vez a su inmensa obra literaria. Él es un transformador de la novela contemporánea. Fue y es tan grande como Cervantes”.