Logran acuerdos estudiantes del IPN y el gobierno federal

Estudiantes del Politécnico marchan en el DF.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- Diez semanas después de que explotara en las calles el paro del Instituto Politécnico Nacional (IPN) por la imposición de un reglamento interno, así como planes y programas de estudio que atentaban contra la calidad de la educación de la institución y los derechos de su comunidad, el movimiento estudiantil consiguió pactar con el gobierno federal todos los acuerdos exigidos para terminar el conflicto.

Con el Mambo Politécnico de Dámaso Pérez Prado de fondo en el auditorio Alejo Peralta, los funcionarios Alejandro Ozuna (Segob), Fernando Serrano (SEP) y Ángel Mejía (SHCP), así como un representante por cada una de las 44 escuelas del IPN –todos con el número 43 pintado en las manos–, firmaron los siguientes acuerdos ante el notario público 190 del Distrito Federal:

1.- Garantizar que no habrá represalias contra los integrantes del movimiento estudiantil y la creación de una defensoría de los derechos individuales y colectivos de los politécnicos.

2.- La desincorporación de las unidades de nivel medio superior del IPN al Sistema Nacional de Bachillerato y a la reforma integral de la educación superior en lo presente y en lo posterior.

3.- Reconocer el carácter resolutivo y refundacional del Congreso Nacional Politécnico.

4.- Que el titular del ejecutivo federal garantice jurídicamente que no existirá injerencia del Tecnológico Nacional de México en el IPN.

5.- Que la función de vigilancia deberá recaer en un órgano interno del sector administrativo del IPN con la única facultad de salvaguardar y garantizar la integridad de la comunidad politécnica y el patrimonio institucional.

6.- Que el gobierno federal garantice conforme a derecho la cancelación de las remuneraciones a los exdirectores del IPN y que dichos recursos sean destinados al otorgamiento de becas y al mejoramiento de la escuela.

7.- Que el gobierno federal se comprometa a presentar una investigación, denuncia pública y seguimiento respecto a los autores intelectuales y materiales de los grupos y organizaciones que violenten y atenten en contra de la comunidad politécnica, así como la imagen e infraestructura del IPN.

8.- Que el titular del ejecutivo federal incluya en la iniciativa de presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal 2015 un incremento sustancial en el gasto destinado a la educación pública así como en los ramos de ciencia, tecnología e innovación con relación al ejercicio 2014. Específicamente se pactó una ampliación al presupuesto del IPN en al menos 350 millones de pesos.

Los acuerdos alcanzados habrán de publicarse en la Gaceta Oficial del IPN (que aumentará su tiraje de 40 a 70 mil ejemplares para su difusión), en el Diario Oficial de la Federación y en distintos medios de circulación nacional.

Cumplido el requisito, correrán 72 horas hábiles para que los politécnicos entreguen las instalaciones tomadas, lo que tentativamente sucedería el próximo viernes 12.

Para el próximo lunes se agendó una mesa de diálogo en la que se puntualice el regreso a clases, que el director Enrique Fernández Fassnacht propone concretar el 7 de enero, así como la entrega de expedientes conformados por cada escuela que tenga evidencias de malos manejos de sus respectivas autoridades.

Los estudiantes instaron al director del IPN a remplazar al secretario y al abogado general del IPN, de no hacerlo, amenazaron con realizar una nueva movilización.

Tras las felicitaciones de los funcionarios, con quienes hubo desencuentros hasta el último momento, los representantes de la Asamblea General Politécnica concluyeron un mes de negociaciones con un posicionamiento:

En voz de la alumna Zamantha López, se dijeron orgullosos del camino recorrido hasta este “momento histórico” rumbo a la democratización de su instituto.

“No hay marcha atrás. Hemos tomado el destino del instituto en nuestras manos. Tenemos el desafío de transformar al politécnico, reivindicando los principios con los que fue creado.

“El levantamiento del paro y la apertura de las escuelas no significa el término de este movimiento. Debe continuar hasta que se respeten los derechos de los de abajo, de los que no sabemos decir no, de los que hemos aceptado todas las consecuencias.

“No venimos a pedir nada, hemos venido a tomar todo. Porque los derechos no se piden, se exigen; no se mendigan, se toman.

“Durante las diferentes etapas del movimiento se ha hecho evidente que no somos un ente aislado, que lo que aqueja al Politécnico es consecuencia de la desestabilización que el mismo Estado ha propiciado desde sus cúpulas de poder. En éste: el estado fallido.

“La violencia y represión estatal, la falta de compromiso de nuestros gobernantes, la repartición de bienes en manos de unos cuantos, la corrupción, el amiguismo, es lo que ha sumido al país en una profunda crisis social en donde los gobernantes se han segado ante las necesidades del pueblo.

“Hemos comprendido que nuestra lucha es la lucha de los estudiantes, de los trabajadores, del pueblo de México. Nuestra trinchera es el Politécnico, pero nuestro objetivo es el cambio nacional.

“Está comprobado que el gobierno federal sólo busca firmar acuerdos sin comprometerse realmente a cumplir las demandas aprobadas. Nuestra lucha no termina con la firma de acuerdos. Es solo el primer paso para lograr su materialización.

“Señor director, tiene ante usted dos opciones: o se convierte en el director que hace historia como el hombre que consiguió y reunió en un congreso a toda la comunidad o se convierte en el segundo director que no concluye su periodo. Porque tenga por seguro que la comunidad politécnica lo estará vigilando en todo momento”, leyó la joven.

Los estudiantes agradecieron a todos los que participaron del movimiento y lo apoyaron. Se dirigieron a sus más de 171 mil compañeros:

“Alumno politécnico: lo que has hecho es histórico. Debes sentirte orgullosos porque luchaste por tus ideales, porque cambiaste la forma de pensar de muchos ciudadanos, porque miles de politécnicos en el futuro te recordarán por el esfuerzo que hiciste hoy. Debes estar orgulloso porque le contarás a tus hijos que alzaste la voz, que el huélum sonó por toda la ciudad”.

Los estudiantes terminaron fundiéndose cientos en un abrazo y en el estruendo de su gloriosa porra.