Piden a Merkel suspender acuerdo de colaboración con México

BERLÍN (apro).- Amnistía Internacional (AI) y la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México pidieron al gobierno alemán la suspensión del Acuerdo de Colaboración en materia de seguridad entre ambas naciones al argumentar que en México se violan sistemáticamente los derechos humanos y persiste la práctica de la tortura por parte de las fuerzas de seguridad como método de presión para obtener confesiones.

En el marco de la celebración del Día internacional de los Derechos Humanos, que se celebra este miércoles 10 de diciembre, Maria Scharlau, experta en Derecho Internacional de AI, consideró en conferencia de prensa que “Alemania no puede ser cómplice de una policía que tortura”, por lo que consideró que dicho Acuerdo tendría que ponerse a revisión.

“AI ha documentado ampliamente en diversos informes la tortura en México, cuya impunidad es, por desgracia, típica. Y aunque en México la tortura está prohibida, el número de casos se han incrementado de forma evidente y sólo siete personas han sido condenadas en juzgados federales por el delito”, ejemplificó la activista.

Por separado, la Coordinadora Alemana por los DH en México planteó que antes de proseguir con cualquier negociación del Acuerdo bilateral, el gobierno mexicano debe llevar a cabo una “minuciosa y exhaustiva investigación sobre las violaciones a los derechos humanos cometidos en el caso de Iguala”, además de que debe quedar aclarado el papel de la policía militar y la policía federal en el caso.

Además, exigió al gobierno de Angela Merkel posicionarse con toda claridad sobre dicho caso, y sobre la situación en general de los derechos humanos en México.

“Las negociaciones sobre el acuerdo de seguridad previsto, deben de ser suspendidas. El gobierno alemán debe exigir al gobierno mexicano una lucha eficaz en contra de la impunidad con resultados concretos”, señaló la Coordinadora, que aglutina a 15 organizaciones alemanas promotoras de derechos humano.

La red alemana también aprovechó para pedir a la Unión Europea y al Parlamento Europeo que pidan al gobierno mexicano “acepte su responsabilidad ante los hechos actuales sobre las constantes violaciones a los derechos humanos” además de suspender la renegociación prevista del Acuerdo Global 2015 hasta que la situación de los derechos humanos en México se muestre visible y concretamente mejorada.