EPN: caricatura del combate a la corrupción

Andrade y Peña en Los Pinos.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Increíble pero cierto: cuando la opinión pública pensó que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (EPN) no podría estar peor causó estupor, por lo burdo, el anuncio hecho ayer por el presidente destinado supuestamente a combatir la corrupción.

El resultado salió como las películas de Juan Orol. Veamos diez razones de lo que percibo.

Primera. Hombre de trabajo, amigo leal y con una apreciable credibilidad- y quien me cae bien además-, Virgilio Andrade, cayó en la tentación de “investigar” lo que no requiere investigación porque es público y notorio: la corrupción y conflicto de interés de EPN, su esposa y del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray (LV).

Peor todavía aceptó ser titular de la Secretaría de la Función Pública; es decir, empleado del Presidente y de su protector y amigo LV a quien le debe ser consejero del extinto IFE para cuidar el proceso electoral a favor de EPN y de su más reciente encargo, titular de la Comisión de Mejora Regulatoria.

LV le vendió la idea de que Andrade sería la solución a la larga cadena de errores y conductas que incurren en actos de corrupción. EPN compró la idea y buscó infructuosamente resolver varios casos de conflictos de interés con otro conflicto de interés.

Segunda. Virgilio Andrade a quien conozco desde hace varias décadas realizó la tesis de licenciatura más impresionante, un volumen de casi 1000 cuartillas sobre derecho electoral, único en su género en aquella época. El derecho electoral fue su interés a edad temprana, pero jamás ha publicado, trabajado o tenido la menor experiencia en transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción.

El cargo que aceptó es incompatible con su currículum profesional y se encuentra ahí por la intervención de su gran amigo y mentor LV. Otro error más porque el que pierde de inicio toda credibilidad. Bien dice Manuel Clouthier que el prestigio se paga en abonos y el desprestigio al contado.

Tercera. La designación de Virgilio Andrade como titular de la SFP echa por la borda la creación en un corto plazo, del Sistema Nacional Anticorrupción anunciado por EPN, toda vez que haber proseguido en su proceso legislativo y mejora institucional hubiera significado, por las crisis recurrentes del gobierno de EPN, en un alto costo político para hacerlo a modo.

Pensaba el gobierno federal hacer un acto de ilusión óptica, pero el escrutinio de la prensa extranjera y su impacto en los tomadores internacionales de decisiones así como de un pequeñísimo sector de la prensa nacional que moldea el círculo rojo de la opinión pública, hacen inviable esa opción.

Cuarta. La SFP destinada por ahora a investigar no la transacción de las propiedades, o no sólo, sino la asignación de contratos a los proveedores que vendieron los bienes inmuebles a EPN y compañía es una trampa jurídica y política porque los titulares de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal tienen con la ley en la mano (una pésima ley por cierto) la elasticidad y discrecionalidad para hacer retratos hablados en el diseño de las licitaciones públicas, el proceso de las licitaciones, la asignación de ganadores y el seguimiento del cumplimiento del contrato.

Por esta razón no hay que ser vidente para adelantar que el resultado será favorable para EPN y su equipo en una lógica de autoengaño, alejado de toda confianza pública nacional e internacional.

Quinta. El “comité de expertos” no estará integrado por profesionales independientes, sino por desempleados, académicos en busca de saltar al servicio público o personas que tienen ya varios compromisos con el gobierno. Nadie con un prestigio que cuidar, mucho o poco, dará un salto al vacío moral de prestarse a lavarle la cara a EPN formalmente hablando porque el problema del gobierno de EPN es el propio EPN. Y aquí viene a cuento la leyenda de la Universidad de Salamanca “lo que natura non da Salamanca non presta”.

Sexta. Las demás medidas propuestas por EPN como una novedad no solamente no provienen de un ataque democrático de último minuto del Presidente, sino de generar la impresión, también fallida por lo burdo, de que habrá cambios de fondo. Como dijo Lampedusa en su obra El Gatopardo “que todo cambie para que siga igual”. Se olvida, o más, se ignora por el gobierno que México ratificó el 6 de febrero de 1997 la Convención Americana contra la Corrupción que preveía que a la brevedad se legislaría en materia de combate a la corrupción y conflicto de interés. De modo que EPN, no sorprende a nadie con su anuncio, sino debería explicar porque no lo hizo en su toma de protesta como Presidente en acato al mandato de la Convención y porque tanto él como el Congreso de la Unión han sido omisos hasta la fecha.

Séptima. Además de que la Convención Americana contra la Corrupción es un tratado internacional ratificado por el Senado y con plena vigencia, con las reformas de noviembre del 2011 al artículo 1º párrafo segundo de la Constitución, la Convención Americana es parte integrante del derecho mexicano que a partir de esa fecha ha sido internalizado en nuestro sistema jurídico.

El Presidente afirma que para garantizar independencia se hará un convenio con la OCDE. Se quiere pasar por alto que el secretario general de la OCDE es José Ángel Gurría, militante del PRI desde 1968 y secretario de Hacienda y después de Relaciones Exteriores con el expresidente Carlos Salinas, asesor de facto de Peña Nieto. Por ello, José Ángel Gurría debería excusarse precisamente por conflicto de interés para participar en este proceso fallido de ayuda a Peña Nieto, así sea él quien participe o lo sea uno de sus subordinados.

Octava. Es menester ahora proceder a una reforma a la Constitución Política para retirar la “inmunidad” que en los hechos es impunidad al Presidente de la República, quien durante su encargo sólo puede ser juzgado por traición a la patria (tipo penal muy difícil de configurar) y delitos graves del orden común que han desaparecido del Código Penal y como en materia penal no opera la analogía ni la mayoría de razón no hay manera de juzgar al Presidente.

Novena. Además de las responsabilidades administrativas en que pudiera incurrir LV existe la posibilidad de iniciarle juicio político que acabaría para siempre toda aspiración política de este hombre que acumula sin disimulo actos de corrupción uno tras otro sin ninguna consecuencia negativa.

Décima. La solución de fondo, lo he dicho en otras ocasiones aquí en Proceso, pasa por una reforma sustancial en el diseño del contenido de los libros de texto para niños y adolescentes, a efecto de generar una cultura de la denuncia, de la exigencia de rendición de cuentas y de la tolerancia cero a la corrupción. Si no se cambia en este rubro todo lo demás será remedial y efímero.

@evillanuevamx
[email protected]
www.ernestovillanueva.blogspot.com