Cero tolerancia para curas pederastas y reparación de injusticias, exige el Papa

El Papa Francisco durante un congreso educativo en el Vaticano.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- El Papa Francisco exigió hoy a los jerarcas católicos de todo el mundo que instrumenten medidas de tolerancia cero contra los sacerdotes pederastas y mantengan estrecha cercanía con las víctimas de abusos sexuales.

En una carta dirigida a los presidentes de las conferencias episcopales y a los superiores de las distintas congregaciones religiosas, el pontífice dice tajante que no hay “lugar” en el ministerio sacerdotal para este tipo de abusadores, por lo que deben ser denunciados pese al escándalo que eso pueda ocasionar.

“No se podrá dar prioridad a ningún otro tipo de consideración, de la naturaleza que sea, como, por ejemplo, el deseo de evitar el escándalo, porque no hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores”, subraya Bergoglio en su misiva.

Y pide a los altos jerarcas católicos “generosidad y rigor” para “reconocer humildemente y reparar las injusticias del pasado”.

Además, los exhorta a estar “disponibles para reunirse con las víctimas y sus familiares: son ocasiones valiosísimas para escuchar y pedir perdón a quienes han sufrido tanto”, puntualiza.

Finalmente les recuerda que las familias tienen derecho a comunicar sus preocupaciones a la Iglesia, “porque es una casa segura” que debe estar abierta a cualquier denuncia.

Por otro lado, el Papa envió una carta a un sacerdote jesuita que ayuda a organizar a jóvenes católicos en Nogales, Arizona, en apoyo a la Iniciativa Kino para la Frontera, que defiende una solución más humana a la inmigración, en la que condena las condiciones “inhumanas” que padecen los inmigrantes que cruzan sin autorización la frontera entre México y Estados Unidos, y alentó a las comunidades de la zona a no juzgar a esas personas por estereotipos, sino dar la bienvenida a los inmigrantes y trabajar para poner fin a la discriminación.

La carta tiene fecha del 19 de diciembre pasado, pero apenas se difundió en el portal de Kino.

El pontífice escribió: “Estos jóvenes —que han tenido que aprender a luchar contra la propagación de estereotipos, de personas que solo ven en la inmigración una fuente de ilegalidad, conflicto social y violencia— pueden contribuir mucho a mostrar al mundo una Iglesia sin fronteras, como la madre de todos”.

Francisco ha hecho de la migración uno de los principales asuntos de su pontificado y probablemente planteará temas de inmigración cuando visite Estados Unidos y sea el primer Papa en hablar al Congreso el próximo 24 de septiembre.
Francisco dijo que le habría encantado entrar en Estados Unidos por la frontera con México en un “hermosa señal de hermandad y de ayuda a los inmigrantes”. Pero agregó que el itinerario era demasiado ajustado como para permitirle visitar la frontera.

En su carta, Francisco elogió iniciativas para migrantes en ciudades como Nogales, “que viven diariamente con el fenómeno de la inmigración y las situaciones inhumanas consiguientes de todo tipo que crea”. Y exhortó a los partidarios de Kino a “no renegar jamás de estimular la fraternidad y combatir la discriminación y la exclusión”.

Arizona promulgó en 2010 una ley estricta contra la inmigración ilegal, aunque buena parte de sus disposiciones fueron revocadas.